Local

La Junta vincula la visita del Pentágono al ébola y veta su acceso a hospitales

El Ejecutivo andaluz exige saber el protocolo contra el virus antes de autorizar la entrada de un alto cargo del Gobierno estadounidense al hospital de Jerez

el 21 oct 2014 / 13:11 h.

TAGS:

ROTA, LISTA PARA RECIBIR AL PRIMER DESTRUCTOR DEL ESCUDO ANTIMISILES DE OTAN La Junta está convencida de que «la visita relámpago» de un alto funcionario del Pentágono al hospital de Jerez, en principio prevista para hoy, está relacionada con las operaciones de EEUU para desalojar a enfermos de ébola de países africanos a través de las bases militares de Rota (Cádiz) y Morón (Sevilla). El gabinete de Susana Díaz no se cree, como sostiene la embajada estadounidense en España y reitera el Gobierno central, que se trate de una «visita rutinaria», de modo que vetará el acceso del funcionario al hospital de Jerez hasta que no conozcan el protocolo contra el ébola para transmitir tranquilidad. «No se va a producir ninguna visita a un hospital público en tanto en cuanto la Junta no conozca el protocolo para dentro y fuera de las bases», dijo ayer el portavoz, Miguel Ángel Vázquez. El pasado fin de semana, la delegada del Gobierno en Andalucía, Carmen Crespo, envió un whatsapp al consejero de Presidencia, Manuel Jiménez Barrios, para informarle de que el protocolo a seguir en las bases militares será el que establece la Organización Mundial de la Salud (OMS). «¿Le parece razonable que la comunicación entre dos gobiernos sea vía whatsapp? No parece procedente», se quejó Vázquez, y añadió que la falta de información «alerta a la ciudadanía». El escepticismo de la Junta se ha acrecentado desde que el lunes se supo que un miembro del Pentágono ha solicitado al hospital de Jerez por correo electrónico visitar sus instalaciones. EEUU tiene 3.000 soldados desplegados en países africanos donde se ha detectado ébola, y la semana pasada anunció que usará las bases de Rota y Morón como escala de los militares. España apoya la misión, y también Andalucía, pero la operación apareció en prensa antes de que el Gobierno informara a Díaz. Ésta trasladó su malestar, poco después, al embajador estadounidense en España, James Costos, cuando visitó Sevilla. JUNTA NO PERMITIRÁ VISITA AL HOSPITAL DE JEREZ MIENTRAS NO CONOZCA PROTOCOLOEl tira y afloja entre Gobierno y Junta se tensó el lunes. Ese día se supo que el pasado miércoles 15, la directora del hospital de Jerez recibió un correo electrónico del hospital naval de la base de Rota anunciando la «visita relámpago» de la doctora Karen Guice, subdirectora adjunta de Asuntos Sanitarios del Departamento de Defensa de EEUU. «El objetivo de la visita», reza el email, es «conocer de primera mano algunas de vuestras dependencias, como la sala de Urgencias, la UCI de adultos y cualquier servicio que consideréis oportuno». El mensaje alertó porque no es el procedimiento habitual para solicitar una visita oficial, ya que éste debe autorizarlo la Consejería de Sanidad. El departamento de Sánchez Rubio relacionó la visita con la operación contra el ébola, calificó el hecho de «intolerable», acusó al Gobierno de deslealtad institucional (no mencionó a las autoridades norteamericanas) y avisó de que no autorizaría la visita al hospital. El embajador de EEUU desvincula esta visita con el ébola. Ese mismo lunes, la base de Rota envía un segundo email al hospital de Jerez aclarando que también quieren ver el área de obstetricia y los paritorios. Crespo acusa a la Junta de haber cometido un «error» de interpretación, y dice que las autoridades americanas de Rota sólo quieren «conocer su capacidad de prestar atención ginecológica de urgencia a los miembros de la base». Las explicaciones no convencen a la Junta. «Una visita rutinaria no se hace de forma relámpago a un hospital que lleva enclavado en Jerez 40 años», ironizó Vázquez. A última hora del lunes, el ministro de Defensa, Pedro Morenés, telefoneó a Díaz para garantizarle que habrá una comunicación más estrecha sobre este asunto a partir de ahora. Los interlocutores con Madrid serán los consejeros de Salud y de Presidencia, María José Sánchez Rubio y Manuel Jiménez. Pese a todo, el portavoz de la Junta afeó ayer al Gobierno que haya «tardado siete días» en coordinarse con el Ejecutivo andaluz.

  • 1