Local

La Junta investiga si hubo negligencia en la caída del bebé

La pequeña, que se precipitó el sábado a la calle desde un cuarto piso, recibirá hoy el alta médica tras superar las 48 horas en Observación.

el 04 sep 2011 / 14:37 h.

TAGS:

Dos agentes de la Guardia Civil de Tráfico trabajan en el lugar donde un camión y un vehículo han chocado.
-->--> -->

Continúa consciente y no se han apreciado lesiones ni fracturas en su cuerpo, "estable y con una evolución positiva", según el parte médico, pero los facultativos del Hospital Infantil del Virgen del Rocío decidieron ayer prolongar la estancia en el área de Observación del bebé de 16 meses que el pasado sábado se cayó este sábado desde un cuarto piso en la calle Playa de Chipiona, en el barrio de El Cerezo, para completar el periodo preventivo de 48 horas, que se cumplía ayer por la tarde. Por lo que el alta médica, esperada para ayer por la mañana, se producirá hoy.

Entretanto, la Delegación Provincial para la Igualdad y Bienestar Social de Sevilla de la Junta de Andalucía espera conocer los informes judiciales sobre los hechos acontecidos el pasado sábado para "ver si procede actuar".

En este sentido, el delegado provincial para la Igualdad y Bienestar Social, Manuel Gálvez, explicó ayer a Europa Press que "ahora mismo" se desconocen las circunstancias de los hechos y si han existido negligencias. Así, "si procede en función de los contenidos de los informes judiciales, actuaremos", añadió.

Si bien, Gálvez recordó que la Delegación ya había investigado a esta familia. Así, en marzo de 2009, la Delegación inició un procedimiento de desamparo sobre la madre del bebé y sus dos hermanas, por aquel entonces menores de edad. Este proceso, iniciado por la Junta de Andalucía a tenor de los informes recibidos por instituciones públicas y privadas sobre las circunstancias familiares de las mismas, contó con la oposición de la madre de las tres niñas y abuela del bebé.

Durante el tiempo que transcurrió el procedimiento de desamparo y el pronunciamiento judicial, tuvo lugar el nacimiento del bebé, por lo que se acordó entonces "un inicio de desamparo de éste fundamentado en las mismas circunstancias que el de la madre y las tías", precisó.

El juzgado, según recordó Gálvez, estimó los recursos de la abuela del bebé y dio la razón a ésta, por lo que la Delegación dio estricto cumplimiento a la resolución y se revoca el procedimiento de desamparo, así como el inicio de acuerdo sobre el bebé.

Del mismo modo, señaló que el procedimiento de desamparo de las tres menores se inició como consecuencia de la existencia de informes de órganos públicos, servicios sociales y entidades privadas que "hacían dudar del tratamiento que estaban recibiendo las niñas", causa que lleva a los técnicos de la Delegación a creer "procedente" iniciar el procedimiento.

La sentencia, con fecha de noviembre de 2010, da la razón a la madre de las niñas y abuela del bebé, restituyéndose así a las menores en el núcleo familiar.

De momento, fuentes de la Policía Nacional creen que el suceso, ocurrido el sábado a las 20.15 horas, se habría producido de forma fortuita. El bebé, al parecer bajo el cuidado de una de sus tías -según fuentes municipales-, se subió en una silla y se asomó a la ventana, desde donde cayó a la calle. Impactó sobre la carrocería de un coche, que, al parecer, amortiguó el golpe, y de aquí al suelo.

Los vecinos, alertados por los gritos de los familiares de la pequeña, avisaron al 112 y se acercaron a asistirle. Según varios testigos de los hechos, el bebé estuvo en todo momento consciente, aunque "lloraba y tenía sangre". Los servicios de emergencias sanitarias tuvieron que atender también a los familiares de la niña ante el estado de nerviosismo que presentaban por la envergadura de la caída.

La abuela y las tías del bebé evitaron ayer hacer declaraciones por temor al acoso mediático, no quisieron aclarar las circunstancias del accidente ni la situación familiar en la que se encuentran y que denunció el delegado de Igualdad. La madre de la niña no se apartó en ningún momento de la cama de su hija.

UN MILAGRO. "Un milagro, no tiene otra explicación", comentaban convencidas las vecinas de la calle Playa de Chipiona. La noticia había corrido rápidamente por el barrio el mismo sábado, pero la apertura de los comercios ayer daba pie a nuevas conversaciones y la presencia de los medios de comunicación las animaba.

En la tienda de congelados situada en los bajos del mismo bloque donde vive la familia - de origen boliviano- del bebé accidentado, la dependienta no se atrevía a aventurar cómo había ocurrido todo, pero aseguró que la abuela es cliente habitual y siempre va con la pequeña a comprar, "desde que nació, empezó a venir por la tienda, que es el tiempo que llevan viviendo aquí".

También para los facultativos esto parece un milagro. "No hay una razón médica ni científica" -comentaban fuentes hospitalarias- para explicar que un bebé de 16 meses resulte ileso de una caída así.

  • 1