Local

La Junta renuncia a ampliar ya las líneas 2, 3 y 4 del Metro

La consejera Cruz Villalón descarta que las obras se liciten por tramos

el 22 feb 2011 / 20:02 h.

TAGS:

Trabajos geotécnicos para el proyecto de la línea 3 del Metro de Sevilla.

Las obras de las líneas 2, 3 y 4 del Metro saldrán a concurso "globalmente", no por tramos ni fases, y las ampliaciones propuestas tendrán que esperar. Josefina Cruz Villalón, consejera de Obras Públicas de la Junta, desveló ayer algunas de sus intenciones respecto a la red del suburbano y anunció que el informe sobre las 174 alegaciones presentadas está "prácticamente cerrado", por lo que se podría presentar en pocos meses. El cambio de titular en la consejería rompió el calendario previsto, ya que las alegaciones debieron ser contestadas el pasado octubre.


En primer lugar, apuntó que las alegaciones que piden ampliaciones a otros municipios y otras barriadas se analizarán, aunque abogó por "construir las líneas ya planteadas y, después, abordar ampliaciones, como se hace en otras ciudades, como Madrid y Barcelona, donde se amplían las líneas continuamente".


No obstante, la consejería ya encargó un estudio para la prolongación de la línea 3 hacia Bellavista y otro sobre la movilidad en San Jerónimo. Además, los técnicos analizan una solución que mejore el acceso del Metro a Torreblanca, según informó la anterior consejera, Rosa Aguilar.


Con todo, entre las alegaciones se encuentran propuestas para conectar por Metro zonas como el Parque Alcosa, Palmete y el Polígono Sur. Así lo planteó, por ejemplo, el PP. Sin embargo, estas prolongaciones no parecen tener el visto bueno de la Junta. Al menos, por ahora.


Por otro lado, Camas, Castilleja de la Cuesta y Tomares habían pedido que el Metro llegue a sus municipios a través de la línea 2, mientras que los populares incluso exigieron que la 3 llegase a La Rinconada y La Algaba y una nueva línea 5 circulase por Coria del Río, Gelves y San Juan Bajo. Nada de esto se incluirá en los proyectos.


Y es que la Junta tiene la intención de asumir las alegaciones que mejoren las líneas 2 (Torretriana-Torreblanca), 3 (Bermejales-Pino Montano) y 4 (circular), pero no aquellas que las amplíen.


De hecho, Josefina Cruz Villalón sostuvo que otras alegaciones, que se centran en pedir más paradas, soterramientos o cambios en determinados cruces, "se están estudiando pormenorizadamente", fundamentalmente porque todo cambio supone un coste "económico y ambiental". E incluso requieren un importante estudio arqueológico, como es el caso de las estaciones en el casco antiguo.


Y cada modificación se traduce en más dinero, de ahí que la consejera apuntase que el presupuesto para las tres líneas se eleva a más de 2.800 euros. En concreto, el presupuesto de ejecución previsto asciende a 2.843 millones. La 2 y 4 costarían 1.000 millones cada una y la 3, alrededor de 800 millones de euros. Cruz Villalón incluso subrayó la "gran complejidad" del proyecto, que cuenta con gran parte de su trazado bajo tierra: el 75% de la línea 2, el 80% de la 3 y el 85% de la 4.


No en vano, la Junta ya se mostró dispuesta a soterrar algunos tramos proyectados en superficie, fundamentalmente el paso de la línea 2 por Montesierra en el cruce con la SE-30 y el paso de la 3 por la glorieta de San Lázaro en la ronda Norte.


Lo que sí descartó Cruz Villalón es que las obras vayan a sacarse a concurso por tramos o fases. "Debemos hacerlas globalmente, no se pueden licitar por tramos", apostilló la titular de Obras Públicas, quien añadió que se sigue trabajando para concretar las fórmulas de financiación público-privadas con las que poder pagar la red del Metro. No precisó más.
De todas formas, cabe la posibilidad de que las obras arranquen, tal y como se había anunciado, por el tramo de la línea 3 a su paso por la Macarena. De hecho, el Gobierno andaluz señaló el trazado del Prado a Pino Montano como "prioritario".


Por ahora, la consejería trabaja en el estudio de las alegaciones (que presentaron el doble que para la línea 1), para después solicitar la evaluación de impacto ambiental correspondiente y poder así acabar los proyectos constructivos, que dependen también de las catas que se están realizando en distintas zonas de la ciudad. Después de todo esto, se podrán sacar a concurso las obras. Unos trabajos que la anterior consejera anunció para este mismo año, pero que difícilmente podrán empezar ya en 2011. De hecho, los responsables de la consejería se conforman con licitar las obras este año, una bombona de oxígeno para las grandes constructoras del país.

  • 1