Local

La Junta renuncia a las oposiciones libres pero da más peso al examen

La presión sindical obliga al Gobierno a mantener la fase de concurso este año pero la asistencia a seminarios no dará puntos.

el 04 jul 2011 / 19:45 h.

TAGS:

Los exámenes no comenzarán antes del 25 de septiembre.
La Consejería de Hacienda y Administración Pública ha renunciado finalmente a cambiar este año el modelo de acceso a la oferta de empleo público en la administración general. Los opositores que aspiren a una de las 500 plazas de acceso libre que se convocarán en breve -son las plazas correspondientes a la oferta de 2010- volverán a concurrir a un concurso-oposición y no a una oposición libre, en la que solo pesara el examen, como pretendía la Junta y rechazaron los sindicatos. Eso sí, el examen supondrá el 90% de la nota (hasta ahora pesaba un 80%) y el concurso un 10% (en vez de un 20%).

 

Además, la asistencia a seminarios no dará puntos en la fase de concurso como hasta ahora, algo que tampoco ha gustado a los sindicatos. Sí contará la participación como ponente, además de seguir valorando los cursos (a diferencia de los seminarios, que suelen ser de 10 o 20 horas lectivas, tienen 100 o 150 y pueden ser presenciales o a distancia), la titulación, los máster oficiales y la experiencia laboral como interino en la administración o en la empresa privada en puestos con funciones similares a las de la plaza a la que se aspira.

La consejera de Hacienda y Administraciones Públicas, Carmen Martínez Aguayo, anunció en febrero su intención de modificar el sistema de acceso al empleo público en la administración. Justificó el cambio en el hecho de que el concurso-oposición se creó en 2002 para favorecer a los interinos, que entonces suponían el 20% de los empleados públicos. Pero esa necesidad ha desaparecido porque la tasa de temporalidad actual se sitúa en el 8%.

Sin embargo, todos los sindicatos rechazaron de plano el cambio de sistema al considerar que aún no se ha bajado la interinidad lo suficiente y que el concurso-oposición es más justo que jugárselo todo a un examen. Solo Safja lleva años reclamando la oposición libre, pero también consideraba precipitado implantarla ya en esta convocatoria, que los opositores llevan preparando un año porque corresponde a 2010, aunque aún no ha sido oficialmente anunciada (en breve se publicará en BOJA) y los primeros exámenes no se celebrarán hasta octubre (probablemente empezarán por el grupo C).

Todo ello se produjo en un momento de especial tensión entre la Junta y los sindicatos de funcionarios, en plena tramitación de la Ley de reordenación del sector público que mantiene en pie de guerra a éstos, porque consideran que abre la puerta de atrás a la administración a 20.000 contratados, sin examen, por las empresas públicas que se integran en las nuevas agencias junto a funcionarios y laborales de la Junta (aunque cada uno con sus condiciones actuales). La Junta ve contradictoria esta crítica con el rechazo a la oposición libre.

No obstante, si ante la reforma del sector público los sindicatos están divididos -UGT y CCOO la apoyan mientras que CSIF, Safja y Ustea la rechazan-, en el caso del sistema de acceso todos se posicionaron contra la oposición libre este año.

Pese a este rechazo, la consejera se ratificó en su intención durante una comparecencia en el Parlamento. Sin embargo, en la última Mesa Sectorial -el viernes- la Junta presentó a los sindicatos otra propuesta que mantiene el concurso-oposición, al menos para este año, aunque dando más peso al examen. Fuentes de Hacienda defendieron que con este cambio mantienen su objetivo, facilitar el acceso a más gente de fuera. Desde 2002, el 48,7% de los que han logrado una plaza de funcionario la obtuvieron gracias a los puntos que da la experiencia en servicios de la administración.

Entre tanto se han celebrado las elecciones sindicales en la administración, con el triunfo de los sindicatos sectoriales CSIF, Safja y Ustea en detrimento de UGT y CCOO, que sufrieron un gran castigo por su apoyo a la reforma del sector público que limitará -a la espera de algunos procesos que aún deben celebrarse- su peso en la Mesa Sectorial de Función Pública, donde dejarán de ser mayoría e incluso pueden desaparecer. La Junta ya no podrá contar con su apoyo y necesita no soliviantar más los ánimos de los sindicatos de funcionarios.

Con todo, las organizaciones reprochan a la Junta el retraso en la convocatoria de la oferta, que corresponde a 2010. Aún no hay calendario de exámenes, aunque no serán antes del 25 de septiembre. Los sindicatos también discrepan sobre si se deben o no agrupar en un mismo día los de distintos cuerpos para evitar que un licenciado, por ejemplo, se presente a los del cuerpo superior pero también a los de diplomados o auxiliares, una propuesta de UGT que CSIF y Safja rechazan.

Por tanto se estarán haciendo pruebas hasta final de año, lo que evita a la Junta tener que empezar a hablar de la convocatoria de 2011, que quedará muy reducida para cumplir el límite impuesto en los Presupuestos del Estado después de haber mantenido una amplia oferta de plazas para maestros. Además, 2012 es año electoral y si se mantiene la fecha de marzo, el Gobierno estará interino desde muy pronto.

  • 1