Local

La Junta prevé revisar cómo se estudia la Guerra Civil en Secundaria

La Ley de Memoria Democrática, que aprobará el Consejo de Gobierno en febrero, introducirá material escolar que “actualice un relato histórico mal explicado en las aulas”

el 27 sep 2012 / 20:00 h.

TAGS:

El cantaor José Valencia.

El Gobierno andaluz, a través de la Ley de Memoria Democrática, prevé incorporar a las clases de Secundaria y Bachillerato material escolar complementario que permita "revisar, actualizar y naturalizar el relato histórico de la República, la Guerra Civil y la Dictadura". El anteproyecto de ley, que previsiblemente será aprobado en Consejo de Gobierno en febrero, incluirá esta propuesta, que se articulará a través de un convenio de colaboración con la Consejería de Educación.

Los contenidos didácticos tendrán una "perspectiva actualizada y democrática", y estarán enfocados hacia el departamento de Ciencias Sociales. Los docentes de Historia, Filosofía, Ciencias Sociales o incluso Educación para la Ciudadanía y Lengua podrán acceder a ellos "voluntariamente" para complementar el currículum de sus asignatura. Serán los Centros de Profesores (CEP) quienes trabajen en el diseño y el formato de los mismos, que pueden ir desde simples unidades didácticas hasta trabajos en grupo para alumnos, investigaciones dirigidas, bancos de información, etc...

"Ni la II República ni la Guerra Civil ni, sobre todo, el periodo de Dictadura franquista están suficientemente incorporados ni desarrollados en los libros de texto de Secundaria", sostiene el director general de Memoria Democrática, Luis Naranjo, dependiente de la consejería que dirige Diego Valderas (IU). Naranjo se ha reunido con una docena de asociaciones de Memoria Histórica, que han participado con sus propuestas en el texto de la ley. Su conclusión es que "entre los estudiantes de Secundaria y Bachillerato, hay un déficit de información científico sobre este periodo de la Historia de España". "El fin de estos materiales didácticos es profundizar en los hechos objetivos incorporando las investigaciones que se han publicado desde la década de los noventa a la actualidad", advierte.

Naranjo admite que la enseñanza de estos temas en la escuela genera recelos, pero insiste en que la revisión de la Historia contemporánea de España se hará "con datos científicos y no con ideas preconcebidas". "No se trata de politizar, pero desde luego queremos subrayar los valores democráticos. Hay que contar a las claras que la Dictadura de Franco no fue sólo el periodo de desarrollismo económico que algunos han vendido. Durante 40 años hubo represión y violencia y falta de derechos humanos", resume.

Naranjo es profesor de Historia. Formó parte del grupo de profesionales a los que la Consejería de Educación encargó el diseño del currículum andaluz del área de Ciencias Sociales, primero en la Logse, de 1990, y más recientemente en la LOE, de 2006. "A veces los profesores de Historia hemos hecho la prueba de pedir a los alumnos que citen a tres dictadores, y mencionan a Hitler, a Mussolini, a Stalin, a Pinochet o a Castro, pero muy pocos a Francisco Franco", advierte.

La revisión de la Guerra Civil y la Dictadura a través de material didáctico complementario es un primer paso, pero no el único. El borrador de la Ley de Memoria Democrática contempla la modificación normativa de la orden de contenidos mínimos de la ESO y el Bachillerato. "Si hay acuerdo político, el objetivo final será introducir la actualización de estos contenidos en el currículum, a través de una norma andaluza", dice Naranjo, aunque advierte de que esta idea aún está muy verde.

De todas formas, la modificación del currículum andaluz llega en el peor momento posible. El Gobierno acaba de presentar una reforma educativa que retira competencias a las comunidades en el diseño de los contenidos educativos. Andalucía controlaba hasta ahora el 35% del horario lectivo, y pasará a tener el 25%.

  • 1