miércoles, 14 noviembre 2018
12:27
, última actualización
Local

La Junta se queja al Gobierno por poner en duda su solvencia

Andalucía eleva una protesta formal a la vicepresidenta y Griñán la acusa de deslealtad institucional

el 20 ene 2012 / 20:45 h.

TAGS:

La Junta elevará una queja formal ante el Gobierno central por las afirmaciones realizadas ayer tras el Consejo de Ministros por la vicepresidenta y portavoz del Ejecutivo, Soraya Sáenz de Santamaría, quien aseguró que su equipo sigue "con gran preocupación" la situación económica de Andalucía. Santamaría fue interrogada sobre el tipo de sanciones que baraja el Gobierno contra los gestores públicos que incumplan o falseen sus presupuestos autonómicos y disparen el déficit regional. El periodista vinculó esta pregunta a la situación de Andalucía y la vicepresidenta respondió: "Desde luego seguimos con gran preocupación las noticias que se están conociendo". Acto seguido, Santamaría recordó que Andalucía, como todas las comunidades, asumió unos compromisos en el pasado Consejo de Política Fiscal y Financiera y, por tanto, "está sujeta al cumplimiento de la ley y las correspondientes sanciones que pudieran imponerse".

La consejera de Presidencia, Mar Moreno, tachó ayer de "intolerable" e "increíble" este "ataque injustificado "al crédito" de Andalucía por parte de la vicepresidenta, a la que pidió que, cuando "quiera hablar de la economía de las comunidades", utilice las estadísticas del Banco de España "y no los argumentarios del PP". Según Moreno, estas declaraciones causan un "gran daño al crédito" de Andalucía y, por ello, la Junta elevará una queja formal ante el Gobierno. El presidente andaluz, José Antonio Griñán, mantuvo la gravedad del tono: "Cuando uno se sienta en la representación de España como Gobierno ha de tener lealtad institucional con todas las instituciones. La vicepresidenta tiene detrás de sí el escudo de España no el del PP", zanjó. La consejera de Hacienda, Carmen Martínez Aguayo, pidió ayer por carta una reunión urgente al ministro Cristóbal Montoro, al que advirtió de "la extrema vulnerabilidad" a la que había quedado sometida Andalucía "frente a los mercados financieros y las agencias de rating" tras las palabras de Santamaría. Según fuentes del Gobierno, la misiva trasladó a Montoro que esas declaraciones "contrastan con el exquisito trato institucional y corrección política con la que actuó en el Consejo de Política Fiscal".

Desde que el Gobierno de Mariano Rajoy empezó a proponer la tutela del Estado a las comunidades incapaces de lograr el equilibrio presupuestario, y más tarde introdujo la idea de sancionar a los gobiernos regionales y municipales más deficitarios, miembros del PP -y desde ayer, la vicepresidenta- han colocado a Andalucía en el centro de este debate. Los socialistas se han revuelto en la silla y han recordado que ayuntamientos como el de Madrid o gobiernos como el de la Comunidad Valenciana tienen enquistada una deuda tan abultada, que dirigir las críticas hacia Andalucía les parece un "monumento a la hipocresía". Griñán negó ayer en RNE que la Junta esté "en suspensión de pagos" y recordó que Andalucía paga a farmacias y colegios y nóminas sin necesidad de pedir ayuda al Tesoro, "al contrario que otros".

  • 1