La Junta aprueba por la gestión turística y sus servicios sociales

El Gobierno saca un aprobado raspón de media, pero los andaluces encuestados suspenden su labor en empleo, vivienda y educación.

el 21 feb 2010 / 20:18 h.

Los andaluces dan un aprobado por los pelos al nuevo Gobierno andaluz liderado desde abril por José Antonio Griñán. Dos de cada tres encuestados (el 63%) valoran positivamente al nuevo equipo, que obtiene una nota media de 5,04, no muy alejada de la calificación que dieron los sondeados por el Centro Andaluz de Prospectiva en junio de 2009 al legado de Manuel Chaves tras 19 años en la Junta. Entonces, la labor del ahora vicepresidente el Gobierno central durante seis legislaturas obtuvo un 5,1 de media.

 

El Gobierno de Griñán obtiene más ceros (5,6% de los encuestados) que sobresalientes de 10 (1,3%), aunque tras el suficiente, que es la nota que le da el 24,3% de los sondeados, la calificación más común es el 6 (16,3%) y el 7 (13,3%).

Las mujeres valoran mejor al nuevo Ejecutivo andaluz, al que conceden una nota media de 5,15 puntos mientras que los hombres no llegan a aprobarlo y se quedan en un 4,92. Por edades, son los mayores de 60 años los que le otorgan la mejor calificación, un 5,45 de media, seguidos de los jóvenes entre 18 y 29 años (5,23). Por contra, los andaluces de edades medias no llegan a aprobarlo (4,63 en el caso de los entrevistados de 30 a 44 años y 4,96 entre los de 45 a 59 años).

La valoración es muy distinta en función de las simpatías políticas de los entrevistados. Los electores del PSOE le dan un bien (6,02). Los del resto de fuerzas políticas no llegan al aprobado. Sólo los votantes de IU se acercan, con un 4,97, mientras que los que menos valoran al Gobierno andaluz son los votantes del PP, que le dan una nota media de 3,98 puntos. Los andalucistas se quedan en el 4,29.

Como ya ocurriera en la encuesta de junio cuando se preguntó a los andaluces por la gestión de Chaves, el nuevo gobierno de Griñán saca las mejores notas en su política sectorial de turismo (6,23 puntos, incluso por encima del 6,1 de la valoración de junio); en la gestión de los servicios sociales, especialmente demandados ante la coyuntura actual (5,79); y en la labor vinculada a las infraestructuras de transporte (con una nota media de 5,71), donde se enmarcan las obras de las nuevas líneas de metro como las de Sevilla, tranvías y trenes de alta velocidad como el de Granada.

Así, el 65,4% de los encuestados califican la política turística como buena o muy buena. Más de la mitad de los andaluces sondeados también tienen esta visión de la labor del gobierno andaluz en servicios sociales (53,7%) e infraestructuras (56,1%).

La Junta de Andalucía también aprueba en cuanto al impulso al desarrollo tecnológico (5,55), la sanidad (5,48), el medio ambiente (5,3) y la cultura (5,24), aunque con menos unanimidad y entusiasmo por parte de los entrevistados. Sin embargo, la política que el propio Griñán ha situado desde su discurso de investidura como punta de lanza de su etapa al frente del Gobierno andaluz , la educativa, se queda lejos del suficiente, con un 4,86. Sólo los votantes del PSOE le dan el aprobado (5,64 puntos), mientras que los más críticos con el trabajo en este ámbito son los electores populares, que lo califican con un 3,96.

Peor valorado es el trabajo de la Junta en materia de vivienda (3,87) -en el año del despliegue del Plan de Vivienda y Suelo y de aprobación de la ley que garantiza el derecho a una vivienda digna-, agricultura (3,84) y, sobre todo, las políticas de empleo (2,56), a la que ni siquiera los votantes socialistas le dan más de un 3 de nota media (los de IU le dan un 2,76, los del PP un 1,95 y los del PA un 1,81). El paro es el principal problema para la mayoría de los andaluces y también el que más les afecta directamente, y las medidas de la Junta en favor de la creación de empleo y ayudas para la formación, reciclaje e inserción laboral de quienes han perdido su puesto de trabajo no convencen a los sondeados por el Centro Andaluz de Prospectiva. El 80,6% de los encuestados califica la labor de la Junta en este ámbito de mala o muy mala (incluso el 71,2% de los votantes socialistas) y sólo el 8,3% cree que es buena o muy buena. Los votantes del PP conceden la nota más alta a la política turística de la Junta, un 5,9, y también aprueban su labor en servicios sociales (5,34), infraestructuras de transporte (5,19), desarrollo tecnológico (5,05) y medio ambiente (5,02), pero además de suspender al equipo de gobierno en educación, empleo, vivienda y agricultura, tampoco dan el aprobado a la política sanitaria (4,89) ni a la de cultura (4,64).

Sin embargo, los más críticos son los electores del Partido Andalucista, que suspenden la labor de la Junta en ocho de las once políticas por las que se preguntó a los entrevistados: sanidad (4,92), educación (4,59), desarrollo tecnológico (4,99), agricultura (3,56), cultura (4,88), medio ambiente (4,79), vivienda (2,92) y empleo. En el caso de los electores de IU, suspenden a la Junta en las mismas materias que los socialistas y que la media, además de en medio ambiente (4,85). Además, después de la política de empleo, la que obtiene peor nota es la de agricultura (3,8).

  • 1