Local

La Junta afronta otro examen decisivo de su déficit y se arriesga a más recortes

El PSOE-A apuesta por una oposición más dura frente a Rajoy pero se desmarca de la petición de un referéndum en caso de rescate.

el 09 sep 2012 / 19:13 h.

TAGS:

El presidente del PSOE, José Antonio Griñán, junto al secretario general Alfredo Pérez Rubalcaba ayer en Madrid.
El Gobierno andaluz afronta desde hoy un nuevo curso político irremediablemente marcado por los números y la falta de liquidez de la Junta, que conlleva impagos y graves dificultades para afrontar la elaboración del Presupuesto de 2013. El Parlamento andaluz retoma esta semana su actividad ordinaria y el pleno estará protagonizado precisamente por el déficit y los desequilibrios de las cuentas andaluzas. El PP-A habla de "suspensión de pagos".

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, lleva días marcando las prioridades de su gabinete. El Gobierno andaluz estrenó septiembre reclamando al Estado un anticipo de 1.000 millones de euros para afrontar pagos urgentes y exigiendo que se arbitren con claridad las reglas para acudir al Fondo de Liquidez Autonómico (FLA).Este instrumento financiero, dotado con 18.000 millones de euros y dispuesto por el Gobierno de Mariano Rajoy a favor de las comunidades, está sin definir y desde Andalucía temen que conlleve condiciones políticas o se utilice de forma discriminatoria.

Éste puede ser otro mes crucial para las cuentas andaluzas. El Gobierno sigue sin pronunciarse sobre el anticipo urgente reclamado por Andalucía y además no pone fecha a la Conferencia de Presidentes. Una cumbre autonómica que, a juicio de Griñán, debería de despejar el camino frente a la asfixia financiera de las comunidades. Las elecciones del País Vasco y Galicia, a finales de octubre, parece que marcarán la agenda política.

Mientras tanto, el Ministerio de Hacienda publicará este septiembre los resultado del examen que evalúa los planes de ajustes aprobados por las comunidades y ofrecerá datos sobre su cumplimiento. El resultado para el Gobierno de la Nación no ha sido nada positivo y semanas atrás se confirmaba que el Estado ya ha superado, en los primeros siete meses del año, todo el déficit del presente ejercicio (4,6% frente al 4,5% autorizado por Bruselas).

Andalucía presentó un plan de ajuste que suponía un recorte en su Presupuesto de 2012 de 2.700 millones de euros y que esta misma semana convalidará la Cámara andaluza, aunque lleva ya tres meses en vigor (desde finales de junio). Hacienda vigila muy cerca el cumplimiento de estos planes y desde el Gobierno andaluz descartan tener a fecha de hoy datos sobre su cumplimiento. En caso de que siga existiendo una desviación, el Ministerio se reserva la exigencia de nuevos recortes. El segundo examen trimestral de diciembre será definitivo y podría suponer una intervención de las cuentas autonómicas. A la espera de los datos oficiales, que según el Ministerio ha confirmado a Europa Press se conocerán a finales de mes, ya hay organismos como Fedea, que desde su Observatorio Fiscal y Financiera sobre las Comunidades Autónomas, augura para Andalucía un déficit del 2,2%, frente al 1,5% comprometido. De cumplirse, esa desviación obligaría a más recortes. El presidente andaluz ya dijo esta semana en una entrevista en Canal Sur Radio que sobre la mesa había nuevos "ajustes".

Más allá de ese dato, la gran encrucijada que afronta el Ejecutivo andaluz es la elaboración de su próximo Presupuesto. Atendiendo a los límites impuestos para el endeudamiento de las comunidades, Andalucía estaría obligada a recortar en 2013 otros 2.700 millones de euros más. Griñán ya advirtió de que esos números eran imposibles y la Consejería de Hacienda abrió una mesa técnica de diálogo con el Ministerio para negociar nuevos límites al techo del déficit de la que todavía no hay noticias oficiales.

Será un curso muy difícil, aunque políticamente el Gobierno de Griñán se encuentra fuerte y saca pecho. El vicesecretario general del PSOE andaluz,Mario Jiménez, ayer durante el Comité Federal defendió el gobierno de Griñán como "la referencia fundamental" de la izquierda en nuestro país. El socialista apoyó un endurecimiento de la oposición de Alfredo Pérz Rubalcaba frente al PP pero descartó exigir, como propone la vía más dura, un referéndum en caso de que Rajoy acuda a un rescate. Su apuesta, en la línea de los rubalcabistas, es que esa decisión se someta a consulta en las Cortes. En Andalucía, IU lleva meses reclamando un referéndum, protestas en la calle y una línea más dura frente a Rajoy, en consonancia con lo que piden los sindicatos al Gobierno andaluz. Griñán ya dejó claro el sábado ante sus diputados que el PSOE no puede reducir su política "a una protesta", sino que debe convertirse en "una alternativa


  • 1