miércoles, 19 diciembre 2018
11:09
, última actualización

La Junta se propone crear 75.000 empleos con un plan de incentivos a la rehabilitación de edificios hasta 2020

El Consejo de Gobierno aprobó hoy un plan a cinco años (hasta 2020) para incentivar esta construcción dotado con 529 millones de euros de las arcas autonómicas.

el 27 ene 2015 / 14:56 h.

OBRAS Convencido de que "a la construcción se la ha demonizado en exceso" tras el estallido de la burbuja inmobiliaria que desató la crisis económica, el consejero de Economía, José Sánchez Maldonado, trató hoy de defender que hay una especie de ladrillo bueno que supone una oportunidad de reactivación de la economía y el empleo en Andalucía que la Junta quiere explotar. Es la llamada construcción sostenible, centrada más en la rehabilitación que en la nueva construcción sin tón ni son de más de dos millones de edificios que. según sus cálculos, necesitan obra en la comunidad y en reformas energéticas destinadas a reducir el consumo y la emisión de CO2. El Consejo de Gobierno aprobó hoy un plan a cinco años (hasta 2020) para incentivar esta construcción dotado con 529 millones de euros de las arcas autonómicas, a los que según Maldonado en el futuro pueden unirse fondos europeos e inversiones privadas, con los que inicialmente prevé promover actuaciones en más de 120.000 viviendas y la creación de 75.000 empleos. Sus cálculos se basan en que hace un año ya se puso en marcha un programa coyuntural de incentivos y ayudas a este tipo de obras, como plan de choque contra el paro, que con 150 millones de euros permitió realizar 24.500 actuaciones crear 14.200 empleos, además de movilizar una inversión global de 224 millones. Dentro del nuevo plan a cinco años, se reeditará programas de este tipo el primero de los cuales estará listo en15 días. El consejero de Economía dejó claro que la aspiración no es volver a una economía basada de nuevo en la construcción sino que esta represente entre el 10 y el 11 por ciento del PIB como en los países de entorno, pero defendió que este tipo de construcción está muy ligado a la industria y el desarrollo tecnológico, sectores que aspira a que tengan mayor protagonismo en la economía andaluza hasa representar el 20 o 25 por ciento del PIB. Para ello, junto a los incentivos a empresas y vecinos que realicen este tipo de reformas en sus edificios, el plan prevé también apoyar la creación de clúster y sinergias en un tejido productivo hoy muy atomizado con un 98 por ciento de microempresas, con el fin de que puedan aliarse para captar proyectos y externalizarse. Entre las medidas previstas está agilizar y reducir los trámites administrativos para estas actuaciones con suficiente garantías legales para evitar la especulación e incluir en contratos y adjudicaciones públicas requisitos de inserción laboral para crear un nicho de mercado y luchar contra otra de las lacras del 'ladrillo malo': la economía sumergida diez puntos superior a la de otros sectores.  

  • 1