Local

La Junta está dispuesta a negociar sobre Altadis si hay beneficio para la ciudad

El Gobierno andaluz defiende que apoyará cualquier proyecto que conlleve crecimiento económico y que genere nuevos puestos de trabajo

el 01 abr 2014 / 23:38 h.

TAGS:

INSTALACIONES DE ALTADISLa Junta está dispuesta a negociar sobe la recalificación de la antigua fábrica de Altadis en Juan Sebastián Elcano, en Los Remedios, siempre y cuando parte de los beneficios de esa operación urbanística revierta en los sevillanos. Ellos tienen que ser los beneficiados. Así de claro lo expresaron ayer a este periódico fuentes del Gobierno andaluz, que también recalcaron que el Ayuntamiento de Sevilla que gestiona Juan Ignacio Zoido (PP) no comenzó todavía la tramitación de esta recalificación.

El Consistorio requiere el visto bueno de la Junta porque los terrenos están calificados como industrial singular, por lo que no caben los usos terciarios previstos en el convenio firmado el pasado lunes entre el alcalde y los responsables de la multinacional. Ésta se quedaría con 31.000 metros cuadrados que venderá para la instalación de hoteles, centros comerciales, supermercados y establecimientos de restauración. Por su parte, el Gobierno local dispondría de dos edificios (los únicos que no se derriban): el de la capilla y la hermandad de las Cigarreras y los talleres de la fábrica, donde instalaría un centro cultural o museo, una comisaría de policía y la sede del distrito.

Según las fuentes consultadas, la consejería competente, la de Medio Ambiente y Ordenación de Territorio, no ha recibido aún este proyecto que está en una fase muy embrionaria. De hecho, lo firmado el pasado lunes fue un «proyecto de convenio», puesto que el Ayuntamiento aún no ha comenzado ni la tramitación para el cambio del PGOU. Faltan pues, el Plan Especial de Reforma Interior (PERI), el proyecto de urbanización que hace Altadis y el de reparcelación. Sólo después podría empezar la obra de reurbanización. Así, en el mejor de los casos, el inicio de la transformación de la fábrica de tabaco más antigua del mundo necesita dos años.

Así, la Junta está dispuesta a negociar pese a que el Ayuntamiento no le ha remitido la información que sí ha presentado ante la prensa. Con todo, afirma que «ayudará en toda a Sevilla», pero se reclama conocer con exactitud el proyecto.

«Apoyaremos cualquier proyecto que conlleve un crecimiento económico y la creación de empleo», defendieron tras indicar que el Gobierno autonómico exigirá que parte del beneficio de esta recalificación revierta en los sevillanos. De hecho, afirmaron que son conscientes de que el destino de esos suelos ya no puede ser industrial y que el uso terciario es el más indicado, no hay otra salida en estos momentos de crisis económica y de debilidad de las arcas públicas.

«No hay dogmas en lo económico, pero esta empresa se deslocalizó y no se le puede dar un beneficio puro y duro», subrayaron desde la Junta.

Además, estas mismas fuentes incidieron en que el Gobierno de PSOE e IU no va a participar en la confrontación política que «busca Juan Ignacio Zoido», al que le reclaman el proyecto con Altadis para poder empezar a negociar. En su opinión, dos no se pelean si uno no quiere.

«La Junta no está por la labor de fomentar la confrontación política porque no es rentable. Desde un punto de vista empresarial es una locura. Estamos abiertos al diálogo aunque haya que hacer renuncias como ocurrió para que abriese la mina de Aznalcóllar», apostillaron desde el Ejecutivo autonómico.

El alcalde, Juan Ignacio Zoido, reclamó el pasado lunes el visto bueno de la Junta e incluso su participación en el proyecto para dar uso a la antigua fábrica. En un intento por convencer a Díaz, recalcó que el proyecto es «para todos», «contra nadie», que «no tiene siglas, ni letra pequeña». Por eso le reclamó «lealtad institucional» a la presidenta .

  • 1