jueves, 21 marzo 2019
10:44
, última actualización

La Junta quiere que el Estado salde el déficit inversor con dinero líquido

Arenas apoyará la "reivindicación" del Gobierno pero pedirá la reprobación de Zapatero por "saltarse a la torera" el Estatuto andaluz.

el 15 sep 2011 / 20:00 h.

El presidente Griñán y la consejera de Presidencia, Mar Moreno, en el Pleno del Parlamento.
La Junta acude hoy a Madrid con afán reivindicativo para saldar el déficit inversor acumulado por el Estado desde 2008. En la Comisión Bilateral, Gobierno andaluz y central revisarán si el Estado no ha cumplido con el Estatuto andaluz, que le obliga a dedicar cada año hasta 2014 el 17,8% de sus inversiones a la comunidad, en función de su peso poblacional. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, ya tiene calculado que en 2008 hay un déficit de 500 millones pero su intención es avanzar en la fórmula para calcular la liquidación de 2009 y 2010. Y en la reunión tendrán que decidir la fórmula de pago. En plena elaboración de unos presupuestos andaluces que requerirán hacer malabarismos, ante la caída de los ingresos y el tope al endeudamiento, la Junta tiene claro que "prefiere" renunciar a la inversión del Estado en infraestructuras y recibir "transferencias de capital, mejor si son incondicionadas", aseguraron ayer fuentes del Gobierno a este periódico. Esta fórmula permitiría a la Junta gastar ese dinero según sus necesidades o prioridades que, según ha repetido el presidente hasta la saciedad, pasa por el gasto social.

 

Éstas son las dos reivindicaciones que los consejeros de Presidencia, Economía y Hacienda defenderán hoy ante el vicepresidente del Gobierno, Manuel Chaves, aunque desde la Junta advierten de que son sus "deseos" pero no un "ultimátum", pues entienden que acuden a una negociación. Hasta ahora, Griñán solo ha dado una cifra: 500 millones correspondientes a la liquidación del presupuesto de 2008. La consejera de Presidencia, Mar Moreno, reconoció el martes que no bajarán de ese tope, y ayer avanzó que también pretenden abordar el déficit de los ejercicios de 2009 y 2010 (el más alto es el de este último año según cálculos de la Junta). Cataluña solo logró fijar en julio la deuda estatal por el déficit inversor de 2008: 759 millones.

El presidente del PP-A, Javier Arenas, aplaudió ayer, en la sesión de control al Gobierno, que Griñán haya "descubierto la reivindicación" tras "años de sumisión" y le ofreció su apoyo para "cualquier reivindicación para Andalucía, aunque la haga en campaña electoral". El líder popular no dejó escapar el hecho de que aunque Gobierno y Junta acuerden ahora una cifra, el pago probablemente lo tendrá que hacer efectivo el Ejecutivo que salga de las elecciones generales del 20-N. "Espero que no sea una artimaña para que no sea el Gobierno de Zapatero quien lo pague sino el próximo Gobierno. De todas formas le apoyaré, traeremos una propuesta al Parlamento pero también incluirá la reprobación de Zapatero por saltarse a la torera el Estatuto andaluz", dijo. Griñán respondió que "nada más llegar, Zapatero tuvo que darnos 2.500 millones de un Gobierno del que usted era vicepresidente no nos dio". El presidente aludió a la deuda por el modelo de financiación autonómica que no reconocía la población real de Andalucía. Aunque el pago se ejecutó con Zapatero, Aznar ya lo había autorizado antes de su salida de la Moncloa.

Con todo, el presidente defendió que el espíritu reivindicativo no es de "ahora" y recordó sus enfrentamientos con el Gobierno por exigir el mismo tope de déficit a todas las comunidades por igual sin tener en cuenta su deuda acumulada y por el reparto del fondo para dependencia. En caso de las inversiones, explicó que "año tras año" los Presupuesto han consignado sobre el papel el 17,8% de la inversión a Andalucía pero en la práctica se han producido desajustes "y eso es lo que reclamamos". "Convendrá conmigo en que hasta que no está liquidado no se puede reclamar porque en los Presupuestos estaba", dijo.

Guadalquivir. A la Bilateral de hoy acudirá también el consejero de Medio Ambiente, ya que se abordará la fórmula pactada para que Andalucía mantenga la máxima capacidad de gestión sobre el Guadalquivir, tras la sentencia del Constitucional que tumbó el artículo del Estatuto andaluz que daba a Andalucía las competencias exclusivas sobre la cuenca. El tercer tema será la cesión de 98 edificios de la Seguridad Social de titularidad estatal, que permitirá a la Junta explotar los terrenos donde se ubican.

Sobre el Guadalquivir, el PP apoyó la iniciativa socialista para pedir al Estado que, al margen de la fórmula que se acuerde hoy, delegue las competencias mediante una Ley Orgánica que deberán aprobar las Cortes tras el 20-N. Arenas volvió a afear a Griñán que "reivindicar está bien para gestionar bien y nosotros estamos preocupados por su política de aguas". Lo hizo precisamente el día en el que el PP se abstuvo en el Congreso en la votación sobre la reforma de la Ley de Aguas que permitirá a Andalucía gestionar la policía de aguas, lo que dio más munición al PSOE-A para poner en entredicho el apoyo de Arenas a su reivindicación.

  • 1