Local

La Junta cifra en 600 millones el coste de la reforma fiscal en sus arcas

La presidenta andaluza rechaza la bajada de impuestos planteada por Rajoy y se planta ante la posibilidad de nuevos recortes en sanidad y educación.

el 23 jun 2014 / 22:39 h.

TAGS:

SUSANA DÍAZ DICE QUE MINIMIZARA LOS EFECTOS DE LA LOMCE EN ANDALUCÍA El Gobierno andaluz tiene previsto analizar este martes las consecuencias de la reforma fiscal aprobada por el Ejecutivo de MarianoRajoy en las arcas andaluzas. La consejera de Hacienda, María Jesús Montero, valorará las consecuencias de la bajada de impuestos en las arcas autonómicas. Este departamento ya ha dado las instrucciones para empezar a elaborar los Presupuestos autonómicos de 2015 y teme el impacto de esta nueva política fiscal en el apartado de ingresos de la cuenta andaluza. Hay que recordar que el 80% de los ingresos de las comunidades llega directamente del Estado. Los primeros cálculos indican que esta reforma puede tener un coste directo en las arcas autonómicas de 600 millones de euros solo en lo que se dejará de recaudar en IRPF. Es el dato que puso este lunes sobre la mesa el secretario de Organización del PSOE andaluz, Juan Cornejo, que preguntó cómo se va a compensar a las comunidades por ese descenso en la recaudación. La presidenta de la Junta, Susana Díaz, que acudió este lunes al cierre del curso escolar en un colegio público en Pizarra (Málaga), pidió al Gobierno central que le garantice que la reforma fiscal aprobada no obligará a las comunidades a acometer nuevos recortes en servicios públicos básicos como la sanidad o la educación. «No estaré de acuerdo», avisó. Se mostró convencida de que estas medidas afectarán directamente a las arcas autonómicas. Según los cálculos ofrecidos por el propio Gobierno central se dejarán de ingresar unos 7.000 millones de euros en los próximos dos años y «si el 50% del IRPF va directamente a las comunidades y a los ayuntamientos es evidente que lo dejeramos de ingresar las comunidades autónomas», aseguró Díaz. Una de las grandes denuncias del Gobierno andaluz es que esta reforma impositiva se haya hecho de espaldas a las comunidades. La mayor preocupación del Ejecutivo de PSOE e IU es el memorándum que el Ejecutivo español envió a la Comisión Europea el pasado abril y que se compromete a bajar el peso de la sanidad y la educación en el PIB español en la próxima legislatura. Unos ciudadanos «que están machacados a impuestos que, desde 2011 se han subido 50 impuestos por parte del Gobierno de Rajoy, no pueden soportar más recortes ni más desigualdad en la presión fiscal», advirtió la presidenta de la Junta. El argumentario de críticas desde el Gobierno andaluz a la reforma fiscal en marcha apunta al temor por la letra pequeña de estas medidas y destaca que es una reforma  «injusta», que rompe la progresividad del IRPFy premia a las rentas más altas frente a las clases medias y trabajadoras. Además fuentes del Gobierno andaluz mostraron su rechazo a que tributen por IRPF las indemnizaciones por despido y lamentaron la subida del IVAa los productos sanitarios, lo que creen que repercutirá en el coste de la sanidad pública. Desde la Junta insisten en denunciar que esta última iniciativa del Ejecutivo central no palía la escalada en la presión fiscal en los dos años de legislatura del Partido Popular. Sobre la incidencia que esta reforma puede tener en la recuperación económica, la presidenta de la Junta insistió en que se está «asfixiando» a las comunidades y a las clases trabajadoras. Díaz garantizó que pese a la incertidumbre en los ingresos que recibirá la Junta medidas anunciadas como la recuperación de la paga extra de los funcionarios en 2015 siguen en pie. Una lectura diametralmente opuesta fue la que ofreció el Partido Popular. Desde la oposición, los populares andaluces exigieron al Gobierno autonómico que copie la iniciativa de Rajoy y alivie la presión fiscal, insistiendo que Andalucía es la que más grava a los ciudadanos. La secretaria general del PP-A, Dolores López Gabarro, aseguró que el PSOE-A «miente descaradamente» toda vez que «se van a bajar más los impuestos a las rentas medias y bajas». «Los andaluces somos los que más impuestos pagamos de toda España», denunció la número dos del PP andaluz. El portavoz del PP-A y presidente del PP de Málaga, Elías Bendodo, instó a la eliminación del impuesto  de sucesiones y donaciones. «La bajada de impuestos favorece las rentas mas bajas y medias, apoya a la inversión emprendedora, y a familias y dependientes», sostuvo López Gabarro, quien destacó que esta reforma incorpora el llamado cheque social, con el «se ofrece apoyo a las familias y a los dependientes», mediante la puesta en marcha deducciones.

  • 1