Local

La Junta dará ayudas al alquiler a mil familias que perderán su casa

Economía calcula que unas mil familias que hasta que explotó la crisis pagaban sin demora sus cuotas hipotecarias serán desahuciadas. A ellas, y como medida excepcional, la Junta les dará ayudas para alquilar una vivienda. También se ofrecerán créditos atractivos a las clases medias que compren el stock de pisos sin vender.

el 16 sep 2009 / 03:24 h.

TAGS:

Economía calcula que unas mil familias que hasta que explotó la crisis pagaban sin demora sus cuotas hipotecarias serán desahuciadas. A ellas, y como medida excepcional, la Junta les dará ayudas para alquilar una vivienda. También se ofrecerán créditos atractivos a las clases medias que compren el stock de pisos sin vender.

El Gobierno andaluz presentó ayer a sindicatos y empresarios las tres medidas urgentes que pretenden facilitar el acceso a la vivienda -después de que el martes se aprobara la ley que regula el derecho a un piso asequible- y dar un empujón al sector del ladrillo, duramente azotado por la crisis. La primera receta la avanzó el consejero de Vivienda, Juan Espadas, el martes: la Empresa Pública del Suelo (EPSA) comprará las VPO atascadas por la falta de crédito bancario y las alquilará con opción a compra.

La segunda tendrá un carácter "social y excepcional", aclaró la titular de Economía, Carmen Martínez Aguayo, e irá encaminada a evitar que las familias que siempre han sido solventes pierdan su casa por no poder afrontar la hipoteca. Para frenar el desahucio, los afectados podrán acceder a algún "producto financiero" que les haga más fácil el pago del préstamo bancario. En casos muy contados de familias embargadas que antes de la crisis siempre habían cumplido con el banco, la Junta les dará ayudas para alquilar una vivienda hasta que se recuperen económicamente. La consejera precisó que el año pasado 254 familias solventes fueron desahuciadas, una cifra que se ampliaría a mil este año. Todas ellas se podrán beneficiar de esta medida de "auxilio social".

La tercera pata del paquete de apoyo financiero a la vivienda -la más importante, pero la menos concreta aún- buscará sacar el stock de pisos sin vender en manos de las entidades y de las promotoras. Colocar estas casas inmovilizadas por la crisis es clave para que los bancos abran el grifo del crédito y se reactive el sector de la construcción. La Junta hará una convocatoria pública para que aflore el stock, hasta ahora oculto, y poder así negociar con los bancos, empresarios y sindicatos las condiciones para su venta. Martínez Aguayo esbozó los requisitos que tendrán que tener esos pisos de renta libre para que puedan acogerse a la negociación: deberán destinarse siempre a primera residencia, se ubicarán donde haya necesidad de vivienda, el precio superará la VPO -más de 125.0000 euros- pero nunca será "de lujo" y no podrán adquirirlas empresas, sólo particulares, para evitar la especulación. Los bancos crearán "productos financieros a la medida" de cada comprador para liberarse de esa carga. La idea es vender esas viviendas con hipotecas atractivas, donde los cinco primeros años se pague poco y la cuota vaya subiendo gradualmente, explicó la consejera.

concertación. Sindicatos y empresarios recogieron ayer las líneas generales de estas medidas, que se concretarán la semana que viene en una reunión de la mesa de seguimiento del Plan de Vivienda. La intención de todas las partes es que puedan empezar a aplicarse lo antes posible, en cuanto se pacten, en el marco del VII Acuerdo de Concertación.

Sindicatos y empresarios valoraron de forma distinta estas propuestas. UGT y CCOO las aplaudieron porque coinciden casi al 100% con sus demandas. Para el presidente de la Confederación de Empresarios de Andalucía (CEA), Santiago Herrero, estas recetas pueden ser "ineficaces" porque tienen "demasiados condicionantes". Los empresarios plantearán que no se limite el precio de venta del stock a poco más de 125.000 euros por piso y pedirán reducir "significativamente" el IVA de estas viviendas. Francisco Carbonero, líder de CCOO, dijo que no aceptarán rebajas fiscales.

El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, presidirá en unos diez días la primera cita formal donde se pactará el documento de bases de la Concertación. En un escenario de crisis, el VII acuerdo arrojará medidas urgentes y otras a medio y largo plazo.

  • 1