lunes, 10 diciembre 2018
11:58
, última actualización

La Junta aumentará la inversión pese a prever una caída de ingresos del Estado

24 horas antes de conocerse los Presupuestos Generales, el PSOE-A anuncia que el Ejecutivo andaluz destinará más dinero a educación, salud e infraestructuras

el 30 sep 2014 / 08:00 h.

DÍAZ APUESTA POR LA POLÍTICA LOCAL PARA QUE ANDALUCÍA SIGA SIENDO REFERENTEUn día antes de conocer la letra pequeña del anteproyecto de ley de Presupuestos Generales para 2015, que será presentado esta mañana en el Congreso, el PSOE y socio del Gobierno andaluz adelantó ayer que las cuentas autonómicas para el año que viene incluirán un tímido aumento de la inversión pública, el primero en los seis años que dura ya la crisis económica. En el presente ejercicio, la partida para infraestructuras cayó un 13% respecto al año anterior. Los consecutivos recortes han hecho menguar la cifra hasta los 3.305 millones de euros, un dato minúsculo habida cuenta de que cinco años atrás la Junta destinó 8.260 millones a infraestructuras, más del doble. Desde que comenzó la crisis, la inversión en el presupuesto andaluz ha caído un 60%. La patronal –y singularmente el sector de la construcción– ha denunciado desde entonces que sin inversión, la economía regional no repuntaría y difícilmente se recuperaría empleo (la mitad del 1,4 millón de parados proviene de la construcción). En la década pasada, el sector del ladrillo representó el 13% del PIB andaluz, y ahora apenas supone un 4% (por debajo de la media española). El Gobierno andaluz siempre justificó los recortes en inversión con el argumento de que era un imperativo político hacer lo posible por no tocar la educación, la sanidad y los servicios sociales. Estas partidas, confirmó el lunes el número dos del PSOE-A, Juan Cornejo, también experimentarán «un pequeño incremento» respecto a años anteriores. «Esa es la voluntad y luego si tengo que rectificar en algo, lo haré», advirtió. Estrategia. El anuncio optimista que los socialistas hicieron 24 horas antes de conocer con detalle los Presupuestos Generales hay que enmarcarlo en un contexto político complicado, en el que la Junta está librando una batalla contra el Gobierno central por sentirse infrafinanciada. La presidenta Susana Díaz acusa a Rajoy de «castigar» a Andalucía en el reparto de los fondos de convergencia y por la «injusta» liquidación de los presupuestos de 2013, que obligarán a recortar 606 millones de las próximas cuentas andaluzas. En total, Díaz reclama más de 8.000 millones al Estado por varios conceptos financieros, una cantidad a la que ya ha bautizado «segunda deuda histórica». Por otro lado, hay que tener en cuenta que la capacidad inversora de la Junta depende en gran medida de las transferencias de financiación del Estado para Andalucía, que no se conocerán hasta hoy [el año pasado disminuyeron en 400 millones]. Sí se conoce, en cambio, que en 2015 las comunidades vuelven a estar sujetas a un límite en el déficit público más exigente que el año anterior (0,7% del PIB), lo cual restringe el techo de gasto de la Junta unos 560 millones de ahorro). Pese a todo, Cornejo anunció que las cuentas autonómicas destinarán más dinero a educación, sanidad e infraestructuras, pero no ocultó su temor a que hoy se desvele que los Presupuestos Generales «dan la espalda a los andaluces». ¿Cómo cuadrar ambas realidades: la merma de los ingresos del Estado con el primer presupuesto andaluz expansivo en seis años? Dado que la capacidad de Andalucía para lograr ingresos por la vía tributaria es mínima, y puesto que la Consejería de Hacienda ya ha descartado nuevos recortes en servicios esenciales, ni aumentará la carga fiscal ni creará impuestos nuevos, se entiende que la Junta va a confiar su presupuesto de 2015 a la recuperación de la economía andaluza. El Ejecutivo de Díaz prevé cerrar este ejercicio con un crecimiento entre el 1,3% y el 1,5%. También espera una mayor recaudación vía impuestos, y cuenta además con una importante inyección de los fondos europeos. Maíllo condiciona el apoyo político de IU a la Junta a la banca pública Al líder de IU Andalucía, Antonio Maíllo, le gustaría «ir más rápido de lo que se va» en la elaboración del anteproyecto de ley de banca pública y apremió al Gobierno andaluz a «correr» para aprobarlo antes del 31 de octubre. «No podremos retrasar más el impulso que tiene que tener el anteproyecto de ley de banca pública, que vinculamos políticamente a la aprobación de los presupuestos» andaluces, dijo Maíllo, que defendió que esta es «una de las leyes estratégicas por las que vale la pena estar en un Gobierno», informa Efe. El líder de IU reclamó «más rapidez y celeridad» en la concreción de este proyecto y de los acuerdos del Parlamento, a los que quiere sumar las opiniones de organizaciones sociales, económicas, sindicales y las vinculadas con el sector productivo. El PSOE-A discrepa sobre este instrumento de financiación. Los socialistas esperan crear un instituto de crédito público que gestione los 1.500 millones de los fondos reembolsables de la Junta. IU pide que la banca tenga personalidad jurídica y ficha bancaria propia, lo que significa que deberá estar registrada y controlada por el Banco de España.

  • 1