Local

La Junta intentará hacerse con la custodia del bebé del Cerezo

Igualdad retomará el proceso de desamparo sobre su madre y sus tías desestimado el año pasado.

el 06 sep 2011 / 13:22 h.

TAGS:

-->

La Consejería para la Igualdad y el Bienestar Social de la Junta de Andalucía reabrirá el proceso de "desamparo cautelar" iniciado en marzo de 2009 sobre la madre y las tías del bebé que cayó el pasado sábado desde un cuarto piso en el barrio de El Cerezo,  en la calle Playa de Chipiona. Este procedimiento, parado por decisión judicial en noviembre de 2010, se amplió sobre la pequeña en cuanto ésta nació. Ahora, según anunció ayer la consejera del ramo, Micaela Navarro, se retomará con el objetivo de "proteger a los menores por encima de cualquier otra circunstancia" y podría terminar en la retirada de la custodia a su madre.

"Cuando hay una sentencia que paraliza el proceso, evidentemente, hay que acatarla, pero desgraciadamente hemos visto cómo pocos meses después se ha producido otro lamentable hecho relacionado con esta familia, por lo que ahora hay que ponerlo en conocimiento de la Fiscalía para que actúe también en consecuencia", esgrimió la consejera.

En estos momentos, la Consejería para la Igualdad y Bienestar Social está "recopilando toda la información" existente sobre la familia del bebé y sobre las circunstancias que provocaron su caída -varios vecinos aseguran que han visto en muchas ocasiones a la pequeña sola asomada a la ventana- para dirigirla "a la Fiscalía o al juzgado" porque, según recordó la consejera, son estas instancias las que deben decidir "qué actuaciones hay que seguir" en este caso.

"Nuestra obligación es velar por encima de cualquier otra cosa por los derechos y el bienestar de los menores, sobre todo a raíz de las circunstancias de esta familia, con la que ya se empezó a trabajar en 2009", insistió, por lo que, de momento y mientras comienza la vía judicial, "la Junta abre el expediente administrativo de desamparo, que es nuestra vía para actuar", puntualizó.

En principio, los agentes de la Policía Nacional que investigan el suceso, ocurrido el pasado sábado a las 20.15 horas, creen que se habría producido de forma fortuita y podría deberse a un descuido. El bebé, al parecer bajo el cuidado de una de sus tías y el novio de ésta -según fuentes municipales-, se subió a una silla y se asomó a la ventana desde la que se precipitó a la calle. Primero impactó sobre el capó de un coche, que, según los médicos, pudo amortiguar el golpe y de aquí al suelo.

Los vecinos, alertados por los gritos de los familiares de la pequeña, avisaron al 112 y se acercaron a asistirle. Según varios testigos, el bebé se mantuvo consciente en todo momento, "lloraba y tenía sangre".

EXPLICACIÓN MÉDICA. La corta edad del bebé, el coche sobre el que impactó inicialmente y, probablemente, la postura en la que dio contra el suelo han contribuido a que resultara prácticamente ileso de la caída que protagonizó el pasado sábado desde un cuarto piso en la calle Playa de Chipiona.

No obstante, profesionales médicos no dudan en hablar de "milagro" porque "lo normal es que, cayendo de un cuarto, se fracturara los huesos del cráneo, que son los primeros que calcifican", explicó ayer una pediatra de Atención Primaria a El Correo.

En el mismo sentido se manifestaron fuentes del Hospital Virgen del Rocío: "No existe una razón médica" que explique por qué un adulto -aunque se han producido casos en los que también han resultado ilesos- puede perecer en una caída de estas características y un bebé sale ileso.

En cualquier caso, explican los facultativos, la matriz ósea de los niños está compuesta por cartílagos, muchos más elásticos que los huesos ya  calcificados, aunque "tienen el conducto de calcificación" -donde se depositan las sales minerales-. Este proceso de osificación se prolonga durante toda la vida de la persona: "los huesos crecen en longitud y grosor continuamente". Cuanto más duros son, más proclives a la rotura.

"La fractura más habitual de los niños es la que se produce por maltrato y es conocida como fractura de tallo verde o de bambú". En estos casos, lo que se parte es el periocio, que es la capa que recubre los huesos, una especie de molde elástico del hueso como tal.

Además, al caer sobre una superficie elástica, el capó de un coche, que se deforma con la presión, "no transmite la presión a los huesos".

  • 1