La Junta quiere pactar con el PP el nuevo director de RTVA antes de junio

El PP-A habla de “decretazo” y el Ejecutivo inicia los contactos con los partidos para sustituir a Pablo Carrasco tras su dimisión la semana pasada

el 19 mar 2013 / 19:42 h.

La consejera de la Presidencia, Susana Díaz, ayer en rueda de prensa tras el Consejo de Gobierno. La consejera de la Presidencia, Susana Díaz, ayer en rueda de prensa. La Junta cambió ayer vía decreto de urgencia la ley de la Radio Televisión Andaluza (RTVA) para resolver el vacío que dejó el director general del ente público, Pablo Carrasco, tras dimitir la semana pasada. Su marcha no estaba contemplada en la norma aprobada en 2007. El consejo de administración, donde están representados los partidos, asumirá ahora las riendas de Canal Sur y delegará en los directivos de la RTVA las competencias que hasta ahora ejercía el director general. Esa delegación se hará por mayoría absoluta y no cualificada, es decir, será suficiente con los votos de la izquierda. El consejo se reúne este viernes y, con toda probabilidad, dejará el testigo en manos de un veterano de la casa, Joaquín Durán, hasta ahora director de la radio pública. Esta situación de interinidad puede alargarse sine die si no hay acuerdo político para elegir al futuro director. El Gobierno andaluz ya ha iniciado los contactos con el PP (y el resto de grupos) y se ha marcado junio como fecha tope para pactar un nombre. Carrasco, el primer director elegido por el Parlamento, se marchó un año y medio antes de que expirara su mandato y lo hizo en el peor momento de la RTVA desde que se creó en 1989. La plantilla de la mayor empresa pública andaluza está inmersa en un duro conflicto laboral motivado por los recortes y tiene que acordar un nuevo convenio colectivo antes de septiembre. Hay que ahorrar otros 5 millones en nóminas. Casi 1.600 trabajadores están en vilo. Precisamente para dar “estabilidad” a una empresa sumida en una difícil negociación colectiva, la Junta modificó ayer la ley de la RTVA para evitar que el ente estuviera descabezado por más tiempo y apeló a la “responsabilidad” de los partidos para llegar cuanto antes a un pacto sobre el nuevo director general. Ayer se hizo efectivo el cese de Carrasco quien, entre otros motivos, se va por la bajada de su sueldo (un 40% en los últimos tres años, hasta los 78.522 euros). El Gobierno ha cambiado el artículo 18 de la norma y le ha añadido un párrafo que reza que, desde ahora, el consejo de administración tiene las competencias del director general, unas potestades que puede delegar en el personal directivo que decida por mayoría absoluta. La Junta se guarda así las espaldas y evita que los miembros del PP boicoteen el nombramiento. La reunión del viernes confirmará a Durán en el cargo. Habrá que ver si se queda con todas las competencias de Carrasco, esto es, si será la cabeza de la negociación laboral con la plantilla y si será él quien rinda cuentas ante el Parlamento. La modificación legal hace posible que esta fórmula transitoria, que rechaza el PP y los trabajadores, se alargue indefinidamente porque regirá hasta que la Cámara autonómica elija a un nuevo director general. La ley obliga a alcanzar una mayoría cualificada –por dos tercios en primera votación (72 votos de un total de 109) y por tres quintos (65), en una segunda– y eso solo puede hacerse con un acuerdo con el PP (50 diputados). Los populares se abstuvieron de la elección de Carrasco. La consejera de la Presidencia, Susana Díaz, desveló ayer que el lunes llamó al líder del PP andaluz, Juan Ignacio Zoido, para comunicarle formalmente que esta semana arrancaría la ronda de contactos con los grupos. Díaz dejó claro que su intención es nombrar al nuevo director antes de que acabe el periodo de sesiones, en junio. Si los partidos son capaces de pactar un nombre –una hipótesis complicada–, el mandato del sucesor de Carrasco será de seis años, como marca la ley. Pero a finales de 2014 habría que renovar el consejo de administración de la RTVA, un órgano que va aparte. Todo puede enconarse si no hay consenso político. negociación // La consejera confió en que “nigún grupo esté pensando en un bloqueo”. La Junta quiere que el PP andaluz se retrate. Alega que tendría muy difícil justificar que en Andalucía no es capaz de llegar a un acuerdo sobre el director de la radio y televisión pública cuando el Gobierno de Mariano Rajoy cambió la ley de la RTVE para elegir al director general “a dedo”. Cuando dimitió Carrasco, el vicepresidente de la Junta, Diego Valderas, no descartó que el Ejecutivo andaluz fuese a imitar a Rajoy para evitar pactar con la oposición. “El PP-A tiene una gran oportunidad ahora”, aseguró Díaz. El Gobierno andaluz espera que el camino se allane con Zoido. Javier Arenas consideraba a Canal Sur como su bestia negra. La consejera lamentó que bajo su liderazgo este partido “no respetara a la RTVA e intentara desprestigiarla”. En cualquier caso, la negociación con el PP-A no será nada fácil. Quiere nombrar a un gestor alejado de los medios de comunicación y ayer tildó de “decretazo” de la Junta el cambio legal para que haya “un director general a medida del bipartito”.

  • 1