Local

La juez constata falta de seguridad en el almacén de la Jefatura

Hay más de una llave que permite entrar al calabozo policial donde se robó la droga.

el 11 jun 2010 / 20:15 h.

TAGS:

Al almacén en el que la Policía Nacional custodiaba los 154 kilos de droga que fueron robados se podía acceder con cuatro llaves y no sólo con una, como habían declarado algunos testigos hasta ahora. Acceder al mismo era más fácil de lo que inicialmente se creía, como pudo ayer constatar la juez de Instrucción número 19, Ana Escribano.

Según explicaron fuentes del caso a Europa Press, este extremo se comprobó durante una inspección ocular de los calabozos realizada entre las 11,15 y las 13,50 horas de hoy, en la cual estuvieron presentes la juez Ana Escribano, el fiscal antidroga, la secretaria judicial y los abogados del agente del Cuerpo Nacional de Policía en excedencia Lars S.M.; de su supuesto cómplice M.A.N., y del ex jefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco), Francisco Tarifa.

Durante la inspección se pudo comprobar que existen hasta cuatro llaves que dan acceso a estos calabozos, y no una como se había venido defendiendo hasta el momento, ya que dos están en poder del responsable de Mantenimiento; una se ubica en un armario junto a la entrada principal de la Jefatura, y una última era la custodiada por el ex jefe de la Udyco).

También se ha determinado que la Unidad de Asuntos Internos "se quedó con el candado" de los calabozos, pero sin embargo "no lo entregó" al juzgado instructor, lo que ha sido corroborado por la propia juez Ana Escribano, por lo que este candado no se encuentra entre las piezas de convicción acumuladas en este procedimiento.

Asimismo, se ha comprobado que los garajes ubicados en la Jefatura están dotados de videocámaras y que un agente identifica a todas aquellas personas que entran o salen, por lo que el abogado defensor de M.A.N. defendió que todo ello "haría imposible" que su patrocinado hubiera podido entrar en las instalaciones para llevar a cabo el cambio de la droga por paquetes con yeso y cacao.

En este caso permanecen imputados tanto Lars como su supuesto cómplice, las parejas de ambos, el jefe de la Udyco y los jefes de los grupos 2 y 3. Los tres responsables de la Udyco están imputados por un "posible delito de encubrimiento u omisión de denunciar, al existir indicios objetivos de que habían llegado a conocer la sustracción de la droga antes de que fuera descubierta por el juzgado y no lo habían denunciado".

El asunto se destapó gracias a unos contraanálisis practicados a la droga almacenada en los depósitos de la Jefatura, donde el 5 de junio de 2008 se descubrió que unos 150 kilogramos de cocaína y heroína empaquetada en bolsas habían sido escamoteados y sustituidos por sustancias asemejaban al material robado.

Los almacenes, usados casi exclusivamente por la Udyco, estaban cerrados con llave y las sustancias fueron sustraídas paulatinamente. Asuntos Internos centró sus sospechas en Lars S.M. dado su papel en la Udyco y su posterior excedencia.

La magistrada suspende la declaración del ex agente

El Juzgado de Instrucción número 19 decidió ayer suspender las declaraciones previstas para el próximo miércoles tanto de Lars como de su supuesto socio. El motivo de la suspensión es el compromiso que ese mismo día tiene uno de los letrados personados en la causa, que acumula ya más de 2.000 folios. Así, estas declaraciones se efectuarán finalmente el próximo día 30 de junio.

Por otro lado, el abogado Marcos García Montes, que defiende al supuesto socio de Lars, adelantó ayer que va a solicitar una nueva declaración de la pareja sentimental de su representado, M.V.S.G., para que corrobore las "presiones" y "promesas" realizadas por los investigadores de Asuntos Internos tanto a M.A.N. como a Lars, a los que "prometieron" que dejarían en libertad a sus respectivas mujeres si reconocían su culpabilidad en los hechos.

 

  • 1