Deportes

La jueza aún ve la sombra de Lopera en el Betis

La jueza Mercedes Alaya ha desestimado el recurso de Lopera contra las medidas cautelares que le impuso. En el auto, la magistrada desliza que el ex dirigente aún manda en el Betis.

el 17 sep 2010 / 21:49 h.

Lopera y Oliver, en julio.
La jueza Mercedes Alaya dictó el día 7 un auto en el que desestima el recurso de la defensa de Manuel Ruiz de Lopera contra las medidas cautelares que la magistrada le impuso el 16 de julio, entre ellas la suspensión de los derechos políticos de sus acciones de Farusa, su salida de cualquier cargo en el Betis y el pago de una fianza de 25 millones. El traspié para el ex máximo accionista no lo es tanto, ya que por lógica era imposible que la jueza anulase unas medidas adoptadas por ella misma. La defensa de Lopera, de hecho, fía su suerte a otro recurso, el que presentó ante la Audiencia Provincial, para que suspenda esas medidas. La trascendencia del auto, el del día 7, reside en que la jueza hace suya la opinión de muchos béticos y deduce que Lopera continúa detrás de lo que decide el consejo de administración e incluso de Luis Oliver. Y además adelanta que hay "importantes indicios" de que el delito de apropiación indebida prosiguió con Encadesa, conclusión a la que llega "sin necesidad de esperar" al segundo informe de los peritos de Hacienda.

La defensa de Lopera y la Fiscalía se quejaban del rigor de las medidas cautelares. Alaya les replica que podría haber tomado "medidas más gravosas", aunque las descartó "en atención a los superiores perjuicios para el inculpado y la propia sociedad". Una de esas medidas es "la administración judicial" del club. "Con esta medida se hubieran evitado situaciones tan estrambóticas como que Luis Oliver [...] haya adquirido un puñado muy escaso de acciones para ‘colarse' como administrador por cooptación [...] y también se hubiera evitado situaciones tan al margen de la legalidad como la desconvocatoria de la junta extraordinaria", dice.

A continuación, la magistrada se pregunta por qué el consejo desconvocó la junta prevista para agosto y todos los caminos la conducen a Lopera. "El consejo se constituyó a imagen y semejanza de don Manuel Ruiz de Lopera [...]. Sus componentes han reconocido que todas y cada una de las decisiones las tomaba éste. ¿Quién pensamos entonces que ha podido influir en el consejo para dicha desconvocatoria? Desde luego es difícil imaginar que haya sido el señor Oliver por sí mismo cuando no es titular de las acciones de Farusa [...]. La respuesta parece evidente: el señor Ruiz de Lopera, quien desde fuera, supuestamente, quiere seguir manteniendo las riendas de la sociedad", afirma.

La venta a Bitton Sport también es diseccionada por la jueza, aunque "al margen de la sospecha de que la operación pueda ser simulada y de que la alargada figura" de Lopera "pudiera estar detrás del comprador". Alaya cree que "la intención de Lopera de eludir la acción de la justicia es incuestionable", ya que "se apresuró para venderlas [las acciones]" cuando sabía que se estaba investigando la titularidad de 20.662 acciones: "Se puede afirmar que Farusa nunca desembolsó este paquete que ahora ha pretendido vender a Bitton Sport y que en realidad no le ha pertenecido nunca, siendo claro que nadie puede vender lo que no es suyo", sentencia.

Alaya también duda del proceder de Oliver y le lanza una indirecta. Si se siente engañado, el responsable es Lopera y su acción, "constitutiva de un delito de estafa". A día de hoy, Oliver no ha denunciado a Lopera.

  • 1