sábado, 15 diciembre 2018
07:12
, última actualización
Local

La juez procesa a los cuatro implicados en el robo de droga

Les impone cuatro millones de fianza.

el 08 feb 2012 / 14:56 h.

TAGS:

El presentador Andreu Buenafuente.
La juez de Instrucción número 19 de Sevilla ha procesado a las cuatro personas presuntamente implicadas en el robo de 154,4 kilogramos de cocaína y heroína en la Jefatura Superior de la Policía Nacional en Andalucía Occidental, según ha informado el Tribunal Superior de Justicia de Andalucía (TSJA) en un comunicado de prensa.

 

En el auto, la juez instructora procesa al exagente de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco) Lars S.M., a su socio, M.A.N., y a la esposa de éste, M.V.S.G., por la presunta comisión de un delito continuado de robo con fuerza y un delito continuado contra la salud pública en su modalidad de sustancias que causan grave daño a la salud y con aplicación del tipo agravado de "notoria importancia" de los alijos.

La juez impone a estos tres imputados el pago de una fianza de cuatro millones "teniendo en cuenta el valor y pureza" de la droga sustraída. De su lado, también procesa a la esposa de Lars, M.T.M.S., aunque en su caso por un delito de blanqueo de capitales, imponiéndole el pago de una fianza de 250.000 euros. La juez ha citado a los cuatro imputados el próximo día 17 para su participación en la denominada declaración indagatoria, último paso antes de que la Fiscalía presente su escrito de acusación.

Según recoge la juez en el auto, los hechos tuvieron lugar entre finales del año 2006 y junio de 2008, cuando el exagente, "aprovechándose de su condición de funcionario" del Cuerpo Nacional de Policía destinado en la Udyco, sustrajo una "considerable" cantidad de heroína y cocaína que se encontraba almacenada en un sótano de la Jefatura Superior de la Policía en Andalucía Occidental y que había sido incautada en diferentes operaciones policiales.

LA DROGA FUE SACADA EN SEIS OCASIONES DIFERENTES

De este modo, y "con ayuda" de su socio y de la esposa de éste, el exagente sustituyó los paquetes de droga por otros paquetes preparados rellenos de diferentes sustancias, como yeso, sacarosa, cacao, sulfato

cálcico, paracetamol o cafeína. Tras las distintas sustracciones, el exagente y su socio "fueron contactando con traficantes que no han podido ser identificados a los que vendieron los alijos, obteniendo con ellos unas ganancias en el mercado ilícito de más de cuatro millones de euros".

La droga sustraída alcanzó 56,7 kilogramos de heroína y 97,7 kilogramos de cocaína y fue sacada del interior de las dependencias policiales "en seis ocasiones diferentes". La droga había sido intervenida en distintas operaciones policiales que estaban siendo instruidas en diferentes órganos judiciales.

Por su parte, la esposa de Lars, "conocedora de la procedencia de las

ganancias ilícitas de su marido", intervino en la colocación de estas

ganancias a través de la compra de bienes inmuebles e inversiones, alguna de las cuales contó también con la participación del otro matrimonio procesado.

LOS DOS PRINCIPALES IMPUTADOS, EN PRISION

En cuanto a la situación de los procesados, tanto el expolicía como su socio se encuentran en prisión provisional, mientras que sus respectivas parejas se encuentran en libertad provisional. En cuanto a las fianzas y al objeto de asegurar el pago de las mismas, se ha procedido al embargo de bienes suficientes para hacer frente a estas responsabilidades.

Recientemente, la Fiscalía pidió el archivo de la causa contra el exjefe de la Unidad de Drogas y Crimen Organizado (Udyco), Francisco T., y los exresponsables de los grupos II y III, al considerar que "no hay motivos suficientemente razonables" para probar que trataran de ocultar y no denunciaran hasta pasada una semana el robo de la droga, motivo por el que entiende no se les puede imputar un delito de omisión del deber de perseguir delitos.

En un escrito elevado ante el Juzgado de Instrucción número 19, al que ha tenido acceso Europa Press, el fiscal Alfonso Demetrio Sánchez pide el archivo de la causa contra los responsables policiales al entender que "el tiempo transcurrido desde que los funcionarios tienen la certeza de que no ha habido un error en la etiqueta o almacenaje de la droga hasta la comunicación al juzgado del hecho de la desaparición de la droga no puede considerarse excesivo si se tiene en cuenta la actuación que realizaron para averiguar lo ocurrido".

Asimismo, considera que "tampoco hay pruebas, ni indicios suficientes, de que la actuación de algunos de los funcionarios imputados tuviera por finalidad desviar la investigación por caminos distintos a los que se siguieron", por todo lo cual pide el archivo de la causa sin perjuicio de las responsabilidades administrativas en que hubieran podido incurrir los imputados.


  • 1