Local

La Junta confía en la suma de votos progresistas frente al ascenso del PP

El Gobierno rechaza que la extrapolación de las elecciones locales a las autonómicas dé la mayoría absoluta a los populares

el 24 may 2011 / 21:20 h.

TAGS:

La portavoz del Gobierno andaluz, Mar Moreno, y el consejero de Gobernación y Justicia, Francisco Menacho, ayer tras la reunión del Consejo de Gobierno. / EFE

"El futuro no está escrito. El resultado electoral no condiciona ningún escenario. Cabe absolutamente todo". Éste es el mensaje del Gobierno andaluz tras la derrota socialista en las elecciones municipales . La Junta reconoce el "malestar ciudadano expresado en las urnas", pero se resiste a proyectar un resultado semejante en las autonómicas de 2012. "Si alguien pensaba que iba a estar superclara una extrapolación de mayoría absoluta del PP, no lo está. Vamos hacia un escenario que no está escrito", explicó ayer la portavoz del Gobierno andaluz y consejera de Presidencia, Mar Moreno.

En el cómputo general de votos, el PP de Javier Arenas ha logrado 300.000 más que el PSOE. Por primera vez es la fuerza política más respaldada por los andaluces. Pero la Junta se aferra a que aún existe una "mayoría progresista en Andalucía" que impediría al PP gobernar con mayoría absoluta dentro de diez meses. Moreno se refería, implícitamente, a la suma de votos de la izquierda -principalmente de PSOE e IU-, a la que también aludió Griñán en la noche electoral.

La portavoz de la Junta no entró en la matemática política . Habló más bien en términos sociológicos para defender que Andalucía, mayoritariamente, sigue siendo de izquierdas a pesar del asalto del PP al histórico bastión socialista . Aun así su análisis se basa en cábalas electorales que predisponen a pensar que los partidos de izquierda tendrán que abrazarse como muro de contención para frenar el tsunami popular: "Una extrapolación pura y dura de las elecciones locales a las autonómicas seguiría indicando una mayoría progresista en Andalucía", dijo. "No queremos minimizar la victoria del PP, pero tampoco maximizarla".

Crisis. El presidente José Antonio Griñán se reunió ayer con el Consejo de Gobierno, por primera vez desde la apabullante victoria del PP en las municipales, y transmitió a los miembros de su equipo que el Ejecutivo no se puede permitir "el lujo de estar indignado" por los resultados, sino que debe "arremangarse para trabajar si cabe con más intensidad".

Lo que ha desplomado al Ejecutivo andaluz es fundamentalmente la crisis y el desempleo. Es una idea que reiteran todos los miembros del gabinete y del PSOE. A preguntas de los periodistas admiten errores propios y del Gobierno central, aceptan otros factores de gestión política, como el escándalo del supuesto fraude en los expedientes de regulación de empleo, la reforma del sector público y las protestas masivas que desencadenó en los funcionarios y las políticas de ajuste del déficit público. "Creemos que el peso fundamental del malestar generado es por la crisis económica y por las políticas de ajuste. En estos momentos es más difícil ser Gobierno que oposición", sentenció Moreno.

Sin embargo, la crisis es una mancha de aceite sobre todo el territorio español. Cabe preguntarse por qué sólo ha tenido efectos devastadores en las urnas para las comunidades gobernadas por el PSOE, mientras que Valencia, Madrid o Murcia, aquejadas tanto por el desempleo como por supuestos casos de corrupción, ha crecido en número de votantes. "Nosotros hemos sido responsables y corresponsables junto al Gobierno central de la gestión de la crisis. No hemos echado balones fuera. Los gobiernos autonómicos del PP se han limitado a echarle la culpa de la crisis al Gobierno", afirmó la portavoz de la Junta.

Han sido precisamente esas políticas de ajuste aprobadas por el Gobierno andaluz las que han abierto una brecha en la "mayoría progresista", las que dividen a PSOE e IU en el Parlamento. La coalición de izquierdas, que coordina Diego Valderas, ha sido muy crítica en esta legislatura con las medidas para la contención del déficit que ha aprobado el Ejecutivo de Griñán. Valderas ha acusado al PSOE de hacer "la misma política de derechas que el PP" y ahora, más que nunca, están condenados a entenderse.

  • 1