Local

La Junta debe desde hace un año los taxis de los juzgados

Justicia adeuda a los diez taxistas que prestan el servicio unos 204.000 euros.

el 01 nov 2010 / 18:58 h.

TAGS:

Los funcionarios del Servicio Común toman el autobús para ir a notificar.

Los diez taxis que trabajan con el Servicio Común de Notificaciones y Embargos de los juzgados de Sevilla llevan un año completo sin cobrar. La Consejería de Gobernación y Justicia les adeuda los doce meses, que coincide aproximadamente con la fecha en la que una orden de la entonces Delegación Provincial de Justicia y Administración Pública redujo a la mitad este servicio.

Según confirmaron fuentes judiciales a este periódico, la Junta adeuda un montante aproximado de 204.000 euros, es decir casi 34 millones de las antiguas pesetas, a los diez taxis. Esta cantidad supone que a cada taxista le debe una media de 1.700 euros por mes o, lo que es lo mismo unos 20.400 euros por cada vehículo que presta el servicio.

Las mismas fuentes explicaron que se está tratando de llegar a un acuerdo con la consejería que parece estar dispuesta a abonar en breve los seis primeros meses. No obstante, este periódico se puso en contacto con la Junta, sin obtener respuesta.

La función de estos taxis es trasladar a los funcionarios del Servicio Común para realizar las notificaciones judiciales en los diferentes barrios de Sevilla e incluso en algunas poblaciones cercanas. Además, también tienen el cometido de transportar a la comisión judicial para llevar a cabo los embargos y los alzamientos de viviendas. El número de taxis se redujo a la mitad a principios de septiembre del año pasado por motivos económicos, con el consecuente enfado de los funcionarios que ahora debían hacer su trabajo en autobús, pese a tener que trasladar con ellos expedientes muy voluminosos. La Junta justificó entonces esta orden, que suponía una importante merma para el trabajo del Servicio Común, en la cuestión económica, pues cada año destinaba casi tres millones de euros a este gasto en toda Andalucía.

Fue entonces cuando la Junta decidió repartir bonobuses a los funcionarios, pero debido a que a algunas zonas no llega el transporte público, y tras numerosas protestas, Justicia decidió dejar el servicio en cinco taxis en un principio para poder llegar a los lugares más inaccesibles. Finalmente, y ante el retraso que comenzó a acumular el Servicio, decidió disponer cinco taxis más.

Fuentes de este órgano aseguraron a este periódico que en la actualidad el trabajo "sale gracias al esfuerzo de los funcionarios", porque "estamos desbordados, ya que debido a la crisis hay muchísimos embargos".

  • 1