Local

La Junta promete que en 2010 los ayuntamientos tendrán sus leyes

el 16 sep 2009 / 08:01 h.

TAGS:

Al margen de que la crisis mande, la agenda política del Gobierno andaluz promete tener escrita en letras mayúsculas la palabra ayuntamientos. El presidente de la Junta, José Antonio Griñán, se comprometió ayer a aprobar en 2010 -en la antesala de las elecciones municipales- las dos leyes locales que están en la cartera del Ejecutivo desde hace ya casi dos décadas.

La ley de régimen local regulará las competencias de los ayuntamientos y consumará el traspaso de materias de la Junta a los entes locales. La ley de participación de los ayuntamientos en los tributos del Gobierno andaluz dará un respiro a las castigadas arcas locales y mejorará algo la financiación municipal. Ambas fueron prometidas al inicio de la legislatura por el entonces presidente, Manuel Chaves, para 2009.

El cambio de Gobierno conllevó un retraso y el consejero de Gobernación, Luis Pizarro, puso en marcha un grupo de trabajo en el Parlamento para buscar el consenso político con PP e IU. Se abrirá también el diálogo con el PA. Entonces se aseguró que las leyes estarían antes de las elecciones municipales. Precisamente ayer el grupo en la Cámara retomó sus trabajos. Confían en tener un primer dictamen antes de final de año. Será en el primer semestre de 2010 cuando estén definitivamente aprobadas las normas, garantizó ayer Griñán, quien se esforzó mucho por desligarse del retraso anunciado por el Gobierno de Zapatero.

El Ejecutivo de la nación admitió en julio, tras resolverse la financiación autonómica, que su ley de financiación local no podrá estar aprobada "antes de 2011", lo que sembró la alarma en los alcaldes, hartos de ser los eternos postergados. A pesar de que la Junta lleva años defendiendo que no podía legislar después del Gobierno porque tenía que ser el Estado quien marcara los límites, ayer Griñán dio un giro radical a ese discurso. Su Ejecutivo se adelantará al marco estatal. "No nos va a influir ese retraso en nuestro calendario", aseguró.

Junto a estas dos normas, la ley del agua -que se espera en el Parlamento este mes- será la otra gran prioridad legislativa. Para todos estos asuntos, y también para sellar una gran alianza en educación, Griñán tendió una vez más la mano a la oposición y ofertó diálogo. Su intención, según defendió, es mantener estos asuntos al margen de la crispación política. No va a ser fácil. Tanto PP como IU han anunciado ya movilizaciones de sus alcaldes en la calle este otoño y avisan de que los ayuntamientos son los más castigados por la crisis. Griñán emplazó a buscar el acuerdo en el Parlamento.

Para empezar y en contra de la acusación en la que el PP insiste en los dos últimos meses, Griñán ha pedido a todos sus consejeros que pidan comparecer en la Cámara para demostrar "con datos objetivos" que la Junta no discrimina en las transferencias a los ayuntamientos de la oposición.

  • 1