lunes, 22 abril 2019
09:01
, última actualización
Economía

La Junta busca ya empresarios que se hagan cargo de Astilleros

Empleo admite que las cuentas eran peor de lo que decían los dueños

el 20 abr 2010 / 21:01 h.

Los astilleros de Sevilla y Huelva, ambos gestionados por la misma sociedad, tienen un problema financiero y empresarial, y deben ser nuevos empresarios los que refloten la firma.

El consejero de Empleo, Manuel Recio, adelantó ayer que la Junta de Andalucía está ya en conversaciones con el Gobierno central para "buscar nuevos empresarios que se puedan hacer cargo de astilleros". El principal inconveniente del traspaso es que la situación económica de la planta naval es "peor de lo que habían dicho los administradores", admitió Recio.

Los gestores de las atarazanas reconocieron la semana pasada un agujero en sus cuentas de 300 millones de euros, que habían salido a la luz tras una auditoría. La deuda que arrastran puede superar los 170 millones de euros. "No tengo una cifra global del agujero financiero que sufren los astilleros, pero es mucho mayor de lo que habían dicho los administradores, explicó ayer el consejero. "El orden de magnitud de la deuda es en torno a 12, 13 o 15 millones multiplicado por diez".

Según Recio, la Consejería de Economía, Innovación y Ciencia intenta realizar un plan de viabilidad para dar salida a los astilleros, y ya ha empezado a contactar con inversores interesados en tomar las riendas de la sociedad. El día 30 de abril hay una reunión entre sindicatos y Junta de Andalucía para concretar las propuestas de todas las partes sobre una posible solución tanto para las factorías como para la plantilla. Además Economía quiere convocar "en los próximos días" a todas las partes implicadas, incluyendo ya al Gobierno central y a los empresarios que han mostrado interés por los astilleros. Por el momento se desconoce quiénes y cuántos son.

Desacuerdos. Los actuales propietarios privados de los Astilleros de Sevilla y Huelva presentaron el 22 de diciembre pasado un balance de cuentas con datos supuestamente falsos, donde se ocultaban o no se contabilizaban las deudas de la planta, y donde había un trasvase irregular de fondos entre una sociedad y otra.

La semana pasada, los nuevos administradores para las atarazanas de Huelva, José Luis Álvarez García, y las de Sevilla, Ángel Díaz-Munío Roviralta, reconocieron que entre ambas sociedades se había creado un agujero financiero que alcanzaba 300 millones de euros.

Entretanto, los propietarios y los sindicatos negociaron los términos del expediente de regulación de empleo para sus 248 trabajadores de Sevilla. La plantilla cobrará el 85% de su salario mientras esté sin ocupación, y la compañía quiere una quita del 50% de la deuda contraída con los proveedores de la industria auxiliar. Esto se aplicará a partir del próximo 1 de mayo y tendrá una duración máxima de un año.

Los empleados de Sevilla y Huelva han empezado a manifestarse por el estancamiento de la situación de la empresa y la incertidumbre laboral.

Mientras, la industria auxiliar de Astilleros de Sevilla no se movilizará durante la Feria pero pedirá reunirse con Griñán y los consejeros de Empleo y de Economía para pedirles una solución para el sector, ya que "peligra la continuidad de los 10.000 empleos de la industria".

Fuentes de la industria indicaron ayer a Europa Press que se reunieron con el administrador único de Astilleros de Sevilla, Ángel Díaz-Munío, quien les aseguró que "en un mes debe estar resuelta la situación de la factoría, para bien o para mal".

  • 1