Local

La juez deja libre con cargos a la madre del bebé que se ahogó

La Fiscalía ha imputado por su participación en la muerte a la madre del bebé que falleció asfixiado por un papel en la tráquea. La mujer está en libertad tras declarar.

el 06 nov 2009 / 19:51 h.

TAGS:

La juez que investiga la muerte de un bebé de 28 días, que se asfixió al tener alojado en la tráquea un papel de más de cuatro centímetros, dejó ayer en libertad con cargos a la madre después de que está declarara durante más de una hora, sin que por el momento se le haya impuesto ningún tipo de medida cautelar, según informaron fuentes judiciales.

La mujer, de 22 años, está imputada a petición de la Fiscalía por su posible participación en la muerte de la niña, sin que por ahora se concrete su grado de implicación en el homicidio, por el que el padre se encuentra en prisión preventiva. Fuentes del Ministerio Público explicaron ayer que una vez que se finalicen todas las diligencias se decidirá si se amplía la imputación contra la madre, en función de su participación. Para la Fiscalía sí está más claro la implicación del padre, al que considera el autor material de los hechos, de ahí que permanezca en la cárcel.

Ayer, la joven ratificó la declaración que ya realizara ante la Policía Nacional, asegurando que le pusieron al bebé un papel en uno de los labios para taponarle una herida y que probablemente se lo tragara. Sin embargo, no ha trascendido si ella ha explicado quién le puso el papel y si estaba delante en ese momento.

Además de la madre, ayer también declaró una de las pediatras que atendió a la niña en urgencias, que estaba citada como testigo, al igual que varios compañeros y algunos vecinos de la pareja. Sin embargo, a ellos no ha sido posible tomarles declaración debido a los constantes cortes de luz que sufrieron los juzgados del Prado a lo largo de la mañana, algunos de los cuales se extendieron durante casi una hora, lo que obligó a hacer un receso en las testificales, que finalmente fueron aplazadas.

Hora de la muerte. Estas declaraciones, previstas para la semana que viene, son claves para determinar la hora en la que murió la pequeña. Según fuentes del caso, fijar la hora podría aclarar cuál de los progenitores estaba con ella en ese momento, ya que en su declaración ante la Policía ambos explicaron que hicieron turnos esa noche para poder descansar, ya que el bebé no paraba de llorar. Además, esto podría determinar cuánto tiempo tardaron los padres en llevarla al hospital desde que falleció. Según ha trascendido, los padres llamaron a urgencias poco antes de las 6.45 horas y, quince minutos después, viendo que no llegaba una ambulancia, decidieron acudir al hospital Virgen Macarena, situado a pocos metros del domicilio de la pareja, que vive en la barriada Macarena Tres Huertas.

Los vecinos ya relataron a la Policía que la noche de los hechos, ocurridos el 31 de agosto, la pequeña estuvo llorando mucho tiempo y que la pareja tuvo fuertes discusiones. El bebé llegó muerto al hospital, donde se le practicó una traqueotomía, sin que se pudiera hacer nada por salvarle la vida. La autopsia al cadáver reveló posteriormente que la menor tenía en la tráquea un papel de cuatro centímetros de largo por dos de ancho que le impidió respirar.

El padre, ahora en prisión, estaba en libertad condicional por otro asunto cuando ocurrieron los hechos, y la madre también tiene antecedentes penales por robo con fuerza.

  • 1