Local

La Junta abre la puerta a cambiar la ley electoral tras la derrota del 22-M

Defiende que el debate sobre el reparto de escaños del Parlamento está “vigente”, en contra de la lectura del PSOE andaluz

el 14 jun 2011 / 20:36 h.

TAGS:

La portavoz de la Junta, Mar Moreno, tras el Consejo de Gobierno. / j.a. ortega (EFE)

Es una reivindicación histórica de los partidos minoritarios. Se planteó durante la reforma del Estatuto de Autonomía de 2007 pero finalmente se dejó a un lado; también tras las elecciones de 2008, cuando el PA se quedó fuera de la Cámara; y el año pasado IU volvió a poner una iniciativa sobre la mesa. Pero la ampliación del Parlamento andaluz o la reforma del reparto de escaños habían sido desechadas de pleno por los dos grandes partidos. Hasta ahora. A diez meses de las elecciones autonómicas -la Junta insiste en que serán en marzo aunque se adelanten las generales-, y en un momento de histórico avance electoral del PP en la comunidad , los socialistas no solo no dan un no rotundo al debate que IU insiste en poner sobre la mesa sino que han tomado la iniciativa del mismo. En el pasado pleno, el coordinador general de IU, Diego Valderas, volvió a reivindicar una reforma de la ley electoral para hacer el Parlamento andaluz más representativo.

La novedad estuvo en que el presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se mostró dispuesto a abordar esa reflexión en el Debate sobre el Estado de la Comunidad, que se celebrará los días 29 y 30 de junio. Inmediatamente se sucedieron las reacciones desde el PP, contrario a cambiar las reglas del juego a escasos meses de las elecciones -cuando por primera vez tiene el viento a favor- y rechazando de plano ampliar el número de diputados (actualmente 109) en plena crisis que impone austeridad.

El lunes, la secretaria de Organización del PSOE-A, Susana Díaz, también rechazó que ese debate esté sobre la mesa y en todo caso resaltó que Griñán no habló de ampliar sino de mejorar la representatividad. Ayer, la portavoz del Gobierno, Mar Moreno, la contradijo al afirmar que "la reflexión que abrió Griñán está vigente" y asegurar que "no tardaremos mucho en conocer las propuestas y reflexiones de los grupos". Moreno añadió que es un debate "que merece la pena tener, aunque sea para archivarlo" y que "el PSOE no quiere rehuir". Eso sí, reconoció que "no es previsible un cambio inminente", entre otras cosas porque exigiría la reforma de la ley electoral, que aunque requiere mayoría absoluta y el PSOE actualmente la ostenta, reconoció que "el consenso político siempre es un valor".

En lo que sí coincidió con Susana Díaz es en que "no se ha planteado una ampliación", y aunque ella misma recordó que la discusión se remonta a 2007, cuando se reformó el Estatuto, justificó que se abra ahora la puerta porque "hay un debate en la calle y entre los grupos para aumentar la representatividad".

No se puede obviar que atender a esta histórica petición de IU sería un guiño importante -cuando los lazos entre la izquierda han quedado tocados en las municipales-, si en 2012 el PSOE necesita su apoyo para seguir en la Junta. Y de paso, dificultarle la mayoría absoluta al PP y facilitar la entrada a grupos como el PA, que pueden restarle votos.

Posibles reformas sin ampliar el número de diputados

La Junta no suelta prenda sobre las posibles reformas para aumentar la representatividad pero la directora del Centro de Documentación Política y Electoral de Andalucía (Cadpea), Carmen Ortega, expone las posibilidades que existen sin tocar el número de diputados.

Cambiar la fórmula electoral de votos necesarios por escaño. Todas las comunidades aplican la misma que la ley estatal para el Congreso, el Senado, el Parlamento europeo y los ayuntamientos, la D’Hont. El número de votos de cada lista se divide entre el número de escaños de forma correlativa (1,2,3,4...) y se adjudica cada diputado al que obtenga la cifra más alta. Ortega señala que la forma más rápida y que menos cambios exige es modificar la fórmula por la de Saint Lagüe, en la que los votos se dividen por números impares (1, 3, 5...). El primer diputado se logra muy fácil, pero el segundo requiere el doble de votos que el primero. Beneficia a los pequeños que suelen lograr un solo diputado por circunscripción y a los grandes les cuesta más cada diputado. Según Ortega, no supondría un vuelco electoral sino entre 4-5 diputados arriba o abajo. IU sería el gran beneficiado y el PA podría volver al Parlamento. PSOE y PP perderían pero esa pérdida beneficiaría al PSOE, porque el gran perjudicado sería el PP que sin mayoría absoluta tiene muy difícil gobernar.

Bajar el número de votos mínimo para tener grupo. Actualmente es preciso obtener un 3% de los votos emitidos para lograr un escaño. Ortega destaca que la barrera en Andalucía es de las más bajas ya, por lo que hay poco margen. Los partidos minoritarios proponen que el cálculo se haga excluyendo los votos en blanco o nulos.

Una sola circunscripción o cambiar su representación. Andalucía está dividida en ocho circunscripciones electorales, una por provincia. Les corresponde un número de diputados según su población pero con un límite: las más grandes nunca tendrán más del doble que las pequeñas. La circunscripción provincial es la normal en España aunque ayer, la presidenta de Madrid, Esperanza Aguirre, planteó dividir la única circunscripción de esta comunidad uniprovincial por distritos. Para Ortega, dejar una circunscripción única o quitar escaños a unas provincias para dárselos a otras es una reforma de más calado y peligrosa en una comunidad, la andaluza, tan sensible a los agravios territoriales. 

  • 1