Local

La Junta aprueba la mayor inversión de su historia para combatir la crisis

El de 2009 será un Presupuesto que "hace acopio de recursos para actuar sobre la tendencia de la crisis económica y sobre sus efectos más negativos". Los recursos ascienden a 33.764 millones, de los que 170 proceden del recorte del gasto corriente para reforzar la inversión y el gasto social.

el 15 sep 2009 / 17:32 h.

TAGS:

El de 2009 será un Presupuesto que "hace acopio de recursos para actuar sobre la tendencia de la crisis económica y sobre sus efectos más negativos". Los recursos ascienden a 33.764 millones, de los que 170 proceden del recorte del gasto corriente para reforzar la inversión y el gasto social, sobre todo, aumentando las políticas de empleo.

Ya salieron del Consejo de Gobierno andaluz. Las cuentas del año que viene, diseñadas en un escenario lleno de "incógnitas" por despejar, fueron aprobadas ayer. El vicepresidente segundo del Ejecutivo andaluz, José Antonio Griñán, resumió en pocas palabras cuál es el espíritu de este Presupuesto: "nace de la crisis" -de ahí que los gastos de funcionamiento de la Administración estén congelados (permitirán un ahorro de 170 millones) y que por primera vez en ocho años se haya recurrido a un endeudamiento- y para "luchar contra la crisis". Para lograr este objetivo, el Gobierno andaluz ha planificado medidas a corto plazo (reforzando las políticas activas de empleo, con 1.200 millones de euros) y a medio plazo (planificando una cifra de recursos para la inversión y los sectores productivos de 8.620 millones).

Si en algo puso el acento el vicepresidente económico en su presentación fue en el mantenimiento del ritmo inversor. Pese a que los ingresos por impuestos caen, el endeudamiento al que acude la Junta (más de 1.600 millones) permite aumentar el esfuerzo inversor que hacen las consejerías en un 11,8% respecto al año pasado, un 84% más que en 2004, llegando a los 7.635 millones, . A ello suma el Gobierno andaluz dos bloques más: las inversiones que hacen las empresas públicas (438 millones, con especial protagonismo de la empresa pública del suelo, que se encargará de poner en marcha el plan de vivienda aprobado por la Junta, y la de puertos) y los activos financieros que, por primera vez, el Ejecutivo de Chaves incluye en su Presupuesto.

Repliegue de subvenciones. Como se trata de transferencias a las empresas que repercuten en el tejido productivo, la Junta computa como inversiones los créditos, garantías y avales que pone en manos de las empresas (547 millones) y de las corporaciones locales (86 millones). Esta variada gama de ayudas supone un cambio del concepto de impulso a la empresa privada que hasta ahora ha utilizado la Junta que, según explicó el vicepresidente económico, con un "repliegue" de las subvenciones que hasta ahora se han ido concediendo en beneficio de otras fórmulas. Para las ayudas directas, Griñán recordó que las empresas siguen teniendo en sus manos la posibilidad de presentar proyectos que se acojan al Fondo Tecnológico de la UE, del que las propuestas procedentes de Andalucía pueden disponer de mil millones.

Recorte a consejerías. Si esas actuaciones se realizan mirando al futuro, el Presupuesto de 2009 incluye medidas que, según Griñán, pretenden paliar los efectos más negativos de la crisis. Por eso, explicó el vicepresidente, en las cuentas del año que viene se destinan 19.151,8 millones (838 millones más que este año) van a políticas sociales. La sanidad (la que acapara más recursos brutos), la educación y las prestaciones sociales siguen ocupando un montante fundamental del Presupuesto, aunque sólo el tercer bloque crece muy por encima de la media del presupuesto (un 19,9% frente al 3,8% de la media), sobre todo, por el inicio de una nueva fase de implantación de la Ley de Dependencia. Los recursos para la sanidad y la educación aumentan en un porcentaje muy similar al del conjunto de las cuentas autonómicas.

El empujón más importante, sin embargo, se da a políticas directamente vinculadas a convertir al Presupuesto en un antídoto contra la crisis: crece más que el resto las políticas de investigación, desarrollo e innovación (7,1%), de promoción al empleo (5,9%) y de infraestructuras (5,2%). Y, por encima de todas ellas, las actuaciones dirigidas a ayudar a los ayuntamientos, que padecen la merma de ingresos tributarios vinculados al ladrillo. La colaboración con ellos aumenta un 10,6%.

¿Y los recortes? Lo padecerán las consejerías menos inversoras y desvinculadas de la prestación directa de servicios. Economía y Hacienda, Gobernación, Turismo (porque el gasto en promociones se recorta), Agricultura y Cultura. Por encima de la media, crecen los departamentos de Empleo (con 5,8% más de fondos para el año que viene) y Obras Públicas y Transportes (un 5,2% más), una consejería que es netamente inversora.

  • 1