Andalucía no adaptará los libros de Primaria a la ley Wert el próximo curso

Los alumnos de tercero usarán los mismos manuales el próximo curso. La Junta sólo cambiará aquellos que debían renovarse este año con el plan de gratuidad

el 07 feb 2014 / 13:16 h.

CURSO ESCOLAR-CORRECCIÓN PIE DE FOTOEl Gobierno andaluz no renovará los libros de texto de Primaria para adaptarse al nuevo currículum de la ley Wert, que se implanta en las aulas en septiembre. El próximo curso, los alumnos andaluces de 3º de Primaria usarán los mismos manuales que este año, a pesar de que la nueva legislación educativa ha transformado por completo contenidos y metodología. Madrid, Cataluña y País Vasco tampoco los renovarán. La diferencia es que estas tres regiones ya no mantienen el programa de gratuidad de libros, mientras que Andalucía sí lo hace, y la Junta ya ha advertido al Gobierno de que no costeará con fondos propios manuales nuevos con el temario de la Lomce si estos no incluyen el currículum andaluz. La decisión que anunció ayer el consejero Luciano Alonso no depende sólo de las razones políticas que Andalucía arguye en contra de la ley Wert. Educación ha ido renovando los libros de texto cada cuatro años en Primaria y Secundaria, aunque en los últimos cursos la falta de liquidez le obligó a conservar los manuales más tiempo del que establece el programa. El año pasado, por ejemplo, tocaba renovar una buena tacada de libros desgastados, pero con la excusa de que el Gobierno iba a implantar la Lomce en 2014, la Junta decidió prorrogar la renovación otro curso, para luego no tener que cambiarlos. La Lomce se estrenará sólo en los cursos impares de Primaria (1º, 3º y 5º) y en la FP Básica. En primero y segundo los chavales no usan libros, sino material fungible que se renueva cada año, de modo que la decisión de la consejería sólo afectará a los manuales de 3º de Primaria. La Junta sólo cambiará aquellos que debían ser renovados este año (5º), según el calendario previsto en el programa de gratuidad, pero no aceptará que entren en las escuelas andaluzas manuales «afectados por la aplicación de la Lomce» que no incluyan el currículum andaluz. Alonso justificó ayer la decisión argumentando que el calendario de implantación de la ley Wert es muy precipitado. El ministerio aún no ha aprobado los reales decretos de desarrollo, que incluyen el diseño de los nuevos currículum por etapas. Se espera que estén listos en marzo. Las comunidades deben aguardar hasta entonces para después elaborar sus propios decretos autonómicos, incluyendo la parte que les corresponde del temario. Andalucía ya ha manifestado su intención de exprimir al máximo sus competencias para amortiguar el efecto de la ley, para lo cual, dice Alonso, necesitan entre cinco y seis meses para consensuar los contenidos con la comunidad escolar. Luego los editores deben fabricar los libros de texto para Andalucía, Educación debe darles el visto bueno y autorizar su inclusión en el registro de la consejería antes del mes de mayo, para que los profesores y colegios tengan tiempo de revisarlos y decidir si los eligen para el próximo curso. Alonso cree que no dará tiempo. Pese a todo, Andalucía ya viene trabajando en sus propios decretos curriculares desde hace tiempo. El consejero confirmó que la Junta tratará de minimizar todo lo posible el horario de la asignatura de Religión, que con la nueva ley vuelve a ser evaluable y computa en las notas finales. «Si lo podemos dejar en una hora a la semana, pues una hora», dijo (el real decreto establecerá el mínimo legal de horas para cada materia). La nueva asignatura de Educación para la Ciudadanía, que desaparece en la ley Wert, será rescatada por la Junta, pero Alonso avanzó ayer que no se ofertará como alternativa a la Religión. Al final no será una materia específica, sino de libre configuración, es decir, que Andalucía podrá diseñarla de arriba abajo sin que el ministerio pueda interferir en ella (Alonso ha sugerido que el contenido y el diseño será prácticamente el mismo al que se imparte ahora). Sin embargo, queda relegada a un segundo plano, opcional, puesto que no tiene el mismo peso dentro del currículum que las materias troncales y específicas. El consejero también advirtió del sobrecoste que supondrá la implantación de la norma en Andalucía –150 millones de euros al año– y alertó de que el gasto de la ley Wert dificultará a Andalucía el cumplimiento del objetivo del déficit impuesto por el propio Gobierno. Fin al diagnóstico. Andalucía fue la primera en incorporar al sistema educativo una evaluación externa, las llamadas pruebas de diagnóstico que, tras siete años en funcionamiento y como referente de la política educativa andaluza, han sido suprimidas. Este examen, que se realizaba en cuarto de Primaria y en segundo de Secundaria, ya no tendrá lugar este año. La Junta alega que la Lomce incorpora su propia evaluación externa, las llamadas reválidas en tercero y sexto de Primaria, y en cuarto de ESO, aunque la ley no impide a las comunidades desarrollar su propia evaluación. Andalucía conservará la prueba Escala, para niños de 7 años en segundo de Primaria, pero elimina el resto de pruebas porque, de sumarse a la evaluación nacional, habría seis diagnósticos externos anuales consecutivos. La Agencia de Evaluación Educativa ha visto reducido su presupuesto casi un 40%, de los 4,3 millones de euros a los 2,6. Becas Adriano. El BOJA acaba de publicar la primera convocatoria para solicitar las becas Adriano, que permitirá seguir estudiando en la postobligatoria a los alumnos que hayan perdido la beca estatal por haber obtenido un 5 (el Ministerio endureció la nota mínima hasta el 5,5). La ayuda, financiada con recursos propios de la Junta, está dotada con 1.500 euros anuales. Al Constitucional. El plazo que tienen las comunidades autónomas para interponer un recurso de inconstitucionalidad contra la ley Wert expira en marzo. Alonso aseguró ayer que antes de que acabe febrero Andalucía recurrirá la norma ante el Constitucional. Lo hará de forma individual, sin unirse a otras regiones como Cataluña o País Vasco.

  • 1