Cultura

La Junta cesa a Lebrero el martes y nombrará su sustituto en 2010

El director del CAAC, que será sustituido por medio de un concurso público, ha puesto fin a las negociaciones con Francesca Thyssen ante su marcha, para dejar las manos libres a susucesor

el 08 oct 2009 / 20:58 h.

El Centro Andaluz de Arte Contemporáneo se quedará sin director el martes, cuando -previsiblemente- el Consejo de Gobierno de la Junta cese a José Lebrero. Aunque Cultura no quiere confirmarlo hasta entonces, va a abrir un concurso para elegir a su sustituto, que no será nombrado al menos hasta 2010. Sea quien sea el "afortunado", tendrá programada la actividad de medio año.

El director general de Museos y Arte Emergente de la Junta de Andalucía, Pablo Suárez, no quería confirmarlo, pero al final se le escapó. Desde que comenzó la rueda de prensa para presentar la muestra Dispositivos ópticos intentó esquivar el asunto: "Hoy el tema que nos convoca es la exposición, que es la protagonista". Sin embargo, la sucesión de José Lebrero como director del CAAC centró ayer toda la atención."Hasta que no cese el actual director, no contaremos el modelo que vamos a seguir para sustituirle", contestaba insistentemente Suárez, mientras nervioso bebía agua una y otra vez. Según explicó, el cese de Lebrero está cercano y seguramente lo aprobará el Consejo de Gobierno el próximo martes -aunque esto podría cambiar y posponerse alguna semana-. Una vez ratificado, se anunciará el proceso que se seguirá para relevarlo que, como adelantó ayer este periódico, será un concurso.Y aunque Suárez no quiso confirmarlo, sus palabras lo dejaron claro: "Para nosotros, cuanto antes se produzca el cambio, mejor, pero hace falta un tiempo, porque los proyectos no se hacen en un fin de semana. Vamos a darle tiempo a los profesionales para que redacten los mejores proyectos para el centro", en referencia a los candidatos que concurrirán al concurso. En este mismo sentido, reconoció que elegir a los miembros de un jurado y que éstos evalúen las propuestas "lleva su tiempo".

Preguntado sobre si el conocimiento de idiomas será un requisito indispensable para la persona elegida, Suárez se limitó a señalar que se escogerá "al mejor, al que reúna más méritos". José Lebrero, desde su experiencia, sí le dio valor a este punto, relevante en un "mundo tan internacional" como el arte contemporáneo.Mientras el certamen se falla, el propio Suárez asumirá la dirección en funciones del CAAC, que además tiene aprobada programación y presupuestos para los seis primeros meses de 2010.

El director general argumentó constantemente que, por "respeto a las formas", lo primero era esperar al cese, negando en todo momento que se esté dilatando esta sustitución más de lo necesario, ya que la confirmación de la marcha de Lebrero al Picasso se produjo el 1 de agosto y hasta el pasado 17 de septiembre no se trató en la comisión técnica. Y aunque no quería comprometerse con un plazo -"la consejera de Cultura nos dice que nunca nos comprometamos a fechas, para ser serios", arguyó- sí garantizó que estará en el año 2010.En cualquier caso, no faltarán candidatos: "A mí ya se me han postulado unos cuantos", dijo Lebrero. "A mí también", añadió Suárez entre risas.

Por su parte, el todavía director de la institución explicó que agosto y septiembre "han sido meses para dejar lo mejor preparada la transición". "Hay listo un programa para primer semestre de 2010, para que el cambio sea cómodo. Son unos mínimos que, en cualquier caso, no comprometen las decisiones del próximo director", agregó.En cuanto al presupuesto, Lebrero advirtió de que la Junta se encuentra en una fase de contracción financiera debido a la crisis, por lo que apuntó la posibilidad de que el CAAC también se vea afectado. De darse esta circunstancia, aseguró que la programación podría modificarse.

Lebrero deja el CAAC tras seis años de trabajo y 65 exposiciones de arte contemporáneo. Sin embargo, hay un asunto que no podrá dejar cerrado antes de irse: la negociación con la Fundación Thyssen-Bornemisza Art Contemporary (TBA-21) para que parte de la colección de Francesca Thyssen quede depositada en la Cartuja. "Desde que el 1 de agosto supe que iba a ocupar la dirección del Picasso, hablé con los responsables de la fundación para comunicárselo y poner fin a las conversaciones".

A su juicio, desde ese momento este asunto no es de su competencia, sino que debe ser su sucesor quien valore y decida si quiere mantener estas negociaciones, algo que parece poco previsible teniendo en cuenta que Lebrero había llevado este asunto personalmente desde la pasada Bienal de Arte Contemporáneo. Lo que sí ha acordado Lebrero con esta entidad antes de su marcha ha sido otra prórroga para The morning line, que se quedará en la Cartuja hasta primavera de 2010, para cuando quizá el CAAC ya tenga director.

  • 1