Local

La izquierda 'abertzale' expresa "pesar" por las víctimas de ETA

Batasuna hace por vez primera autocrítica de su posición política respecto a los afectados por el terrorismo

el 26 feb 2012 / 17:09 h.

TAGS:

La Izquierda Abertzale manifiesta su "profundo pesar" tanto por "las consecuencias dolorosas derivadas de la acción armada de ETA" como por su "posición política con respecto a las mismas, en la medida en que haya podido suponer, aunque no de manera intencionada, un dolor añadido o un sentimiento de humillación para las víctimas".

La Izquierda Abertzale ha presentado este domingo la declaración "Construyamos la paz en el proceso democrático", en un acto en el Kursaal de San Sebastián al que han asistido numerosos representantes de este colectivo como Joseba Permach, Pernando Barrena, Rufi Etxeberria, Joseba Álvarez, Maribi Ugarteburu, Jone Goirizelaia y el diputado general de Guipúzcoa, Martin Garitano.

También han estado presentes representantes de las otras formaciones políticas firmantes del Acuerdo de Gernika, Patxi Zabaleta de Aralar, Ikerne Badiola de EA, Oskar Matute de Alternatiba, el diputado de Amaiur Xabier Mikel Errekondo, y la secretaria general de LAB, Ainhoa Etxaide.

Asimismo, han acudido entre las cientos de personas que se han dado cita en el Kursaal, invitados por la izquierda abertzale, el viceministro de la Presidencia para Monitoreo y Evaluación de Sudáfrica y parlamentario de African National Congress ANC Kopeng Obed Bapela, el también miembro de este partido Robert McBride y el parlamentario del Sinn Féin Alex Maskey.

En el acto amenizado con música, danza y audiovisuales con, entre otras, imágenes de ruedas de prensa de la izquierda abertzale, el Acuerdo de Gernika o la Declaración de Aiete, Obed Bapela y Maskey han destacado la importancia de que todos los partidos se comprometan en un diálogo "pacífico y democrático" para lograr la paz que han esperado se dé pronto en Euskadi.

A continuación, Maribi Ugarteburu ha leído la declaración 'Construyamos la Paz en el proceso democrático' en la que la izquierda abertzale reconoce "el dolor y el sufrimiento que las diversas manifestaciones de violencia han producido en Euskal Herria, la generada tanto por la actividad armada de ETA como por las políticas represivas y de guerra sucia de los estados español y francés" y, además, acepta que, "mediante sus declaraciones o actos, ha podido proyectar una imagen de insensibilidad frente al dolor causado por las acciones de ETA".

Ante ello, lamenta "el daño que de manera no deseada haya podido añadir con su posición política" y reconoce que, "en la crudeza del conflicto, nos ha faltado hacia unas víctimas la sensibilidad mostrada con otras". "Lo reconocemos sin ambages, y deseamos que sea aceptado con la misma sinceridad con la que se muestra", asegura.

En el documento, se señala que ETA "ha dado por finalizada su actividad armada", pero, sin embargo, "este hecho no ha traído consigo el fin de todas las violencias". A este respecto, considera necesario que "se termine con la actual política penitenciaria, totalmente inhumana" y dice que "se debe dar fin a la dispersión".

También advierten de que "la política de represión, acoso policial y detenciones contra militantes independentistas", así como que "los juicios y los encarcelamientos deben terminar definitivamente", a la vez que señala que "se deben garantizar el conjunto de derechos civiles y políticos de la ciudadanía vasca, entre los que destaca la imperiosa legalización de Sortu".

En cuanto a las "consecuencias el conflicto", la Izquierda Abertzale afirma que ETA "deberá deshacer sus estructuras militares y poner las armas fuera de uso", así como que los Estados español y francés "tendrán que deshacerse o readecuar los operativos armados y represivos creados para el conflicto", además de pedir "la vuelta de todos los presos y exiliadas".

