Economía

La inversión agroindustrial andaluza enfila la mejoría

El sector de los aceites y grasas vegetales se recupera tras dos años de caídas.

el 31 jul 2011 / 20:12 h.

La agroindustria relacionada con el aceite andaluz consiguió recuperarse tras dos años de descensos.

Después de un 2006 histórico y de un 2007 también satisfactorio, la inversiones agroindustriales andaluzas sufrieron una fuerte debacle en 2008, año en el que se comenzó a notar con fuerza la crisis económica que azotaba al país. Ese ejercicio constituyó un punto de inflexión, ya que en 2009 el presupuesto destinado al sector volvió a crecer, una tendencia que se mantuvo durante el pasado ejercicio. Entonces, se observó un pequeño repunte de la inversión gestionada en este tipo de industrias, según recoge la memoria del Colegio de Ingenieros Agronómos de Andalucía.

En cualquier caso, este informe destaca el importante incremento que experimentaron los trabajos de regadíos, mientras que el resto de actividades gestinadas por este colectivo se apuntó descensos.

Según se recoge en la memoria, si se analiza el número de proyectos visados se observa que el 39% de los mismos corresponde a industrias agroalimentarias, seguido por otros trabajos (32 %), obras y construcciones (16%), y riegos y abastecimientos de agua (7%). El primer apartado supone un 62% del volumen del presupuesto total -esto es, en torno a 537 millones de euros-, lo que da idea de la importancia de este sector para la ingeniería agrónoma de la comunidad andaluza.

Ante esta situación, la memoria de este colectivo profesional recoge "la necesidad de diversificar más los tipos de trabajos profesionales, ampliando la actividad a nuevos campos a nuestra profesión (biocombustibles, piscicultura, licencias de actividad, medidas correctoras, etc.) y aprovechar mejor las oportunidades de mercado que se dan en nuestra actividad, como está pasando con el regadío".

Además, el Colegio insiste en su memoria en "dar más batalla en la defensa de una actividad en la que somos los únicos competentes (industrias agroalimentarias), para evitar que el intrusismo debilite esta principal base de trabajo de nuestros profesionales".

El segundo sector en importancia en lo que a inversiones se refiere durante el pasado ejercicio fue el de riegos y abastecimientos, con un 23% del presupuesto total (202 millones).

Dentro de las industrias agroalimentarias, la que sumó una mayor inversión durante 2010 fue la de aceites y grasas (243 millones de euros), seguida de otras industrias (183 millones de euros), conservas vegetales (33 millones de euros) e industria hortofrutícola (30 millones).

La inversión en los distintos tipos de industrias visadas durante los últimos cinco años ha variado mucho según el tipo.

De este modo, la inversión en el sector de aceites y grasas se recupera tras dos años de caída y aumenta la diversificación del sector, plasmado en el incremento del grupo de otras industrias.

El resto de sectores, salvo las conservas, disminuye. En el grupo de otras industrias, los trabajos más destacables son bebidas carbónicas, platos precocinados, alimentos funcionales y valorización de residuos.

En total, durante el ejercicio de 2010 se presentaron en la comunidad andaluza 3.598 trabajos profesionales, de los cuales 928 fueron anexos a otros anteriormente visados. Si se comparan con los 3.978 trabajos de 2009, se observa una disminución del 11%.

Se renovarán 396.000 hectáreas de regadío

La adecuada gestión y planificación de los sistemas de regadío mediante la aplicación de los últimos avances en el sector es una eficaz forma de garantizar la rentabilidad económica de las explotaciones y, al mismo tiempo, conseguir, una actividad sostenible desde el punto de vista medioambiental. Ése es el objetivo de la Agenda del Regadío Andaluz-Horizonte 2015, que la consejera de Agricultura y Pesca, Clara Aguilera, presentó la pasada semana a representantes de comunidades de regantes.

A través de las actuaciones comprendidas en esta Agenda, se pretende modernizar 396.500 hectáreas, conseguir un ahorro medio de 889 metros cúbicos por hectárea y año e incrementar la producción media en 408 euros por hectárea y año, teniendo en cuenta que todos los regadíos andaluces con más de 15 años de antigüedad se habrán modernizado en 2015. En total, está previsto hacer una inversión público-privada de 1.294 millones.

En la presentación de esta Agenda, Aguilera hizo hincapié en la necesidad de concienciar a la sociedad de lo importante que es garantizar la preservación de los recursos naturales y cada uno de los ecosistemas para lograr un desarrollo sostenible de la sociedad.

Al respecto, la consejera subrayó que los regadíos actuales utilizan un 25% menos de agua por hectárea con los mismos recursos hídricos que hace una década y, sin embargo, la superficie que se puede regar se ha incrementado en un 35%, un dato que pone de manifiesto que aún queda margen para seguir mejorando en la productividad y en la eficiencia de los regadíos andaluces.

 

Se incentivarán los envases de un solo uso para el aceite

La Ley del Olivar incentivará el uso de envases de un solo uso para el aceite de oliva en los restaurantes del canal Horeca, según informó la consejera de Agricultura y Pesca de la Junta, Clara Aguilera, en una entrevista a Europa Press. Aguilera indicó que la intención es aprobar “un buen” número de enmiendas de los grupos de la oposición en la tramitación de esta ley por el Parlamento porque la “voluntad” es la de diálogo y que sea entendida como una ley de “todos.En esta línea, se prevé se apruebe una enmienda en la que se insta a fomentar el uso de envases de un solo uso en el aceite de oliva. A través del uso de estos envases, se intenta evitar las aceiteras rellenables en los restaurantes y, aunque “no se puede obligar normativamente” a su uso, sí se va a incentivar a través de estos restaurantes.


Preguntada sobre la atomización del sector del olivar en Andalucía, Aguilera destacó que en los últimos tres años se ha conseguido que un total de 145 empresas del sector se concentren, fusionen o integren en segundo grado en doce empresas, lo que supone “una reducción sustantiva”. Estos procesos han consumido unas subvenciones por valor de 7,43 millones de euros. Asimismo, la consejera señaló que la Administración ha abierto dos nuevas líneas de apoyo para las firmas andaluzas productores de aceite de oliva, con los objetivos de facilitarles liquidez, mejorar su dimensión empresarial, impulsar la capacidad exportadora y dotar de una mayor seguridad y estabilidad a sus ventas.

Los nuevos instrumentos son un fondo reembolsable de 40 millones de euros, dirigido a paliar las dificultades de financiación que el sector viene sufriendo en los últimos años, y una serie de deducciones aplicables a las entidades de crédito en el Impuesto de Depósitos de Clientes cuando destinen préstamos vinculados a proyectos de integración de oferta y mejora de canales de comercialización. 

  • 1