Economía

La Junta frena con papeleo el campo de golf de Jaén

La familia Rentero lleva 10 años de lucha para invertir 15 millones y dar mil empleos.

el 29 jun 2011 / 20:32 h.

El proyecto del campo de golf de Jaén sigue en el hoyo del "papeleo" y las tensiones políticas. La familia Rentero tiene financiación y terrenos para edificar un complejo turístico de referencia en la región, pero aún no ha conseguido todas las bendiciones. Y eso que lleva una década pidiéndolas.

Tal y como está el "patio" económico parece irracional que exista una empresa dispuesta a invertir 15 millones en la capital -en una primera fase- y, después de casi diez años, aún no tenga los permisos para hacerlo. Hasta ahora, de nada han servido la previsión de crear un millar de empleos y la pulcritud del proyecto, que encaja con la nueva legislación autonómica que regula los campos de golf. Pese a que parece ilógico, esto ocurre en Jaén.

Ahora es la Consejería de Medio Ambiente la que "marea la perdiz" y pide un informe de interés turístico y permiso para la explotación del agua, pese a que el Ayuntamiento ya se lo concedió hace años.

La familia Rentero -con su sociedad Pradolivo- tiene la finca, la amplió y modificó el proyecto para cumplir la normativa -en el verano de 2009-, pero aún no ha conseguido poner ni la primera piedra. Incluso hay muchos que creen que si no fueran unos empresarios ligados a la tierra -poseen hoteles en Linares, Úbeda o Cazorla- ya habrían hecho las "maletas" a alguna otra ciudad.

Lo más sorprendente es que, si se hurga por las administraciones, aún no está la documentación necesaria para que empiecen los trabajos. Según pudo conocer Diario Jaén, existe aún una traba para que Medio Ambiente dé el informe definitivo que, prácticamente, conllevaría la "luz verde" a este proyecto empresarial.

La finca tiene agua, pero el proyecto requiere que se autorice el uso para este proyecto. El Ayuntamiento le dio el permiso, pero la Junta tiene claro que no es su competencia, sino de la entidad que regula este recurso en la comunidad. Por ello, ha de obtener el visto bueno.

En cambio, no se lo da hasta que la Consejería de Turismo emita un informe definitivo que certifique el interés turístico y empresarial para la capital. Cuando lo tenga, la entidad reguladora del agua se lo dará. Y, precisamente, aquí entrará el proyecto en su última fase, que consiste en acudir con estos dos documentos a la Consejería de Medio Ambiente. Precisamente, este departamento del Gobierno no ha mostrado inconveniente alguno, pero tampoco da el visto bueno definitivo. Simplemente, lo deja parado a la espera de más documentos.

Necesita los dos informes para dar el suyo definitivo. Sin duda, una gran "bola" burocrática, pese a que para el más común de los mortales suponga solo tres papeles para que llegue una inversión millonaria y se creen un millar de empleos, lo que supondría un revulsivo en el panorama económico y el mercado laboral jiennense, que está muy necesitado de planes como este.

Carlos Rentero -representante de la compañía y portavoz de la familia- aclara que tienen la concesión de agua desde hace cuatro años y que necesitan el informe de la Consejería de Turismo y otro de Obras Públicas para sacar el proyecto adelante.

  • 1