Local

La Junta ordena el cierre del inmueble de Diego de Riaño

La Junta desequilibró ayer el pulso entre Gobierno local y sindicatos sobre el edificio de Diego de Riaño a favor de los representantes de los trabajadores. Tras encargar otra inspección, la Delegación de Empleo decretará el cierre del edificio, a la espera de un certificado que acredite su seguridad. Las áreas de Mujer y Salud vuelven a estar paradas.

el 16 sep 2009 / 02:24 h.

TAGS:

La Junta desequilibró ayer el pulso entre Gobierno local y sindicatos sobre el edificio de Diego de Riaño a favor de los representantes de los trabajadores. Tras encargar otra inspección, la Delegación de Empleo decretará el cierre del edificio, a la espera de un certificado que acredite su seguridad. Las áreas de Mujer y Salud vuelven a estar paradas.

En la reunión celebrada ayer en la Delegación Provincial de Empleo, hubo más que una disparidad de criterios técnicos. La Junta de Andalucía se alineó con los sindicatos y consideró insuficientes todos los informes presentados por el Gobierno local -dos de Edificios Municipales, uno de Bomberos y otro de Intec- que avalaban la reapertura del edificio acordada el pasado miércoles. Tras la sesión -en la que hubo más de un reproche- se encargó una nueva revisión del inmueble realizada por técnicos de la Inspección de Trabajo, cuyas conclusiones iniciales llevaron a la Delegación de Empleo a promover el cierre del edificio municipal, al menos hasta que el Ayuntamiento cuente con un certificado adecuado que garantice la seguridad.

Esta decisión se ve además reforzada por una medida adoptada por los sindicatos -e incluso recomendada por el Gobierno local para cerrar este conflicto-: la solicitud de un decreto de paralización de actividad, presentado ayer en la Delegación del Gobierno de la Junta de Andalucía. Esta petición obliga a la Administración a responder en un plazo de 24 horas y determinar el futuro del inmueble. La validez de esta resolución queda mermada por la intervención de la Junta de Andalucía.

La consecuencia de estas dos circunstancias -la orden de cierre y el decreto de paralización de actividad- es que el regreso a la actividad de los cerca de 200 trabajadores del edificio de Diego de Riaño, queda reducido a sólo un día: la jornada de ayer. Los trabajadores cruzaron a primera hora de la mañana sus puertas, en las que estaba colgado un folio con la resolución adoptada el día anterior por el delegado de Recursos Humanos en funciones, Joaquín Díaz: reincorporación inmediata a los puestos de trabajo. Pese a esto, durante toda la mañana, fueron habituales las conversaciones en los pasillos y en la puerta del inmueble, sobre todo a raíz de la llegada a mediodía de los técnicos de la Junta de Andalucía y los delegados de Prevención de Riesgos Laborales para revisar el inmueble.

A la espera de las conclusiones definitivas de esta inspección, desde el Gobierno local mostraron ayer su disposición a recurrir cualquier medida que suponga la paralización de la actividad en el inmueble, ya que los responsables de Edificios Municipales y de Patrimonio -Joaquín Díaz y Alberto Moriña- consideran garantizada la estabilidad del mismo al menos durante el tiempo que se tarde en habilitar las nuevas dependencias en la parte superior del edificio del Metrocentro. El expediente se inició el pasado lunes de Feria y está previsto que se resuelva en los próximos seis meses. El objetivo de los dos delegados es que mientras el traslado se produce se realicen revisiones mensuales de la estabilidad del edificio para tranquilizar a los empleados.

En caso de que el Ayuntamiento quiera seguir adelante con sus planteamientos -en parte motivados confianza en los informes, y en parte porque no hay ubicaciones claras para trasladar a los trabajadores- tendrá que recurrir las decisiones que adopte la Junta de Andalucía y la Delegación del Gobierno y enfrentarse a los sindicatos que ya han anunciado su decisión de reunirse en la puerta del edificio hoy por la mañana para evitar que no entre ninguno de los trabajadores. Así lo expresaron ayer representantes de UGT y CCOO.

Desde los sindicatos profesionales de Policía y Bomberos la actitud fue aún más crítica al no ser convocados a la reunión celebrada en la Delegación Provincial de Empleo. En un comunicado anunciaron el inicio de acciones administrativas y judiciales contra el Gobierno municipal si éste persiste en su intención de reabrir el edificio municipal.

Los sindicatos detallaron además el contenido de una conversación con el jefe de servicios de Edificios Municipales en la que éste supuestamente elude hacerse responsable del contenido del informe técnico de este área que avala la reapertura del inmueble. Éste es precisamente uno de los grandes problemas de este conflicto con tantos rasgos laborales como políticos: ni Emilio Carrillo, en su momento, ni los sindicatos, ni la Junta de Andalucía quieren asumir una decisión que afecta a la seguridad de casi 200 personas. Sólo Joaquín Díaz ha mostrado públicamente su confianza en los informes realizados por los técnicos municipales.

  • 1