viernes, 16 noviembre 2018
14:33
, última actualización
Local

La Junta denuncia el ‘envío’ de niños de clase acomodada

Llevará al juez a seis familias marroquíes que utilizan los centros de menores como un "internado"

el 26 oct 2011 / 19:35 h.

TAGS:

Familias de clase media o media alta, "acomodadas", de Marruecos que envían a sus hijos a Andalucía para que sean acogidos en centro de menores y puedan estudiar en España. Lo entienden como un "internado". Esto es lo que la Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social denunciará en los próximos días.

En concreto a seis familias marroquíes por "abandono" de sus hijos menores en centros de acogida de Andalucía, tras constatar que se trata de niños procedentes de entornos familiares "absolutamente normales" y con recursos económicos suficientes para mantenerlos.

Según explicó a Europa Press la consejera del ramo, Micaela Navarro, ya a finales de 2009 la Junta denunció a una familia por enviar a la comunidad andaluza, en principio, a una de sus hijas y, posteriormente, a tres de sus hermanos, haciéndolos pasar como desamparados, circunstancia ésta que motivó que fueran acogidos.

Una vez que la Administración comprobó, a través de los propios testimonios de los jóvenes, que sus padres gozaban de una situación socio-económica "normal", que mantenían el contacto con ellos de forma fluida y que incluso les visitaban en verano, decidió presentar una denuncia por "abandono familiar" y en la que se reclamaba también la manutención de los menores durante los años de acogimiento.

Sobre esa denuncia el juez dictó el sobreseimiento provisional de la causa por "no encontrar en España un domicilio de los padres", algo "lógico" en opinión de la consejera, porque éstos viven en Marruecos. No obstante el juez reconoce que los hechos son "constitutivos de delito" y, por ello, su departamento va a recurrir esta sentencia. Ahora, según especificó Navarro, la Junta ha detectado otros seis casos como éste, por lo que presentará las respectivas denuncias en los próximos días.

"No vamos a convertir a Andalucía en un internado donde venir a estudiar y a formarse. Sobre todo, para aquellos niños y niñas cuyas familias tienen recursos económicos y una situación social normalizada -son familias empresarias o con profesiones bien remuneradas- y donde hay un contacto habitual, produciéndose incluso visitas en verano. Esos comportamientos no los vamos a tolerar", advirtió.

Pese a ello, la consejera ha señalado que Andalucía, "evidentemente, no va a dejar a ninguno de estos niños en la calle". Ni a los tres menores de la primera familia denunciada que aún permanecen en centros de acogida en la comunidad (la hija que llegó primero cumplió la mayoría de edad y ahora trabaja y vive en Andalucía), ni a los hijos de las otras seis familias a las que su departamento denunciará en los próximos días, ni, por supuesto, "al resto de los menores que están en nuestros centros". Pedirán al juez que localicen a sus familias.

Hasta ayer en los centros de acogida de menores de Andalucía permanecen 911 pequeños, una cifra un poco más elevada de lo normal porque en los dos últimos meses "ha aumentado bastante" la llegada de menores.

  • 1