jueves, 25 abril 2019
23:17
, última actualización
Economía

La Junta señala que los brotes de 'lengua azul' están "controlados"

La consejera de Agricultura ha asegurado que se ha restringido el movimiento de animales en las provincias de Cádiz, Córdoba, Málaga, Huelva y Sevilla.

el 10 oct 2014 / 19:46 h.

TAGS:

La consejera andaluza de Agricultura, Pesca y Desarrollo Rural,  Elena Víboras, ha indicado este viernes que los brotes de 'lengua  azul' que se han detectado en la comunidad y han provocado que se  restrinja el movimiento de la cabaña ovina en las provincias de  Cádiz, Córdoba, Málaga, Huelva y Sevilla afectan al menos a 25  explotaciones --"posiblemente sean algunas más"--, pero están  "controlados". De esta manera, en declaraciones a los periodistas en Jaén, la  consejera ha pedido "tranquilidad" a la población, ya que, según ha  recordado, la 'lengua azul' es "una enfermedad infecciosa provocada  por un mosquito" que se da "habitualmente de Madrid hacia abajo",  pero que no conlleva "riesgo de contagio para el ser humano,  únicamente afecta al animal", y además el "serotipo" que se ha  detectado es de 'tipo 4', es decir, "de los menos agresivos". La titular andaluza de Agricultura ha confirmado que el primer  brote ha aparecido en el municipio cordobés de Fuente Palmera, si  bien posteriormente se han detectado casos "en otras 25 explotaciones  aproximadamente", no solo de la provincia de Córdoba. En esa línea, ha remarcado que las únicas provincias andaluzas  cuyas cabañas ovinas están actualmente libres de restricciones son  las de Granada, Almería y Jaén, si bien ha precisado además que los  animales sí pueden moverse "perfectamente" en el interior de las  otras cinco provincias afectadas. Víboras ha apuntado que desde el Gobierno andaluz se han mantenido  ya "reuniones con organizaciones agrarias y ganaderos", que, de este  modo, tienen "conocimiento fehaciente" de la situación y "saben  perfectamente lo que deben hacer", y "se está trabajando para que el  sector ganadero pueda ir vacunando progresivamente a sus animales". En ese sentido, ha explicado que "actualmente no hay vacunas",  pero que "de agosto a diciembre", con la bajada de temperaturas, "ya  no se produce la enfermedad", y que las zonas en las que aparecieron  brotes el año pasado y se aplicó una vacuna "los animales están este  año libres de que se produzca" la patología. "El ganadero sabe muy  bien que, progresivamente, conforme va bajando la temperatura, va  desapareciendo" la enfermedad, ha concluido la consejera.

  • 1