Local

La Jefatura de Policía Local ordena que se vuelva a atender la seguridad

Nueva vuelta de tuerca. Tras las rotundas directrices del alcalde y la concejal de la Policía Local ordenando que este cuerpo se ocupase con prioridad del tráfico y las ordenanzas y dejara la seguridad a la Policía Nacional -lo que provocó quejas sindicales-, los locales vuelven a ser enviados a estos asuntos.

el 15 sep 2009 / 06:16 h.

TAGS:

J. Alonso / I.Comesaña

Nueva vuelta de tuerca. Tras las rotundas directrices del alcalde y la concejal de la Policía Local ordenando que este cuerpo se ocupase con prioridad del tráfico y las ordenanzas y dejara la seguridad a la Policía Nacional -lo que provocó quejas sindicales-, los locales vuelven a ser enviados a estos asuntos.

Los agentes municipales recibieron el miércoles la orden verbal de volver a ocuparse de todos los casos de seguridad ciudadana de los que sean informados, al margen de que pueda acudir la Policía Nacional y de quién elabore el atestado.

Esta directriz, que se está redactando por escrito y será emitida en unos días, según han informado los mandos de cada turno a sus policías, emana del superintendente Juan José García y sigue la tesis de que no se puede ignorar un delito que se está cometiendo.

Es un adiós a la frase "Informados, no acudimos salvo petición expresa" con la que la Policía Local respondía a los avisos de seguridad: el 112 les informaba para que fueran conscientes de las situaciones de peligro que se daban en la ciudad, pero salvo que la Policía Nacional pidiera ayuda porque no pudiera acudir, no se iba para no duplicar los servicios.

Ahora la premisa será la inmediatez: el patrullero local que esté más cerca acudirá. La madrugada de ayer, los policías locales atendieron multitud de llamadas. La Jefatura envió patrulleros a todos los avisos de seguridad, y se ocuparon de muchos, ya que estos días la Policía Nacional está saturada por la huelga de transportes, que la obliga a vigilar la ciudad día y noche y a escoltar mercancías para protegerla de los piquetes.

La orden es la enésima vuelta de tuerca de la misma historia. Los policías locales sevillanos siempre atendieron a la seguridad, sobre todo cuando en torno a 2000 la falta de agentes nacionales lo hacía necesario. Tras esa época, dos concejales de Seguridad -Francisco Fernández y la actual edil, Nieves Hernández-, y el propio alcalde, Alfredo Sánchez Monteseirín, anunciaron que eso se reconduciría y los municipales se dedicarían prioritariamente al tráfico y a las ordenanzas.

Siempre se mantuvo la posibilidad de colaborar con la Policía Nacional cuando hiciera falta y de atender los casos de seguridad con los que se toparan. La diferencia es de matiz, pero en la práctica supone una forma muy distinta de trabajar. Es cierto que la ley prevé que la Policía Nacional atienda las cuestiones de seguridad, y la Local el tráfico y las ordenanzas.

Igual que es cierto que en estas mismas ordenanzas hay asuntos que afectan a la seguridad, como las discusiones entre vecinos o los problemas que genera la botellona; y que la ley recoge que las distintas policías deben siempre colaborar y coordinarse entre sí. Y que ningún policía puede mirar hacia otro lado ante un delito. La diferencia está en si un patrullero local debe dejar de hacer lo que esté haciendo para acudir a un caso, que compete a la Policía Nacional, porque esté más cerca.

El sindicato mayoritario de la Policía Local en Sevilla (Sppme) lleva años reclamando que sea así, y el problema está detrás de la baja masiva de policías del turno de noche el pasado 15 de mayo. El Ayuntamiento lleva años diciendo que no, pero ahora ha permitido que se dicte una orden para hacerlo.

  • 1