Local

La Junta cede al Ayuntamiento la bancada de la Expo para mercadillos y aparcamientos

El Ayuntamiento se hará cargo de los gastos de conservación de una superficie de 181.000 metros cuadrados. La cesión no recoge el antiguo proyecto de Seviocio, que ya fue descartado por el alcalde a mediados de 2011.

el 20 may 2014 / 18:13 h.

TAGS:

El mercadillo del Charco de la Pava, en plena ebullición de público.  / Paco Cazalla El mercadillo del Charco de la Pava, en plena ebullición de público. / Paco Cazalla Cinco años después, la Junta culmina la cesión de los terrenos de la antigua bancada de la Expo 92. La superficie, de 184.710 metros cuadrados, situados a la espalda del Parque Científico y Tecnológico Cartuja, será entregada al Ayuntamiento de Sevilla sin que haya rastro alguno del proyecto del botellódromo (Seviocio), que se gestó durante el anterior mandato y que el actual alcalde, Juan Ignacio Zoido, descartó nada más llegar al mandato. De hecho, el expediente se devolvió a la Junta de Andalucía. Por ello, la resolución aprobada ayer en el Consejo de Gobierno de la Junta de Andalucía dejó claro los nuevos límites a los usos de este espacio, que están reservados en exclusiva a la venta ambulante –por asegurar la presencia del mercadillo del Charco de la Pava– y a su utilización como zona de aparcamiento. Una cuestión, esta última que, por cierto, venían reclamando los empresarios del Parque Científico y Tecnológico de la Cartuja, ante la falta de plazas de aparcamiento en el entorno del recinto. La Junta, de hecho, defendió que una de las principales actuaciones que acometió la administración autonómica en esta parcela, además del desbroce y cuidado de la vegetación, ha sido la construcción y adecuación de esta bolsa de aparcamientos. A partir de ahora, el Ayuntamiento hispalense se hará cargo de los gastos para su conservación, además de estar obligado a mantener los terrenos en buen estado y destinarlos a los usos recogidos por el Plan General de Ordenación Urbana (PGOU), que cataloga los terrenos como espacios libres. «La Junta ha acondicionado esta parcela para el uso de los ciudadanos», puntualizó ayer el portavoz de la Junta de Andalucía, Miguel Ángel Vázquez, el término de la celebración del Consejo de Gobierno, insistiendo en que, a partir de ahora, el Ayuntamiento correrá a cargo de «los gastos de conservación y buen estado» de la parcela, además de tener terminantemente prohibido la cesión de los terrenos a terceras. El acuerdo aprobado ayer cuenta, además, con el informe favorable de la Dirección General de Patrimonio de la Junta, que señala que la celebración los fines de semana del mercadillo no interfiere en el uso como aparcamiento durante los días laborables. Asimismo subraya la idoneidad de su uso como parking por la buena comunicación del espacio por transporte público y su lejanía de áreas residenciales. A los límites expuestos por la administración autonómica no existen objeciones. El deseo de Ayuntamiento y de los propios mercaderes era que el uso se delimitara a venta ambulante y aparcamiento. Según precisaron fuentes municipales, hace meses que se formalizó tal petición, que se consideraba clave para regularizar la situación de los vendedores ambulantes que se instalan cada fin de semana en la antigua bancada de la Exposición Universal. Es más, existía una cesión provisional de los terrenos, que se formalizó en la Junta de Gobierno local del Ayuntamiento del pasado 8 de noviembre. En ella, se aceptaba de la Dirección General de Patrimonio de la Consejería de Hacienda y Administración Pública la cesión provisional de parte de los terrenos de la bancada de la Expo 92 y su adscripción a la Gerencia de Urbanismo. Esto terrenos, según se describe en el acuerdo, lindan al norte con otros propiedad de la Junta, en concreto por donde tiene su entrada el embarcadero y el apeadero del AVE; al sur con terrenos propiedad de la Sociedad Estatal de Gestión de Activos –que formaban parte del antiguo cauce del Guadalquivir–. El resto está delimitado por el muro de defensa y el río Guadalquivir. La resolución definitiva viene solamente a refrendar unos usos que ya se venían utilizando desde hace un tiempo, según explicaron ayer los vendedores ambulantes, que recuerdan la existencia de un preacuerdo entre la Junta y el Consistorio para el uso de esta parcela. «Llevábamos tiempo esperando que se procediera a una cesión definitiva», manifestó el presidente de la Asociación del Comercio Ambulante (ACA), Antonio Maya, que están a la espera de que se le trasladen más detalles de esta cesión de terrenos. El Ayuntamiento recibe unos terrenos que fueron noticia en 2009, cuando la Junta de Andalucía procedió a la cesión gratuita por espacio de 50 años de 41.000 metros cuadrados para su uso como zona de esparcimiento, es decir, como botellódromo. Aquella resolución respondía a la petición expresa del Ayuntamiento, que en dos ocasiones –octubre de 2007 y febrero de 2008–, solicitó poder utilizar parte de la bancada de la Expo 92 para poder poner en marcha su proyecto de Seviocio, que incluía un espacio para celebrar espectáculos para 1.500 personas, una pista deportiva, 750 plazas de aparcamiento y nada menos que 20 barras de 20 metros. Primero fue la crisis económica la que enterró el proyecto de ocio y, después, con la llegada del PP al Gobierno municipal, se decidió por descartar de manera definitiva el botellódromo de la Cartuja, alegando, entre otras cuestiones, la falta de interés empresarial.

  • 1