Local

La Junta impulsará un pacto para endurecer la ley estatal antitabaco

La Junta ve una "epidemia" en el consumo de tabaco, que causa 10.000 muertes al año en Andalucía. Aunque admite que la ley estatal antitabaco ha reducido este hábito, cree que la norma debería endurecerse. Para "ampliar" el nivel de restricción de la ley, impulsará una "alianza social" y con otras comunidades. Foto: EFE.

el 15 sep 2009 / 20:39 h.

TAGS:

La Junta ve una "epidemia" en el consumo de tabaco, que causa 10.000 muertes al año en Andalucía. Aunque admite que la ley estatal antitabaco ha reducido este hábito, cree que la norma debería endurecerse. Para "ampliar" el nivel de restricción de la ley, impulsará una "alianza social" y con otras comunidades.

El tabaco y la obesidad son los dos grandes problemas sanitarios en Andalucía. Por culpa del primero mueren al año 10.000 personas y el tratamiento de las enfermedades que padecen los fumadores dejan un agujero económico a la sanidad pública. Si en 2010 se rebajara un 3% el número de personas que fuman, la Junta se ahorraría más de dos millones de euros en gastos médicos, según datos de la Consejería de Salud.

Este departamento hizo balance de la aplicación de la ley estatal antitabaco, que entró en vigor en enero de 2006, una norma que, a juicio de la secretaria general de Salud Pública y Participación, Josefa Ruiz, supuso "un gran logro" porque impuso la prohibición de fumar en los centros sanitarios, en los lugares de trabajo y en algunos locales de ocio. En estos tres años se han vendido diez millones de cajetillas menos, pero el consumo general se mantiene: un 31% de la población fuma diariamente. En 2008 sólo se ha recortado el hábito entre los adolescentes.

La norma obliga a los establecimientos de más de 100 metros cuadrados a ser libres de humo, pero los locales pequeños pueden elegir. La mayoría se decanta por permitir fumar a sus clientes. "En los locales pequeños es donde encontramos más dificultades", admitió Josefa Ruiz. Una de las prioridades de la consejería en 2009 será conseguir que no se fume en ningún lugar de ocio, independientemente de su tamaño. Para ello, además "motivar" a los empresarios para que "se enganchen" al aire limpio, la Junta "trabajará" con otras comunidades para promover cambios en la ley estatal y hacerla más restrictiva.

Cataluña ha pedido al Gobierno lo mismo e, incluso, se planteó endurecer la aplicación de la norma en la comunidad, algo a lo que finalmente renunció. La secretaria general aseguró que es "difícil" que la ley se endurezca si no hay "apoyo social". Concienciar a los ciudadanos para que demanden espacios donde no se fume será otra de las líneas básicas de actuación.

Inspecciones. La ley introdujo una novedad importante: las inspecciones de establecimientos de más de 100 metros y las consiguientes multas a los que no reúnan los requisitos. En estos tres años, Salud ha realizado 20.000 controles en locales hosteleros, 18.000 de ellos en 2008. El 90% de los bares o restaurantes cumplían con la normativa en la primera o segunda visita. Desde 2006, la consejería también ha recibido 1.500 denuncias de ciudadanos que detectaron alguna irregularidad en los locales. Han desencadenado 283 sanciones, la mayoría graves.

En 2008, unas 300.000 personas han pasado por algún programa de la Junta para dejar de fumar y alrededor de un 20 ó 25% lo ha logrado. Ruiz destacó que el uso de las nuevas tecnologías, sobre todo internet, facilita que se pueda decir adiós al tabaco, un hábito que calificó de "epidemia".

  • 1