Local

La Junta acepta el anticipo de 600 millones como parte del fondo de rescate

Griñán “prefiere” el préstamo si las condiciones son “buenas” y prevé solicitar los 4.906 millones al Fondo de Liquidez la semana próxima

el 04 oct 2012 / 12:09 h.

TAGS:

Griñán ha inaugurado un centro de participación activa de mayores en Sevilla.
"La Junta debe dinero y el Gobierno no la va a dejar sola ante los vencimientos de pago de su deuda". La delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, repitió ayer esta frase varias veces, después de reunirse con la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, en San Telmo. Minutos más tarde, Díaz confirmó que a lo largo de este jueves el Gobierno central ingresaría en la Tesorería de la Junta el anticipo previsto de 600 millones para saldar su deuda con los bancos.

Crespo y Díaz comparecieron por separado, pero con un discurso único sobre las buenas relaciones entre Gobierno y Junta. Las dos reconocieron que la Conferencia de Presidentes Autonómicos ha supuesto un "punto de inflexión" entre ambas instituciones. Atrás han quedado largas semanas de tensión en las que el Ministerio de Hacienda ponía en duda la solvencia de las cuentas andaluzas y amagaba con intervenirlas. Esta semana el Gobierno ha resuelto la acuciante falta de liquidez de la Junta inyectando los mil millones que venía demandando desde principios de septiembre.

El montante que se pagó el lunes, de 400 millones, ha servido para empezar a saldar cuentas con los proveedores, y la segunda partida, de 600 millones, para cubrir los vencimientos de deuda con las entidades bancarias. En el primer caso se trataba de un anticipo a cuenta por los ingresos de la Junta con el cobro de impuestos, que se saldará con cargo a los próximos dos presupuestos. Pero en el caso de los 600 millones, hasta ayer no estaba claro si la Junta maniobraba para que Hacienda los contabilizara como un nuevo anticipo, o si aceptaba computarlos como parte del dinero que pedirán al Fondo de Liquidez Autonómica (FLA).

Andalucía solicitará formalmente el rescate el próximo martes en el Consejo de Gobierno. Pero ayer aún no lo había hecho, y por eso desde la Consejería de Hacienda se seguía defendiendo que los 600 millones recibidos se corresponden a un anticipo de los presupuestos, y por tanto no se detraerán de los 4.906 millones que esperan recibir del FLA. Que los 600 millones computen de un modo u otro es importante: si son un anticipo de los ingresos, la Junta dispone de dos meses para liquidar el dinero; y si es parte del fondo de rescate, la Junta tendría que pagar los intereses, pero dispondría de diez años para devolver el dinero al Gobierno.

Hasta ayer la Junta defendía la primera opción. "El anticipo es un instrumento distinto al FLA, que además va a llegar antes. Son dos partidas diferentes y si se suman, esperamos que no sea en detrimento de Andalucía", insistió Díaz. Todo dependerá de los requisitos que acompañen al fondo de rescate. El presidente José Antonio Griñán se mostró convencido de que las condiciones del FLA para con Andalucía serán "buenas", y por tanto, consideró que sería "preferible" que los 600 millones de anticipo computen como parte del fondo de rescate. "Siempre es preferible un préstamo que te da más dinero y más oportunidad de hacer el presupuesto del año que viene, que no un anticipo que lo que hace es detraerte del futuro inmediato esa cantidad que es tuya", explicó a Europa Press. El presidente insistió en que un anticipo "es un dinero tuyo que gastas antes de tiempo, y por tanto no puedes contar con él en el futuro, mientras que un préstamo es "más dinero sobre el que tienes y que pagarás en el futuro a plazos". "Siempre es mejor ampliar los recursos con intereses que sean asequibles que no reducirlos", dijo.

Griñán no dio por cerrado el debate, porque en la tarde de ayer la cuestión aún formaba parte de las negociaciones telefónicas que mantenían la consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, y el ministro Montoro. La reunión entre Díaz y Crespo sirvió para escenificar "el entendimiento" y la "lealtad institucional". Cuando la delegada del Gobierno insistió en que el Estado no dejaría sola a Andalucía ante sus deudas, no sólo se refería al vencimiento que expira hoy, sino al del próximo diciembre, que alcanza los 1.500 millones.

  • 1