Local

La Junta se pone en guardia con el déficit ante la rebelión interna del PP

El Gobierno prorroga un mes las negociaciones y pospone a julio un acuerdo para reconciliar posiciones. Griñán insiste en que Andalucía reclama una fórmula objetiva de reparto y apoya que haya distintos objetivos.

el 27 may 2013 / 21:41 h.

TAGS:

La Junta de Andalucía mantiene contactos bilaterales y discretos con el Ministerio de Hacienda desde hace semanas en una negociación sobre el déficit sobre la que todavía, insisten fuentes de la Consejería de Hacienda, no hay cifras ni avances significativos. Poco más ha trascendido, salvo que el Gobierno andaluz habla por teléfono con el Ministerio de Hacienda y evita, por ahora, hacer casus belli con este asunto aunque en la recta final la Junta y el PSOE-A den muestras de estar en guardia. Ayer el presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, movió ficha dentro de su partido para tratar de aplacar la revuelta interna que le han montado la mayoría de sus barones autonómicos, absolutamente reacios a que se pacte un déficit a la carta. Dio una prórroga de un mes a la negociación. La propuesta del Gobierno es que haya distintos objetivos para cada comunidad, que pueda beneficiar a las más endeudadas, pero todo se desarrolla bajo la sombra de un acuerdo con los nacionalistas catalanes, que podrían utilizar esta partida como moneda de cambio para acallar su pulso soberanista. Según trascendió de ese encuentro ayer en Génova, del que no salió ningún acuerdo, el Gobierno no permitirá que las comunidades superen un déficit del 1,5% y busca compensar a las regiones que en 2012 hicieron sus deberes, en un intento de tranquilizar a los barones populares más beligerantes. Rajoy negó que exista un pacto previo con Cataluña. barones-ppEl Gobierno andaluz, en contra de esos líderes del PP que son mayoría, respalda las tesis del Ejecutivo y apoya que haya un déficit asimétrico, pero exige una fórmula con criterios objetivos. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, dejó ayer claro que no tiene que ser el mismo objetivo de déficit para todas las comunidades pero insistió en que “las reglas sí que tienen que ser iguales para todos”. Andalucía defiende que se tenga en cuenta “el endeudamiento, la población o la propia historia de la comunidad autónoma”. El Gobierno andaluz no ha dado cifras oficiales pero su vicepresidente, Diego Valderas (IU), advirtió de que Andalucía “no resistiría” cumplir un déficit por debajo del 2%. Es la misma cifra que se filtró que el Gobierno había concedido a Cataluña, lo que el ministro de Hacienda, Cristóbal Montoro, negó tajantemente. Bruselas formalizará en estos días que ha abierto la mano conEspaña y que le permitirá alargar hasta 2016 el objetivo del déficit. El objetivo para este año se flexibilizará para las comunidades al 1,2% frente al estricto 0,7% previsto. En cualquier caso, según comunicaron algunos asistentes a la reunión celebrada ayer, no se podrá superar el 1,5% como tope, que es la cifra que se fijo en 2012. Rajoy citó a sus presidentes autonómicos a un almuerzo con foto de familia en Génova del que salió una fecha para la reunión del Consejo de Política Fiscal y Financiera (CPFF). El Gobierno se dará un mes más, según informó en un comunicado, y el encuentro multilateral con las comunidades se celebrará a finales de junio o principios de julio. A la mesa salmorejo, solomillo y postre de fruta y chocolate. Los dirigentes autonómicos del PP agradecieron el almuerzo pero dejaron claro que no tragan con la propuesta que maneja el ministro Montoro. En este mes de prórroga, el Ejecutivo del PP tiene la complicada tarea de reconciliar todos los intereses encontrados que hay sobre la mesa y no será nada de fácil. Del encuentro ayer en Génova 13 no salió ningún acuerdo y el almuerzo sirvió para un intercambio de opiniones cara a cara. Las comunidades cumplidoras exigen compensaciones frente a aquellas con peores datos y que pueden salir beneficiadas del nuevo reparto. En esos términos se expresó por ejemplo el presidente de Castilla y León, Juan Vicente Herrera. Según trascendió del encuentro las posiciones dentro del PP están encontradas. Contra el déficit asimétrico son mayoría, capitaneados por el presidente de Extremadura, José Antonio Monago, o el de Madrid, Ignacio González. Enfrente, el presidente de la Comunidad Valenciana, Alberto Fabra. Monago insistió en que el déficit asimétrico “abona mucho el incumplimiento” mientras que Fabra dijo estar dispuesto a “arremangarse” y apeló a que la solidaridad viene recogida “en un libro” llamado Constitución. Desde Andalucía, la consejera de la Presidencia, Susana Díaz, lamentó el “sesgo partidario” de la reunión de Rajoy y sus barones y pidió que el reparto del déficit se aborde entre todas las comunidades. Calificó el encuentro de “inoportuno”. El número dos del PSOE andaluz, Mario Jiménez, advirtió de que no permitirán que Rajoy intente resolver los “problemas internos” en su partido “a costa de Andalucía”. Los socialistas recordaron que Griñán pidió hace semanas un encuentro con Rajoy que aún no tiene fecha. Jiménez consideró que el PP es “una jaula de grillos y un gallinero” y advirtió de que el futuro de Andalucía está en juego.

  • 1