Local

La Junta garantiza a las Universidades el dinero para pagar las nóminas

El Ejecutivo atiende la petición de los rectores de reajustar las partidas para poder asegurar los sueldos.

el 24 dic 2013 / 00:40 h.

TAGS:

trio Fue el rector de la Hispalense, Antonio Ramírez de Arellano, quien lanzó un S.O.S a principios de mes durante la presentación de su informe de goberno al Claustro: con el Presupuesto presentado por la Junta, en 2014 no habría dinero suficiente para pagar las nóminas del profesorado universitario. Las cuentas andaluzas, aprobadas por el Parlamento el pasado jueves, consignan 1.031 millones de euros para el capítulo de gastos de personal de las diez universidades públicas andaluzas, 39 menos de los que éstas necesitan. Recientemente, el mismo Ramírez de Arellano planteó una propuesta de solución:si no hay más dinero, al menos que se reorganicen las partidas para que puedan detraerse recursos de otras y destinarlos a los sueldos. Una solución que, al parecer, ha aceptado el Ejecutivo, según anunciaron ayer el propio Ramírez de Arellano y su homólogo de la Pablo de Olavide, Vicente Guzmán. Ambos explicaron que en una reciente reunión de la Comisión Académica del Consejo Andaluz de Universidades, la Secretaría General de Universidades, Investigación y Tecnología de la Junta garantizó “reajustes” para la “sostenibilidad estructural” y la suficiencia financiera de las Universidades en 2014. Ello supondrá, entre otros aspectos, que mediante la detracción de otras partidas, la aportación de la Junta para gastos estructurales superará el déficit de 39 millones en la partida destinada a personal (en el caso de la Hispalense faltaban diez millones). La problemática se daba en tanto la Junta no cumpliría con su modelo de financiación, pues se destinaba el 1,036% frente al 1,05 % inicialmente previsto. No obstante, según los rectores, la Junta les ha informado de que se garantizará una dotación para el ejercicio 2014 al menos en la misma cuantía que el presente año 2013. A los 1.031 millones de euros consignados en la Ley de Presupuestos para el capítulo de personal se añadirá, en cumplimento del criterio de suficiencia previsto en el modelo de financiación, otras componentes o cantidades de otras partidas de la financiación general prevista para las universidades. Será en enero cuando se cierren los detalles de este proceso, para el que ahora se espera confirmación documental. Los rectores de las universidades sevillanas reconocieron que “ya hace tiempo” que la partida para los gastos de personal estaba por debajo de lo necesario pero hasta ahora podían afrontarlo mediante ahorros en gastos corrientes y otros. Sin embargo, “este año hemos tocado el fondo de lo que podíamos abordar”. Por ello, la reclamación a la administración andaluza pasaba por que se “reajustaran los números” para que ello fuera posible, algo a lo que finalmente la Junta ha dado luz verde. De esta manera, dentro de las distintas cantidades se dará la prioridad más importante al “sostenimiento estructural de las universidades”, por lo que, aunque la operativa debe ser más baja, ello se puede “complementar”. A ello se suma el compromiso de la Junta de repartir, antes de final de año, 150 millones para todas las universidades –inicialmente se anunciaron cien–, en cumplimiento del pago de la deuda que mantiene la Junta y que las universidades destinarán a los proveedores, “que nos llevan financiando de manera extraordinaria desde hace muchos meses”. Ramírez de Arellano confió en que ello permitiría entrar en una senda de “normalidad” en la tesorería, ya que también se han resuelto dos convocatorias de proyectos de investigación y ayuda a grupos investigadores donde se reconoce deuda a favor de las universidades que se pagará en 2014. Por su parte, Guzmán se mostró “tranquilo y expectante” e incidió en la conveniencia de “aplicar el modelo para favorecer la estabilidad universitaria”, en un año que saben que se presenta “muy difícil” pero pedían que fuese “tolerable” pues “llegábamos a dudar del funcionamiento corriente de la universidad”. Abogó ahora por estar “tranquilo” para planificar el nuevo modelo de financiación y las necesidades académicas.

  • 1