viernes, 22 febrero 2019
12:06
, última actualización
Local

La Junta explora cómo cerrar la subida fiscal más rentable

El PSOE-A y el grupo parlamentario socialista se pronunciaron ayer a favor de que se eleve la presión fiscal a los andaluces más ricos.

el 02 jun 2010 / 20:26 h.

TAGS:

Griñán concretará en el Parlamento su plan de ajustes

El Gobierno andaluz aún no tiene decidido si la semana próxima en el Parlamento y al concretar su plan de ajustes contra el déficit público anunciará una subida de impuestos a las rentas más altas."Se están haciendo cuentas", dicen, aunque esa es la letra que hoy suena en la música del plan antidéficit, informan desde el gabinete.

El Ejecutivo autonómico está tanteando seriamente tanto una reforma fiscal como una reestructuración del satélite de empresas públicas que rodean a la Junta -hasta 317 entes instrumentales (284 con participación mayoritaria), según los datos del Ministerio de Economía-.

El PSOE-A y el grupo parlamentario socialista se pronunciaron ayer a favor de que se eleve la presión fiscal a los andaluces más ricos. La consejera de la Presidencia, Mar Moreno, dijo que su Gobierno está a favor de que los que tengan más paguen más. Y el presidente de la Junta, a quien le corresponderá la última palabra, también se mostró favorable. Griñán hará el anuncio que toque en su primer Debate sobre el Estado de la Comunidad, que arrancará a partir del miércoles en el Parlamento después de dos años sin celebrarse por el cambio de presidente.

En una entrevista con Onda Cero, José Antonio Griñán aseguró ayer que su equipo está estudiando la posibilidad de subir la presión fiscal "pero también otras posibilidades sobre los tipos impositivos". El portavoz socialista en el Parlamento, Mario Jiménez, defendió que elevar los tributos a las rentas más altas sería una posición "coherente" con el replanteamiento de ingresos que enfrenta la Junta.

Las comunidades aumentaron su capacidad normativa sobre los impuestos tras la entrada en vigor del actual modelo de financiación autonómica. Desde entonces, pueden decidir sobre el 50% del IRPF y el IVA, además del 58% de Impuestos Especiales. En este escenario, son ya varias las comunidades que han apuntalado una reforma fiscal para elevar su recaudación. La primera en aprobarla ha sido Cataluña. También la ha anunciado Baleares y Asturias. Otras socialistas como Castilla La Mancha lo descartan.

Griñán fue uno de los presidentes autonómicos que presionó para que Zapatero incluyera entre sus medidas un impuesto para las rentas más altas. Un guiño electoral para los votantes más a la izquierda del PSOE que los militantes andaluces estaban convencidos de que era imprescindible. En ese contexto, sería poco comprensible que ahora la Junta no empleara el mismo instrumento que reclamó. Aunque desde el Ejecutivo autonómico aseguran que decidirán independientemente de esa medida y también de los planteamientos de otras comunidades. Lo que decidirán, avisan, serán los números.

Griñán se ha comprometido a asumir todas las medidas necesarias de consolidación fiscal, aunque ha advertido de que tres años es un plazo "excesivamente corto" para los ajustes que obligará a "sacrificios duros" y lastrará el despegue económico.Desde el PP, su líder en Andalucía, Javier Arenas, se mostró en contra de subir impuestos a las rentas más altas. Consideró que "todo lo que signifique más impuestos es menos empleo y todo lo que signifique amenazar a los creadores de empleo es negativo para las familias que están buscando un puesto de trabajo".

  • 1