Deportes

La injusticia es una grandeza

Si siempre se llevara los tres puntos el que juegue mejor el partido seguramente consideraríamos al fútbol como un deporte muy aburrido.

el 11 feb 2013 / 23:54 h.

La grandeza del fútbol radica en que no siempre el resultado positivo se lo lleva quien lo merece, y a veces la justicia ni se acerca a un estadio de fútbol. Si siempre se llevara los tres puntos el que juegue mejor el partido seguramente consideraríamos al fútbol como un deporte muy aburrido sin margen para la sorpresa de última hora, la emoción. Las pasiones ya no se levantarían y los estadios estarían más vacíos que ahora.

Tras el choque de ayer el equipo de Mel queda fuera de las plazas de Europa -aunque la tiene a un más que asequible puntito- y a pesar de estar realizando una gran campaña salió del césped con la sensación de derrotado. El punto logrado sabe a poco a pesar de haberlo intentado durante todo el partido, pero con más convicción que razón. Los jugadores béticos dominaron buena parte del choque pero no tuvieron las ideas muy claras cuando llegaban al área rival. Se echaron en falta algunos de los hombres que están haciendo crecer a este Betis a pasos agigantados y lo tiene ubicado a 16 puntos del objetivo, léase fundamentalmente Rubén Castro. Sí lograron los jugadores verdiblancos neutralizar todo el buen juego que hasta ahora ha demostrado en esta temporada el Valladolid como bien se encargó de recordar Pepe Mel en la sala de prensa. Aún así, gozaron de algunas ocasiones para haber tumbado merecidamente a un reservado y cicatero Real Valladolid.

Pero como esto es fútbol y no un tribunal de justicia donde el fiel siempre ha de quedar centrado, los pucelanos salieron del estadio con el mismo botín que su rival aunque con una sensación completamente distinta. Lograr un puntito fuera de casa y en el campo de una de las revelaciones de la temporada no está nada mal.

Estas sensaciones también están provocando que la afición se vaya a casa descontenta cuando realmente tiene motivos de sobra para estar feliz y tranquila. Acceder a Europa es un enorme caramelo que la plantilla le está poniendo a cada aficionado, pero puede que alguno se haya olvidado que desde la planta noble y desde el banquillo se insiste en que el objetivo es lograr los 43 puntos que dan derecho a permanecer una temporada más en Primera. Lo otro sería un regalo que, en caso de lograrlo, sí sería de justicia.

  • 1