miércoles, 23 enero 2019
21:55
, última actualización

La Junta ayudará a inquilinos de Dos Hermanas, Bormujos y Pilas a abonar el alquiler

La ayuda está destinada a familias que tienen dificultades acreditadas para el abono del arrendamiento.

el 28 sep 2014 / 11:06 h.

La Consejería de Fomento y Vivienda de la Junta de Andalucía  ayudará a abonar el alquiler a inquilinos de viviendas públicas de  las localidades sevillanas de Bormujos, Dos Hermanas y Pilas que  tengan ingresos bajos y dificultades para afrontar los pagos, según  ha informado la Junta en un comunicado de prensa. Estos municipios han suscrito con el departamento que dirige Elena  Cortés el convenio para destinar a familias fondos de la línea de  Ayudas al Alquiler para Personas Inquilinas en Situación de Especial  Vulnerabilidad, impulsada por la Consejería de Fomento y Vivienda con  una dotación presupuestaria de 4,3 millones de euros. La ayuda está destinada a familias con ingresos inferiores a 1,5  veces el Indicador Público de Rentas de Efectos Múltiples (Iprem), lo  que supone unos 11.200 euros netos al año, y que tienen dificultades  acreditadas para el abono del arrendamiento. La ayuda garantiza que  el esfuerzo económico de los inquilinos para pagar las rentas no  supera el 25 por ciento de los ingresos familiares. Los receptores deberán disponer de un informe, emitido por los  servicios sociales que correspondan, donde se refleje la situación de  especial vulnerabilidad en relación con su composición familiar, la  necesidad de vivienda, los ingresos percibidos, así como otras  especiales circunstancias que deban tenerse en cuenta. Los miembros de la unidad familiar no podrán disponer de la  titularidad o un derecho real de uso sobre ninguna otra vivienda. La  subvención contribuirá al pago de las mensualidades correspondientes  al año 2014, incluso en el caso de los contratos de arrendamiento ya  existentes con anterioridad a la entrada en vigor de esta  convocatoria. HASTA 49 ENTIDADES COLABORADORAS Con la adhesión Bormujos, Dos Hermanas y Pilas, el número de  entidades colaboradoras asciende a 49 en las ocho provincias,  incluyendo la Agencia de Vivienda y Rehabilitación de Andalucía  (AVRA), dependiente de la Consejería de Fomento y Vivienda. El plazo  para que los ayuntamientos y otras instituciones interesadas se den  de alta como entidades colaboradoras concluye el 1 de octubre. En la provincia de Sevilla, además de los ya mencionados, los  municipios acogidos a la iniciativa son San Juan de Aznalfarache, La  Rinconada, Lebrija, Carmona, Mairena del Aljarafe, Estepa, El Viso  del Alcor, Ecija y Sevilla capital. También se ha acogido la  Diputación de Sevilla. Esta línea de ayudas persigue garantizar mediante alquileres  asequibles el derecho a la vivienda de las familias con menos  ingresos, en un contexto de fuerte desempleo y precariedad laboral,  por lo que establece como requisito que las administraciones con  competencia en materia de vivienda se conviertan en agentes  colaboradores de la Junta mediante la firma del correspondiente  acuerdo y puedan así gestionar estas subvenciones. DAR USO A LA VIVIENDA VACIA Y ERRADICAR LOS DESAHUCIOS Este programa de subvenciones contribuye a combatir el stock de  viviendas protegidas de titularidad pública que aún se encuentran  vacías en Andalucía, al permitir a las entidades que mantienen  inmuebles cerrados darles uso mediante un alquiler social, ya que es  la Junta de Andalucía la que completa la diferencia entre la renta  estipulada y lo que el inquilino en situación de especial  vulnerabilidad puede pagar. La medida también busca erradicar los desahucios en parques  públicos de Andalucía pertenecientes a ayuntamientos o entes  instrumentales por motivos de impago de alquiler, ya que las  subvenciones van destinadas a ayudar a sufragar esas rentas a quienes  no pueden afrontarlas. Las administraciones públicas, los entes instrumentales  dependientes de ellas y las personas jurídicas públicas con  competencias en materia de vivienda, así como las entidades inscritas  en el Registro de Asociaciones de Andalucía que cuenten con  declaración de utilidad pública podrán funcionar como entidades  colaboradoras, siempre que tengan una bolsa de viviendas en alquiler  de gestión propia destinadas a familias en situación de especial  vulnerabilidad. Igualmente, deberán contar con los medios informáticos necesarios  para la tramitación de estas ayudas a través del Registro Telemático  Unico de la Junta. REQUISITOS Serán dichas entidades colaboradoras las que informen sobre el  cumplimiento de los requisitos de las personas solicitantes y  presenten en su nombre la petición de ayudas, previa puntuación de  sus condiciones y las de su unidad familiar a través de los medios y  formularios facilitados por la Consejería que dirige Elena Cortés. Una vez obtenida la resolución de ayuda, las entidades  colaboradoras descontarán el importe de la renta mensual y, en su  caso, el resto de la cantidad correspondiente para que el importe que  efectivamente abona la persona destinataria de la ayuda no supere el  25 por ciento de sus ingresos.

  • 1