También afirma que ETA y los gobiernos español y francés "deben abrir un proceso de diálogo y acuerdo para tratar las consecuencias del conflicto y resolverlas para siempre". Asimismo, apuesta por una justicia transicional en el "largo tránsito hacia un escenario democrático que garantice la paz".

A su juicio, la misma deberá ser un instrumento para superar las consecuencias del conflicto, promover la reconciliación y no buscar la existencia de "vencedores y vencidos".

RECONCILIACIÓN

En la declaración, la IA dice que la sociedad vasca "deberá trabajar con tesón para que las heridas abiertas durante todos estos años puedan sanar" y reconoce que "el camino de la reconciliación será largo". Asimismo, señala que "la sociedad deberá acompañar y, en la manera de lo posible, ayudar a aliviar el dolor de quienes hayan sufrido la violencia de forma directa y de sus familiares" y apunta la necesidad de ser "muy conscientes de que la reconciliación no será posible sin lograr un acuerdo de convivencia democrática".

Tras indicar que no aceptan que "el dolor y el sufrimiento de las víctimas del conflicto se usen como excusa para no dialogar", acepta que la reconciliación "no significa olvido", sino "reconocer el dolor causado y el respeto ante dicho dolor".

En este sentido, la Izquierda Abertzale desea mostrar "con total sinceridad su absoluto respeto hacia todas aquellas personas que han sufrido y padecido en este largo conflicto, sin querer proceder a ninguna clasificación del dolor y el sufrimiento, ni a ninguna equiparación entre los mismos".

Según agrega, "además de las víctimas de la actividad de ETA y otras organizaciones armadas, ha habido muertes producidas por fuerzas parapoliciales, terrorismo de Estado, represión, políticas de tirar a matar, torturas y tratos inhumanos, discriminación o restricción de derechos básicos". "Si deseamos construir una paz justa y duradera es crucial reconocer todo el sufrimiento padecido y mostrar un compromiso y una voluntad clara por sanar las heridas de nuestro Pueblo", asevera.

Por otro lado, la Izquierda Abertzale advierte de que "ninguna fuerza política puede eludir su responsabilidad en este largo conflicto" y pide que "nadie trate de mostrarse como mero espectador o evaluador de un conflicto en el que ha tomado y toma parte".

COMISIÓN DE LA VERDAD

La Izquierda Abertzale considera que, "para conocer lo que realmente ha ocurrido en nuestro Pueblo, debería constituirse una Comisión de la Verdad, de naturaleza internacional e independiente, políticamente imparcial, con una participación abierta y sin ningún tipo de exclusión". Según explica, correspondería a esta Comisión "analizar las causas y consecuencias del conflicto y los abusos cometidos durante el mismo".

A su entender, la formación de dicha comisión es "fundamental no ya sólo para conocer lo acontecido, sino que también para -aprendiendo de la lección histórica- situar las bases con las que evitar que en el futuro se vuelva a reproducir nada similar, alcanzando una justicia verdadera y la reparación de todas las víctimas".

Esta Comisión de la Verdad, dice, "necesitaría de la cooperación de todas las partes, con la implicación tanto de gobiernos, partidos políticos y la sociedad civil" y "debería tratar sobre el papel de diversas organizaciones en el conflicto actual y ayudar a la consolidación de la paz, teniendo en cuenta al conjunto de víctimas y sin ningún tipo de jerarquización ni clasificación".

La Izquierda Abertzale afirma estar "decidida a apoyar la formación de dicha Comisión de la Verdad" y, en este sentido, pide a los demás partidos políticos y a los Estados francés y español que muestren "la misma disposición y voluntad".

También cree "inaplazable" el diálogo y el acuerdo sobre un marco jurídico de futuro" y dice que dicho diálogo debería darse sobre los principios de "aceptación de los Principios Mitchell, diferenciar los proyectos políticos de las soluciones democráticas, el reconocimiento y respeto a la pluralidad de Euskal Herria y el reconocimiento y respeto de todos los derechos, incluido el derecho a la libre determinación".

  • 1