Local

La Junta birmana celebra el referéndum ajena a la tragedia

La Junta Militar desoyó los consejos de la ONU y dio un paso a la institucionalización del régimen con la celebración del referéndum en las áreas del país que escaparon del desastre.

el 15 sep 2009 / 04:36 h.

TAGS:

La Junta Militar desoyó los consejos de la ONU y, a pesar de que el país está sumido en la tragedia por el ciclón Nargis, dio un paso a la institucionalización del régimen con la celebración del referéndum en las áreas del país que escaparon del desastre y con una población que desconoce la magnitud del desastre.

Con un millón y medio de personas amenazadas por epidemias y sin apenas comida ni agua potable desde el pasado fin de semana, los colegios electorales de la mayor parte del país abrieron ayer sus puertas para que los birmanos obedecieran la orden de los generales de "cumplir con el deber de aprobar la Constitución".

El régimen, para el que el desastre del ciclón supone un "inconveniente", aplazó la votación hasta el próximo 24 de mayo en las áreas que circundan Rangún, la antigua capital, y el delta del río Irrawaddy, arrasado por el ciclón. "Los birmanos votaremos, pero le aseguro que nuestro voto no tiene ningún valor, es un paso que dan los generales para eternizarse en el poder", dijo Thi, un ex oficial del Ejército y activista opositor, que por seguridad pidió no revelar su nombre.

El referéndum, precedido de anuncios sobre la obligatoriedad del "sí" bajo amenaza de castigar hasta con tres años a aquellos que votasen lo contrario, llega en un momento poco propicio para la Junta Militar, que estaba decidida a evitar que la catástrofe en el delta altere su plan de cimentar su poder perpetuo. Una semana después del desastre, la prioridad del Ejército continuó siendo la seguridad en el referéndum y no socorrer a la población afectada.

El principal partido opositor, la Liga Nacional por la Democracia, que dirige la premio Nobel de la Paz Aung San Suu Kyi, denunció un fraude masivo en el referéndum celebrado ayer en el país. El portavoz de la LND, Nyan Win, indicó que varios agentes acudieron a las casas de los que no se personaron a votar y les obligaron a firmar un formulario como que depositaron el voto.

Ayuda estancada. La Junta Militar se volcaba con su referéndum mientras se olvidaba que en la frontera esperaban la ansiada ayuda internacional. La ONU seguía esperando ayer a que el régimen levantara las restricciones al envío de carga y personal para atender a los damnificados, pese a que dos aviones con ayuda partieran ayer a Rangún, después de que dos camiones entraran en el país. Las agencias humanitaria se quejan desde hace cinco días de la parsimonia con la que el Gobierno concede los permisos de carga y los visados de entrada.

Mientras, la ayuda española llegó ayer a Bangkok. El avión aterrizó con 13 toneladas de ayuda, consistente en mosquiteras, bidones, lonas, botiquines, estuches con utensilios de cocina e higiene, pastillas para purificar el agua y un potabilizador de agua.

  • 1