Local

La Junta propone que ir a la ópera, al cine o comprar un libro desgrave

La futura Ley de Mecenazgo permitirá descontar del tramo autonómico del IRPF el consumo cultural.

el 26 sep 2012 / 19:26 h.

TAGS:

El consejero de Cultura, Luciano Alonso, avanzó ayer algunos detalles sobre la nueva Ley sobre Mecenazgo de Andalucía en la que está trabajando la Junta, cuyo borrador recoge medidas para una nueva forma de participación en la financiación de la cultura a través del micromecenazgo o para extender los incentivos fiscales a personas y entidades con ánimo de lucro. Es en este último apartado donde se presentan las medidas más novedosas y que persiguen amortiguar de alguna manera la subida del IVA cultural, un camino ya emprendido por otros gobiernos autonómicos como el de Extremadura. Entre otras cuestiones, se plantea que el consumo cultural -cine, conciertos, libros...- pueda desgravarse en el tramo autonómico del IRPF.

Otra de las novedades será la microfinanciación o micromecenazgo, es decir, la deducción en la cuota de la Renta de las Personas Físicas (IRPF) de una cantidad hasta un máximo de lo invertido en actividad cultural. Según el consejero, se trata de "una de las formas más directas de participación de los ciudadanos en la cultura".

También destaca los incentivos directos a la inversión y al consumo cultural. "Comprar un cuadro es una inversión, comprar una entrada para la ópera es consumo cultural, pero en ambos escenarios se podría aplicar una deducción hasta un máximo por inversión y consumo cultural", explicó como ejemplo el consejero.

Durante la conferencia inaugural de las jornadas profesionales Patrocinio y Mecenazgo: creatividad y financiación. Fórmulas de comunicación e imagen, organizada por la Asociación de la Prensa de Sevilla, y entre cuyos patrocinadores está El Correo, se abordaron estas y otras cuestiones. La nueva Ley, según Alonso, incorporará una serie de medidas, algunas "pioneras y novedosas", para estimular la inversión y el consumo cultural, al tiempo que animará a la participación de instituciones, colectivos y empresas en el sector.

Desde el convencimiento de que "una posible pérdida de recaudación fiscal se compensa con un mayor dinamismo en la actividad cultural", reconoció Alonso, la consejería está trabajando en las bases para un futuro proyecto de ley que podría incorporar cerca de una veintena de medidas, entre las de naturaleza fiscal y de carácter no tributario.

Sobre la actual Ley de Mecenazgo 49/2002, dijo que "los incentivos fiscales se han demostrado insuficientes", algo que se agrava con la paralización de la nueva norma estatal y con un incremento "desmesurado" del IVA a los productos culturales.

Desde el ámbito autonómico, "queremos agotar todas las medidas y caminos posibles que en materia fiscal pueden quedar en aquellos impuestos cedidos y acometerse la implementación de otras medidas no fiscales que redunden en la corresponsabilidad social con la cultura", añadió. Al hilo de esto, aseguró que "se erraría" si sólo se focalizara la cuestión en aspectos fiscales. Alonso, que reconoce que la Consejería ha estudiado los modelos de incentivos a la cultura de Navarra, el País Vasco; Castilla y León, el Reino Unido, Italia, Alemania o Francia, subrayó como una de las reformas más importante ampliar las medidas más allá de las entidades sin ánimo de lucro, a las empresas y autónomos como "receptores de los beneficios del mecenazgo proveniente de personas físicas".

  • 1