La Junta ignora el aviso del Consejo Consultivo y recurre la Reforma Local

Valderas cree que este organismo puede estar equivocado y dice que «lleva el paso cambiado» porque el recurso está avalado por cuatro autonomías, 2.000 ayuntamientos y 11 partidos.

Imagen-valderas Tal y como lo había anunciado el Gobierno andaluz, el vicepresidente y consejero de Administración Local y Relaciones Institucionales, Diego Valderas, presentará hoy el recurso de inconstitucionalidad contra la Ley de Racionalización y Sostenibilidad de la Administración local, conocida por reforma local, a pesar de que el Consejo Consultivo haya cuestionado esta medida. En concreto, de los 29 artículos que el Ejecutivo andaluz recurrirá ante el Tribunal Constitucional (TC), el órgano consultor ha puesto objeciones a17 y de ellas sólo cinco han sido aceptadas por el Gobierno andaluz. Valderas justificó ayer su decisión de seguir adelante con el recurso y de desoír al Consejo Consultivo porque a su entender este organismo «lleva el paso cambiado» y «puede estar equivocado». Para sustentar esta afirmación, el vicepresidente del Gobierno recordó que cuatro comunidades autónomas, 2.000 ayuntamientos y 11 formaciones políticas respaldan este recurso. Insistió en que la Junta tiene una posición «muy clara» en defensa del Estatuto de Autonomía de Andalucía, de la Ley de Autonomía Local y de las normativas locales que han emanado del Estatuto de Autonomía. «Y esa es la mayor», que van a defender, afirmó. Además, recordó que el Gobierno defiende sus competencias amparadas en las leyes de autonomía local (LAUA), de participación en los tributos de la comunidad autónoma (Patrica) y el derecho del estatuto. De hecho, el malestar que ha provocado la reforma local, que entró en vigor el 31 de diciembre del año pasado, ha movilizado a muchos ayuntamientos, incluso en algunos casos con los votos del PP como es el caso del granadino de Albuñuelas o con su abstención como ha ocurrido en los ayuntamientos también de la provincia de Granada de Almuñécar, Albolote, Monachil, Loja, Vélez de Benaudalla, Compotéjar y Albuñuelas. Esta rebelión de los municipalistas populares cuenta, en principio, con la comprensión del presidente del PP andaluz, Juan Manuel Moreno Bonilla, quien recordó que los ayuntamientos son «órganos autónomos» que toman sus propias decisiones y que, por tanto, no ha habido «ningún tipo de consigna» por parte del PP-A para que se sumen o rechacen iniciativas contra la reforma local, lo importante, insistió, es que estos consistorios saben de la «capacidad clara de diálogo» que los populares andaluces mantienen con el Gobierno central para que éste tenga en cuenta sus peticiones. Asimismo resaltó que esta capacidad de diálogo y escucha es «precisamente la grandeza de nuestra arquitectura institucional y política: que no tenemos dogma de fe». No obstante, afirmó que la reforma local era «necesaria» en tanto en cuanto la «pedían los ciudadanos» y los ayuntamientos «han asumido competencias» que no les correspondían, «bien por la presión ciudadana o bien por la incapacidad de las administraciones de no llegar». Por ello remarcó que era importante su aprobación para «racionalizar los recursos públicos» y para delimitar el «espacio competencial, especialmente, entre el mundo municipal y el autonómico».  Meter la quinta. En otro orden de cosas, en la rueda de prensa en la que Valderas anunció que se seguirá adelante con el recurso contra la reforma local también hizo un balance de los dos años del Gobierno andaluz. Indicó que se encontraba «moderadamente» satisfecho por el trabajo realizado, pero asumió que en este tiempo sólo se han impulsado 11 leyes y de ellas sólo cinco de las 28 que se incluyen en el acuerdo del pacto de gobierno entre IU y PSOE, por ello indicó que en estos dos años que quedan «habrá que meter la quinta» porque prometió cumplir con lo prometido.

  • 1