Local

La izquierda francesa barre en la segunda vuelta regional

Los sondeos confirman que Sarkozy pierde en su último test antes de las presidenciales.

el 21 mar 2010 / 21:30 h.

TAGS:

Sarkozy vota en un colegio electoral de París.
Era la última prueba electoral antes de la carrera presidencial por el Elíseo, que comienza en 2012. Y Sarkozy la perdió. Los primeros sondeos de la segunda vuelta de las elecciones regionales celebradas ayer en Francia indicaron anoche que la izquierda ganó posiciones respecto a los conservadores, al obtener un 54% de los votos en el conjunto del país, frente al 36% cosechado por el centro derecha del presidente, según Le Monde.


Las estimaciones del sondeo publicado por el diario Le Figaro indican por su parte que el conjunto de la izquierda ha obtenido un 52% de los votos, frente al 37,1% de los conservadores.
Las estimaciones no prevén, sin embargo, que los partidos de izquierda, que acudieron unidos a la segunda vuelta en la mayoría de circunscripciones, logren su objetivo de gobernar en las 22 regiones de la Francia metropolitana. Así, la izquierda se haría con el control de 21 territorios, ganando Córcega, mientras que el centro derecha sólo gobernaría en Alsacia, su tradicional bastión, de acuerdo con los sondeos de TNS-Sofres/Logica difundidos por el diario Le Monde.
El ascenso de la ultraderecha fue la segunda noticia confirmada ayer. El derechista Frente Nacional de Le Pen obtendría, según este sondeo, un fuerte aumento en todo el país, con el 17,5% de los votos.


Los primeros avances de resultados indican además que la UMP sí logra subir al poder en un territorio de ultramar, la isla de la Reunión, donde su candidatura derrotó a la del saliente presidente comunista del Consejo Regional. Los Consejos Regionales son entidades formadas por asambleas en las que se adoptan decisiones que afectan fundamentalmente al desarrollo económico de los territorios y tienen una intervención fundamental en la planificación y financiación de los transportes públicos.


Inmediatamente después de cerrar los colegios electorales y tras conocer los primeros datos, la Unión por un Movimiento Popular (UMP) reconoció que "la izquierda ha ganado las elecciones regionales", según declaró su secretario general, Xavier Bertrand. Por su parte, el primer ministro galo, François Fillon, admitió el "éxito de las listas de izquierda" y que esto significa "una decepción para la mayoría" conservadora que apoya al presidente Sarkozy. Fillon dijo que asume "su parte de responsabilidad" en esta derrota y que la UMP deberá "analizar con lucidez" los resultados.


Mientras, la primera secretaria del Partido Socialista (PS), Martine Aubry, habló por su parte de "una victoria sin precedentes". Y es que el partido que ayer desbancó al partido del presidente perdió sin embargo estrepitosamente frente a Nicolas Sarkozy en las presidenciales de 2007. Se trata además de un partido recién salido de una grave crisis interna que dejó el socialismo francés en una difícil posición.
La participación en la segunda vuelta de las elecciones regionales -en cuya primera vuelta, el pasado domingo, se registró una abstención histórica del 53,6%- alcanzó según los primeros resultados provisionales, no oficiales, el 51%.

  • 1