Economía

La Junta incentivará a las empresas agrarias que acometan ya fusiones

Hasta ahora, sólo se incentivaban los estudios para la fusión, pero en las próximas semanas se aprobará una orden de ayudas con tres líneas distintas de financiación. La más importante, la que trata de compensar las diferencias de capital que dificultan las operaciones entre cooperativas.

el 14 sep 2009 / 23:15 h.

Hasta ahora, sólo se incentivaban los estudios para la fusión, pero en las próximas semanas se aprobará una orden de ayudas con tres líneas distintas de financiación. La más importante, la que trata de compensar las diferencias de capital que dificultan las operaciones entre cooperativas.

Dinero para animar a los matrimonios. La Consejería de Agricultura aprobará en las próximas semanas una orden de incentivos que, por vez primera, incluye ayudas no para los estudios de fusiones de empresas agroalimentarias andaluzas, como hasta ahora, sino para que estas operaciones realmente se ejecuten.

Son tres líneas distintas de financiación, según adelanta Ricardo Domínguez, director general de Industrias y Calidad Agroalimentaria. Objetivo de todas, reducir la atomización del tejido productivo regional, en especial entre las cooperativas.

La primera de ellas atañe a un incremento adicional en las subvenciones para aquellos proyectos empresariales que, para su desarrollo, exijan la fusión o colaboración entre dos o más empresas. Será, en concreto, del 5%. Pero, sin restarle importancia, quizás éste no sea el pastel más jugoso.

En efecto, existe otro que trata de compensar en parte, vía subvención, las diferencias de capital entre una cooperativa y otra, para que así haya una fusión entre iguales y no una absorción pura y dura. En concreto, explica Domínguez, consistiría en asignar a la más pequeña, en este caso, la que tiene una cuantía menor en lo que a la aportación financiera de los socios se refiere, en torno al 20% del dinero necesario para subir, e incluso alcanzar, el nivel de la más grande. Si no se igualan, al menos se acercan para limar asperezas a la hora de afrontar tal unión.

Para esta última iniciativa, la partida inicial que la Consejería de Agricultura pondrá sobre la mesa será de 4 millones de euros, y a las ayudas se acudirá a través de un proceso de concurrencia competitiva, que no es otra cosa que aplicar un baremo a los proyectos que se presenten.

Hasta ahora, todo para cooperativas y empresas con menos de 750 trabajadores y por debajo de los 250 millones de euros de facturación, que son las que se pueden acoger a la financiación del Plan de Desarrollo Rural (PDR) hasta 2013. Pero, ¿qué ocurre con las más grandes? Ricardo Domínguez señala que se abrirá también "una pequeña línea de apoyo" para estas compañías agroalimentarias, para que constituya "un atractivo más" a la hora de atraer a Andalucía a "grupos importantes que quieran instalarse aquí y generen economía y empleo".

gran interés. Una vez desatascada la ventanilla de las ayudas, que estuvo cerrada dos años por la acumulación de expedientes sin resolver, la Consejería de Agricultura ha recibido en la última convocatoria, abierta el verano pasado, 800 proyectos agroindustriales que aspiran a acogerse a tal amparo financiero público. Suman una inversión total superior a los 1.050 millones de euros, de los que entre una quinta y una cuarta parte serán subvenciones, indica el director general.

Domínguez se ha comprometido a despachar los expedientes antes del próximo verano, con el fin de que el cambio de legislatura -las elecciones autonómicas andaluzas son en marzo- no acarreen una nueva parálisis en este departamento.

A lo largo de 2007, y según los datos del director general, se han resuelto "todos" los expedientes -quedan aún "algunos" por abonar, si bien lo atribuye a "justificaciones [de inversiones o gastos] pendientes" por parte de empresas- que correspondían a las convocatorias de 2003 y 2004. Para una inversión global de 1.197 millones de euros, sobre 1.250 proyectos presentados, la aportación pública ha sumado 310 millones, de ahí que la media sea el 24%.

Ricardo Domínguez, asimismo, considera que este año marcará un antes y un después en los proyectos de fusión de empresas agroalimentarias, "como ya se percibe en los proyectos presentados a la actual convocatoria de ayudas". Es más, agrega, las firmas, y en especial las cooperativas, esperaban como agua de mayo esta convocatoria, para que, así, sus matrimonios se vieran gratificados con subvenciones.

En los expedientes que ahora se tramitan, el director general de Industrias y Calidad Agroalimentaria dice haber constatado una mayor apuesta por la I+D+I, en concreto hacia los productos de cuarta y quinta gama (esto es, precocinados, platos preparados, etcétera) y, especialmente, en las frutas y hortalizas. Tal tendencia, añade, requerirá una mayor coordinación con la Consejería de Innovación, Ciencia y Empresa, de forma que si el componente de I+D+I es muy elevado, esta última sea la que conceda las ayudas y salgan fuera del Plan de Desarrollo Rural (PDR).

  • 1