Local

La Junta afea al PP su "estrategia obscena" de "desacreditar" las cuentas públicas

Arenas defiende el derecho de los ciudadanos a conocer el punto de partida de los nuevos alcaldes sin "revanchismo".

el 07 jun 2011 / 19:20 h.

TAGS:

El líder del PP-A, Javier Arenas, se dirigió a los nuevos alcaldes y ediles de su partido.
El Gobierno andaluz mostró ayer su "preocupación" por lo que calificó de "estrategia obscena y dañina" desplegada por el PP de "desacreditar" las cuentas públicas de las comunidades y ayuntamientos en los que va a gobernar tras el 22-M. Los populares han denunciado la "bancarrota" y la "ocultación de datos" del Gobierno saliente de Castilla-La Mancha, lo que provocó que éste rompiera las reuniones para el traspaso de poderes. Pero sus dirigentes han extendido la sombra de la duda sobre otros territorios como Asturias o incluso algunos que de momento no van a gobernar porque no se han celebrado elecciones autonómicas, como es el caso de Andalucía.

 

El lunes, el secretario general del PP-A, Antonio Sanz, situó a la hacienda pública andaluza "en la UCI" y la consejera de presidencia y portavoz del Gobierno, Mar Moreno, instó ayer al PP a abandonar "esta estrategia dañina para la economía española en un momento tan sensible ante los mercados internacionales y las agencias crediticias". Pidió "responsabilidad, porque es mucha la confianza que los españoles han depositado en el PP y la confianza se debe gestionar constructivamente".

Moreno defendió que las cuentas públicas de todas las instituciones "son rigurosas y solventes" y aunque reconoció que este mensaje desde las filas populares no es nuevo, sí subrayó que "nunca pensamos que podían llegar a tanto en una estrategia tan obscena".

La consejera de Presidencia denunció que el PP "no dudó en empujar la economía española al precipicio con su voto en el Congreso -en alusión a su rechazo a los Presupuestos estatales y los diversos planes de ajuste emprendidos por el Gobierno central- y ahora no va a dudar en empujar a la economía española al precipicio usando como ariete a las comunidades autonómicas donde va a gobernar y, tal vez, algún ayuntamiento".

La consejera también advirtió al PP de que "sería una equivocación que pretendieran usar los ayuntamientos contra la Junta, no es para lo que les han votado los ciudadanos". Desde el 22-M, los populares llevan días pidiendo a la Junta el mismo trato para todos los ayuntamientos sean del color que sean y denunciando las dificultades que se están produciendo en el traspaso de poderes en algunos consistorios y diputaciones, incluso con decisiones de última hora que, a su juicio, pueden ser "ilegales" y que amenazan con llevar a los tribunales. Moreno aseguró ayer que el Ejecutivo autonómico no tiene "la menor actitud defensiva contra las instituciones que va a gobernar el PP sino de colaboración".

Pero desde las filas del PP, el análisis es bien distinto. El líder popular, Javier Arenas -que ayer intervino en una jornada de formación con alcaldes y concejales sobre distintas áreas de gestión como urbanismo y hacienda- defendió que no es "partidario de exagerar nada pero sí de que los españoles y los andaluces sepan exactamente cómo están las cuentas públicas".

"Tenemos la obligación de contarle a los ciudadanos la verdad", insistió Arenas. Por ello, instó a los alcaldes y ediles electos a "en los próximos días, con tranquilidad, sin ningún tipo de revancha, decirles a los ciudadanos el punto de partida" de las instituciones que pasen a gobernar en cuanto al estado de sus arcas.

En su intervención ante los nuevos regidores y concejales, Arenas instó a realizar "un tránsito tranquilo, sin revancha ni resentimiento, respetando a todos" y a abordar el traspaso "con sosiego, sin ningún tipo de ansiedad". El líder del PP presumió de "diálogo con todos los que se prestan a dialogar" en materia de pactos postelectorales. E insistió en que la primera exigencia para los nuevos alcaldes es "decir la verdad" y la segunda, "la austeridad". Les pidió gobernar escuchando al ciudadano en la calle más aún que cuando ejercían la oposición, y dejar que la gestión diaria descanse en los funcionarios.

No solo la Junta de Andalucía ha afeado al PP sus dudas sobre las cuentas públicas. La vicepresidenta económica del Gobierno, Elena Salgado, recriminó a los populares que creen una "alarma injustificada", ya que las cuentas de comunidades y ayuntamientos son "transparentes y fiables". Salgado denunció que "la más mínima duda sobre la deuda no nos beneficia", aunque luego minimizó el impacto en los mercados que "examinan más bien con cierta sorpresa estas discusiones".

Consideró "absurda" la petición del presidente del PP, Mariano Rajoy, de poner sobre la mesa las cuentas de las regiones en el Consejo de Política Fiscal y Financiera de julio porque "el Banco de España dice cada trimestre la deuda y déficit de cada región" y recordó que los datos fiscales "están disponibles para cualquier consulta". "Yo no tengo dudas, y los interventores tampoco, no hay duda, otra cosa es no conocer los datos", zanjó.

  • 1