Local

La Junta abrió dos expedientes sancionadores a Muebles Rey tras 58 quejas

Los empleados tenían problemas de cobro desde abril y los fabricantes no les servían

el 25 sep 2013 / 00:01 h.

TAGS:

Por I. G. Cabral/ L. Blanco Antes del sorpresivo cierre el pasado sábado de la tienda de Muebles Rey en el Polígono El Manchón de Tomares, dejando colgados a un centenar de clientes con pedidos pagados, la empresa que gestionaba el establecimiento como franquicia –Muebles de Andalucía Occidental– ya había dado muestras de irregularidades. De hecho, en la Secretaría General de Consumo de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales han recibido desde principios de este año 58 reclamaciones contra la empresa, fruto de las cuales la Junta inició dos procedimientos sancionadores, uno de ellos ya en curso. No era la única pista de que la empresa franquiciada tenía problemas de liquidez. Antes del cierre, varios clientes llamaron la atención sobre la tardanza en entregar los muebles, hasta 90 días mientras el mismo fabricante servía en un mes a través de otros establecimientos. Había proveedores que no servían a la tienda si no cobraban en mano a la descarga del pedido. Y los trabajadores llevaban meses sufriendo retrasos en los pagos de sus nóminas. Ascensión Vázquez, responsable de administración y de Atención al Cliente hasta su despido el 8 de julio –que se produjo estando embarazada y de vacaciones–, explicó ayer cómo los trabajadores sabían que “las cosas no iban bien”: “Te animo a que demandes a la empresa”, fueron las palabras textuales que le dijeron cuando la trabajadora vio cómo se quedaba en la calle, sin finiquito alguno y con nóminas de hace meses sin abonar. GRAN SEVILLALa Junta está tramitando las reclamaciones que a raíz del cierre están llegando al Servicio de Consumo Provincial y ha ordenado a la Inspección que proceda a una “comprobación ocular del estado del establecimiento”, que amaneció cerrado el sábado con un cartel en la puerta –cambiado el lunes por otro más extenso y de similar contenido– alertando de que “ante la imposibilidad de seguir con la actividad, nos vemos obligados a clausurar este establecimiento” y comprometiéndose a llamar a “todos los clientes de forma que los perjuicios que se causen sean los menos posibles”, llamadas que, de momento, no se han producido. La Junta anunció que pondrá el caso en manos de la Fiscalía si observa “indicio de delito por estafa o fraude”. También la Guardia Civil está tras las pesquisas ya que en el puesto de San Juan de Aznalfarache, a raíz del cierre del sábado, se han presentado una veintena de denuncias. De momento, no hay detenidos ni se ha citado a ningún responsable de la empresa para declarar. Mientras, Muebles Rey publicó el domingo anuncios en prensa alertando de que no tenía punto de venta autorizado alguno en Sevilla” y que estaba tomando “las medidas legales oportunas” contra el establecimiento que usaba su marca “de forma ilegal y fraudulenta”. “Rey Plus [propietaria de la marca] no asume responsabilidad respecto a obligaciones de servicio, atención y/o devolución de anticipos de los establecimientos que en Sevilla operan fraudulentamente con la marca Muebles Rey”, algo que reiteró el lunes a este periódico el responsable de Márketing, José Manuel Ariño, que señaló que la compañía rescindió el contrato de franquicia con Muebles de Andalucía Occidental el 24 de julio y mantiene un pleito contra ésta por el “uso ilícito de la marca”. Este periódico intentó ayer sin éxito contactar con responsables de la franquiciada. Desde Muebles Rey insistieron ayer en que la tienda de Tomares “fue desde su apertura franquiciado de la marca y, por tanto, y según la ley, una entidad mercantil independiente” con sus “obligaciones y responsabilidades. Desde la rescisión del contrato de franquicia “no había relación más allá del uso fraudulento del rótulo”. No obstante, en aras de “preservar los legítimos derechos de los consumidores que han depositado su confianza” en la marca prevén “dar la cara más allá de lo que legalmente es exigible y asesorar y asistir a los perjudicados”, para lo cual han creado un grupo de trabajo que estudiará “cada caso” y buscará “una solución particular” para cada afectado. La financiera Fracciona seguirá cobrando a los clientes Mientras que los clientes ven cómo los pedidos no llegan (ni hay visos de que lo hagan) la financiera Fracciona –perteneciente al grupo Bankia–, con la que trabajaba la franquicia de Muebles Rey en Tomares, continúa cobrando los recibos pendientes. Sin querer responder a cuestiones, fuentes de la misma indicaron ayer que “no hay ninguna acción tomada al respecto”. “Fracciona no podrá devolver el dinero hasta que la empresa no nos lo devuelva a nosotros”, comentaron. Sin embargo, la extrabajadora Ascensión Vázquez ya conocía cómo la financiera “cada vez firmaba menos créditos porque era consciente de los problemas de liquidez de la empresa”. Ni José Antonio (Administración), ni Manuel (Posventa), ni Jorge Avivar (finanzas), ninguno de los tres hermanos propietarios de Muebles de Andalucía Occidental –Muebles Rey– quisieron ayer atender telefónicamente a este periódico. Su única respuesta, tres contestadores automáticos. El blog estafamueblesrey.blogspot.com.es está sirviendo para unir en la red a los perjudicados por el cierre de la tienda.

  • 1